Palestina amenaza con denunciar a Israel en La Haya

31

Los palestinos solicitaron una «acción urgente» del Consejo de Seguridad de la ONU por el aumento de los asentamientos israelíes. Pese a los reclamos, el gobierno de Netanyahu impulsa polémicos proyectos para construir en Cisjordania y Jerusalén Este.

Palestina Libre

El gobierno palestino solicitó al Consejo de Seguridad de la ONU una “acción urgente” que presione a Israel para que detenga la expansión de sus colonias en Cisjordania y Jerusalén Este, y advirtió que podría denunciar al Estado judío por crímenes de guerra si continúa con estas medidas.

El gobierno israelí aprobó la semana pasada la construcción de tres mil nuevas viviendas en barrios palestinos de Jerusalén Este y en territorios ocupados de Cisjordania en respuesta al reconocimiento de Palestina como Estado observador de Naciones Unidas por parte de la Asamblea General.

Pese a que la medida recibió una ola de críticas de Estados Unidos y países europeos, un vocero oficial israelí afirmó ayer que el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu decidió además seguir adelante con dos proyectos para construir 4.200 viviendas en dos colonias en las zonas de Ramat Shlomo y Givat Hamatos.

El proyecto de Ramat Shlomo causó una crisis diplomática con el gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, porque fue anunciada de forma sorpresiva durante una visita a Israel del vicepresidente Joe Biden, justo cuando Washington buscaba frenar la expansión de las colonias para relanzar el proceso de paz.

Contra los dos estados. “El liderazgo palestino condena la última provocación de Israel y llama a la comunidad internacional a reafirmar su inequívoca condena a este tipo de actividades, que amenazan la viabilidad de la solución de dos estados”, afirmó el representante palestino ante la ONU, Riyad Mansour, en una carta al Consejo de Seguridad.

“Hay que mandar un mensaje claro a Israel para advertirle que o pone fin a sus actividades ilegales o afrontará las consecuencias por obstruir los esfuerzos para la paz”, indica el embajador en la misiva, firmada por primera vez por el “observador permanente del Estado de Palestina ante la ONU”.

La carta no mencionó la posibilidad de demandar a Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, una posibilidad que se abre para los palestinos ahora que son Estado observador de la ONU, aunque esto requeriría una serie de pasos por parte del tribunal y de los propios palestinos.

Sin embargo, Nabil Shaat, asesor del presidente palestino, Mahmud Abbas, manifestó: “Israel nos quiere empujar a recurrir a la CPI. Si siguen construyendo asentamientos, no tendremos otra solución que acudir a la Justicia”.

“Cuando cometes crímenes de guerra, tienes que enfrentarte a las consecuencias. Si no quieren ir a la CPI, que no cometan crímenes. Y si no los cometieron, no debería darles miedo que los llevemos ante el tribunal”, añadió Shaath.

Los palestinos acudieron hace dos años a la CPI para denunciar lo que consideraban crímenes de guerra cometidos por Israel en su operación “Plomo Fundido” contra Gaza, en la que murieron más de 1.400 palestinos, en su mayoría civiles. Pero el tribunal respondió que no podía atender la solicitud al no ser Palestina un Estado.