OEA respalda a Pedro Castillo y activa la Carta Democrática para preservar la institucionalidad

106

Mariana Álvarez Orellana

La Organización de Estados Americanos (OEA) expresó su disposición para brindar apoyo y cooperación al Perú mediante gestiones para promover el diálogo y el fortalecimiento de su sistema democrático de gobierno. La resolución adoptada por aclamación expresa su solidaridad y respaldo al gobierno democráticamente electo del Perú, así como a la preservación de la institucionalidad democrática.

Tremendo remezón ha causado la resolución del Consejo Permanente de la OEA en respaldo  del  gobierno peruano, la que exhorta a todos los actores a respetar el orden constitucional y los principios democráticos, pero al mismo tiempo designa a  una misión de alto nivel para evaluar la crisis política y promover el diálogo, señala el analista Jaime Cruces.OEA no reconoce al gobierno de Manuel Merino y pide al TC pronunciarse - Cutivalú Piura

“Pero la derecha bruta y achorada -que solo entiende el lenguaje binario- está condenando la supuesta intromisión de la OEA en asuntos internos”, añade. La OEA busca evitar la ruptura del orden constitucional, que no se violenten los procedimientos, de ahí que su principal decisión sea enviar una delegación de alto nivel al Perú para evaluar in situ la situación política y emitir un informe.

La OEA ha tenido en este siglo diferentes posturas sobre la interrupción del orden democrático o golpes en América Latina: en el 2009 condenó el golpe de Estado a Manuel Zelaya en Honduras, el 2012 avaló el golpe desde el Congreso contra el presidente de Paraguay Fernando Lugo,  y el 2016  hizo lo propio en el golpe parlamentario contra Dilma Rousseff en Brasil, y en 2019 fue causante directo del golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia.

Castillo satisfecho

“Saludamos a todos los países miembros de la OEA que aceptaron nuestra solicitud para que se aplique la Carta Democrática Interamericana a fin de preservar la institucionalidad democrática y el legítimo ejercicio del poder en nuestro país”, indicó Castillo en sus redes sociales. e invocó a los representantes del Congreso y del Poder Judicial para que, durante la permanencia de la misión en el país , se logre hacer un análisis de la verdadera situación y planteen soluciones para beneficio de los peruanos.

“El pueblo peruano ya no soporta más enfrentamientos políticos. Ni la politización de la justicia. Ni la judicialización de la política”, afirmó. Dijo que todos deben “iniciar un diálogo para un compromiso nacional, democrático y social que estabilice la democracia e imposibilite su alteración”.” Estamos dispuestos al diálogo con todos los poderes del Estado, las fuerzas políticas y las organizaciones sociales”, apuntó el mandatario.

Indicó que se trata de asegurar la independencia y autonomía de los poderes del Estado. “Que se recupere el sueño de las clases medias y los pobres de vivir mejor, así como el respeto del legítimo ejercicio del poder y del gobierno elegido por el pueblo”, aseveró.

Canadá, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala y otros países respaldaron en el Consejo de la OEA el pedido peruano. “Colombia expresa sin reservas su solidaridad y respaldo al pueblo peruano, al gobierno constitucionalmente electo del presidente Castillo y a la institucionalidad democrática”, señaló el representante de Colombia.

Lo que vendrá

El secretario general de la OEA, Luis Almagro señaló que el apoyo de la OEA fue requerido por el gobierno del Perú y  dijo que hacía suya la resolución del Consejo Permanente de la OEA de respaldo a la preservación de la institucionalidad democrática y la democracia representativa en el país. Asimismo, se acordó designar un grupo de representantes de los Estados miembros, para que realice un análisis de la situación.

Evaluar la situación in situ, no implica, respaldar al gobierno de Castillo ni respaldar al Congreso.  Castillo, tendrá que responder por las graves imputaciones de corrupción, lo que no significa que la OEA se identifique con la estrategia de la fiscalía orientada a suspender de sus funciones al mandatario.

El mecanismo escogido por la Fiscalía y el Congreso, busca inaplicar, ignorar o saltarse  el Art. 117 que tipifica las causa por las que el mandatario pueda ser acusado,  y con la figura de la suspensión el Congreso quiere evitar la convocatoria de elecciones generales que establece la constitución.

El Congreso pretende imponer al General Williams Zapata (presidente del legislativo) como presidente de la República hasta el 2026, y para ello primero deben destituir a la vicepresidenta Dina Boluarte,  y luego suspender a Castillo, porque es la fórmula que tiene la derecha y ultraderecha para quedarse junto con Zapata hasta el 2026 sin convocar a elecciones.

PPK calificó a Martín Vizcarra previo a vacancia como“poco leal" y vinculado al fujimorismo | PERU | GESTIÓNLa crisis que vive el país, que se ha agudizado en este periodo, viene desde el 2016 en que la extrema derecha no puede ganar las elecciones  presidenciales y busca desde el Congreso capturar el gobierno. Lo de Castillo es un estorbo en el camino, así fue con los destituidos Pedro Pablo Kuczynski y  con Martín Vizcarra, por eso no quieren adelanto de elecciones.

Con el arribo de esa delegación de alto nivel de la OEA, se verá desfilar  con sus mejores trajes a los voceros de la derecha y la ultraderecha y también del oficialismo, tratando de impactar con sus mejores argumentos a los diplomáticos.

Hay que recordar, que cuando no existía la famosa Carta Democrática Interamericana impulsada por el Perú y aprobada el 11 de setiembre de 2001, la OEA tras el golpe del 5 de abril de 1992 de Fujimori-Montesinos promovió un Congreso Constituyente como salida a la crisis: no imaginaron que ese régimen dictatorial terminaría conviviendo con el narcotráfico.

La misión de alto nivel de la OEA que arribará los próximos días buscará mecanismos de solución a la grave crisis. Uno de ellos puede ser, que se adecúe el ordenamiento constitucional para una transición democrática con nuevas elecciones generales, reformas institucionales y mejores reglas de juego.

Entonces quizás, el Gobierno y el Congreso, que no quieren irse, se acuerden de que las recomendaciones de la OEA no son vinculantes y hasta las consideren una intromisión, pero la opinión pública puede repetir la consigna que agita desde hace años: que se vayan todos.

* Antropóloga, docente e investigadora peruana, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)