Obama y Romney cierran la campaña electoral en un marco de inédita paridad

45

A menos de 24 horas de la elección diferentes sondeos dan un virtual empate técnico entre ambos candidatos. Obama obtendría una leve ventaja en el Colegio Electoral y lograría así su reelección. 

Télam

El presidente de Estados Unidos Barack Obama y su rival republicano, Mitt Romney, se enfrentan mañana en elecciones -con un virtual y casi inédito empate técnico de acuerdo con todos los sondeos- que determinarán quién se quedará como inquilino de la Casa Blanca durante los próximos cuatro años.

La elección es considerada una de las más reñidas en la historia reciente de los Estados Unidos y todo indica que el resultado no se despejará hasta bien entrada la madrugada del miércoles (alrededor de la una de la mañana en Argentina).

Por tal razón, ambos encararon hoy la última jornada electoral por la presidencia de los Estados Unidos tratando de movilizar a todos sus simpatizantes.

«Va a ser una elección que se decidirá por la participación. Si no movilizamos el voto, podemos perder la ventaja ganada», dijo hoy el presidente Obama en una entrevista en radio antes de su mitin en Wisconsin, el primero de una última jornada frenética, al igual que la de su rival.

«Nos queda algo por hacer: que la gente vaya a votar», dijo Romney en Florida antes de ir a Virginia y al decisivo estado de Ohio, donde también estará Obama.

Según el portal National Polls, Obama gana en siete de las ocho encuestas publicadas en noviembre sobre la intención de voto en Ohio. Nunca un presidente republicano llegó a la Casa Blanca sin imponerse en el determinante enclave y el único demócrata que lo consiguió fue John F. Kennedy en 1960.

El presidente concedió hoy una entrevista a una emisora hispana de Ohio, porque sabe de la importancia de las minorías para su victoria allí.

Por su parte, según los sondeos Romney podría ganar en Florida, otro de los estados claves que darán los votos electorales definitivos para alcanzar el mínimo de 270.

Obama cerrará el día en Iowa y Romney en New Hampshire antes de viajar a Chicago y Boston, respectivamente, donde vivirán mañana la jornada electoral.

Se estima que 27 millones de personas ya emitieron su voto por anticipado, pese a lo cual los activistas de uno y otro partido siguen golpeando puertas para ganar sufragio por sufragio y los candidatos saturan en infinidad de sopts televisivos y mensajes radiales.

Se apela a la participación, que precisamente será compleja en Nueva York y Nueva Jersey, los estados más afectados por el huracán «Sandy» de la pasada semana. Ante el temor de que no haya aún electricidad en algunos locales electorales, el Ejército está preparando tiendas de campaña y contenedores para que los electores emitan su voto.

«Hace cuatro años, hubo mucha participación y sé que la gente estaba emocionada por la perspectiva de hacer historia», dijo Obama en radio.

«Debemos preservar lo conseguido y seguir adelante», reclamó el presidente, que contará con el apoyo de estrellas de la música como Bruce Springsteen y el rapero Jay-Z en el cierre de campaña. Romney tendrá a su lado a Kid Rock, conocido también por ser el ex marido de Pamela Anderson.

Una encuesta publicada anoche por la emisora CNN muestra un empate total con el 49 por ciento de los votos para cada uno, así que mañana se espera una de las elecciones más ajustadas de la historia.

La última media de sondeos da una ventaja a Obama de 0,1 por ciento. Y aunque The New York Times aumenta la diferencia a 1,3 por ciento, la misma se mantiene aún dentro del margen de error.

Por su parte, el sondeo publicado anoche por el Pew Research Center atribuye a Obama una ventaja de tres puntos porcentuales sobre el republicano (48% frente a 45%).

Según The Washington Post, Obama mantiene además una ventaja que puede resultar decisiva en el número de votos electorales o estatales.

El sistema de elección presidencial en los Estados Unidos es indirecto, es decir, los ciudadanos eligen en realidad a los 538 miembros del Colegio Electoral que son quienes, en última instancia, eligen al presidente y al vicepresidente.

Por lo general, el candidato que logra el respaldo de la mayoría de los ciudadanos de un estado -lo mismo da que sea con el 51% que con el 99%- se lleva el total de los compromisarios atribuidos a ese estado, explicó la agencia de noticias EFE.

Si se suman los votos de los estados indiscutiblemente demócratas y de los que muestran en estos momentos una inclinación clara por este partido, Obama tendría asegurados, según el diario, un total de 243 votos del Colegio Electoral, sólo 27 menos de los 270 necesarios para proclamarse vencedor.

Romney, por su lado, tendría asegurados sólo 206 votos electorales, por lo que necesitaría ganar 64 votos más, lo que reduce el número de combinaciones victoriosas.

La diferencia se jugará en los estados indecisos de Florida (29 votos), Ohio (18), Virginia (13), Wisconsin (10), Colorado (9), Iowa (6), Nevada (6), Michigan (16), Pensylvania (20), Carolina del Norte (15) y New Hampshire (4), que es donde las campañas de uno y otro queman hoy sus últimas municiones.