Ni Dios, ni Patria, ni familia, ni libertad

102
Luciano Wexell Severo

 

No está mal que una persona tenga simpatías por las ideas de Dios,   patria, familia o libertad. Por lo contrario. El problema es cómo este gobierno aprovecha hermosos conceptos para aplicar políticas diametralmente opuestas a ellos.

La crisis política, económica, social y ética en Brasil es muy grave. El escenario actual es una continuación de los principales hechos de la última década: las grandes manifestaciones callejeras contra la “corrupción” en 2013, la Operación Lava Jato desde 2014, la desaceleración económica post 2015, el golpe de Estado judicial, parlamentario y mediático contra Dilma en 2016 y las elecciones presidenciales de 2018 con Lula arrestado.

 Manifestación en Brasilia contra Bolsonaro (Foto: Ricardo Stuckert/Públicas)

Después de 580 días en la cárcel, Lula regresó de manera contundente. En campaña electoral desde su primer día libre, el expresidente visitó decenas de ciudades, participó de mítines y encuentros con líderes sociales y partidistas, articuló la creación de un frente amplio y fue recibido por eminentes autoridades de todo el mundo. Incluso después de la fanfarronada Lava Jato, parcialmente corregida después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) anulara los casos, el candidato del PT siguió teniendo gran expresión en la vida política nacional.

En la primera vuelta de 2022, Lula alcanzó los 57,2 millones de votos, 10,2 millones más de los que había obtenido Fernando Haddad en la segunda vuelta de 2018. Ahora el PT ha ganado en 14 de los 26 estados, mientras que Bolsonaro ha ganado en otros 12 y en el Distrito Federal. En 2022, el actual presidente obtuvo casi 51 millones de votos en la primera vuelta, 6,8 millones menos que en la segunda vuelta de 2018. La previsión, según la mayoría de las encuestas, es que Lula gane las elecciones con un margen cercano al 4%. Para tratar de evitar la derrota, el actual gobierno ha abusado del uso de la maquinaria pública y de medidas electorales.

Gobierno de destrucción nacional

Si ganara el actual presidente, se profundizaría la agenda de destrucción de Brasil y de nuestro ya débil estado de bienestar. Los debilitados mecanismos de protección de los trabajadores, de apoyo a los ancianos y de promoción del desarrollo del país y de la población brasileña continuarían por el desagüe. Las medidas de Bolsonaro han sido devastadoras en el tejido de las instituciones públicas fundamentales en los más diversos ámbitos. El costo de vida aumentó, el poder de los salarios se comprimió y los brasileños comen peor.

El número de ciudadanos en situación de vulnerabilidad social no tiene precedentes, llegando a casi la mitad de la población. Las acciones gubernamentales arruinan de manera generalizada los instrumentos del Estado, desde el mundo del trabajo y la cultura hasta el fomento de la ciencia y la preservación y uso sostenible de los recursos amazónicos.

“Ni Dios, ni Patria, ni Rey” | Anotaciones de Javier BarraycoaLa práctica bolsonarista ha sido nombrar para ministerios, secretarías y líderes a personas identificadas con su limitada visión del mundo, trepadores sociales sin experiencia en las funciones para las que fueron contratados. Son los que el presidente llama “cuerpos técnicos”. Esta práctica es notoria en el caso de los Ministerios de Salud, Educación, Relaciones Exteriores, Medio Ambiente, Comunicaciones, Turismo, Minas y Energía y Ciencia y Tecnología, entre otros. Brasil nunca ha sido rebajado a niveles tan vergonzosos.

Los casos más dramáticos de manipulación y corte de fondos se verifican en el Sistema Único de Salud (SUS), en el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y en la red de instituciones educativas públicas. Para promover el desmantelamiento del Estado, debilitar el control público y facilitar la adopción de normas más permisivas para la acción del capital privado, el gobierno se opone a la existencia y pleno ejercicio de las funciones del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística). IBGE), la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el Consejo de Control de la Actividad Financiera (Coaf).

Asimismo, el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra), el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional ( Iphan), el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), la Fundación Nacional del Indio (Funai), el Instituto Nacional de Estudios e Investigaciones Educativas (Inep) y el Sistema Nacional de Meteorología (SNM). La lista de instituciones públicas atacadas por la arbitrariedad del gobierno de Bolsonaro es larga.

Así, se desmorona un poderoso arreglo institucional construido a lo largo de varias décadas, con reconocidos servicios prestados por miles de profesionales capacitados y calificados. Esta dinámica de designación de autoridades incompetentes, sin calificación técnica y sin compromiso con el sector público tiene efectos desmoralizantes de arriba abajo, lo que conspira fuertemente contra el ejercicio del servicio civil.

Este pandemonio promovido por el gobierno de Bolsonaro trascendió las fronteras de Brasil. La política exterior brasileña tomó una posición pro-estadounidense acrítica y desconcertante, sin precedentes en la historia de Itamaraty. La postura de sumisión a Washington generó impactos negativos no sólo para los intereses nacionales, sino también para la integración regional y la cooperación sur-sur, en la medida en que dificultó las relaciones de Brasil con importantes socios. De ser un actor relevante y articulador de consensos entre naciones, bloques e instituciones, el país se ha reducido a la condición de estado paria.

En el espacio sudamericano, los resultados de la trágica gestión se reflejaron en la distancia y en innumerables situaciones bochornosas. En una actitud poco convencional para el Itamaraty, Brasil pasó a sumarse a iniciativas fragmentadoras, como el Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur). El país también anunció el retiro del Acuerdo de Pagos y Créditos Recíprocos (CCR) de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi). El comportamiento brasileño incluso enredó al Mercosur, que comenzó a discutir la flexibilización del bloque, la reducción de los aranceles externos comunes (TEC) y las posibilidades de firmar Tratados de Libre Comercio (TLC) por separado con otros socios. Antes de eso, aún en el gobierno de Temer, Brasil se había sumado al Grupo de Lima y contribuyó al vaciamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Las palabras son solo palabras

Lo que llama la atención es que el gobierno de Bolsonaro ha estado marcado por importantes denuncias de corrupción, involucradas con el crimen organizado en todas sus facetas: evasores de impuestos, pastores charlatanes y milicianos. Los escándalos, según el Ministerio Público, incluyen el esquema de “crack” en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Alerj), el lavado de al menos  2,1 millones de reales en una franquicia de Kopenhagen de un hijo del presidente, los pagos en cheques de Fabrício Queiroz a la primera dama y las compras de 51 propiedades por R$ 13,5 millones pagadas en efectivo por miembros del clan.

Mayoría de brasileños percibe corrupción en gobierno de BolsonaroAsí que es realmente impactante que nada de esto sea suficiente para evitar que personas de buen corazón, queridos miembros de la familia y buenos vecinos voten por un personaje de ese traje. ¿Dios, Patria, familia y libertad? Usa palabras hermosas, con un significado grandioso, para ocultar lo contrario. El gobierno actual es anti-Dios, anti-Patria, anti-familia y anti-libertad. Habla de Dios y difunde la violencia contra la mujer, la intolerancia contra los opositores y la insensibilidad contra los más necesitados. Utiliza el nombre del Divino de la manera más quisquillosa y frívola, con el objetivo de engañar a su prójimo.

Bolsonaro recibe apoyo de acusados ​​de asesinato, violencia sexual y evasión fiscal. Entre los casos con mayor repercusión mediática están los del portero Bruno, el diputado Flordelis y el actor Guilherme de Pádua. Pero la lista continúa con otros “partidarios de peso mediático”, como futbolistas, actores de televisión y cantantes de música country. Incluso hablando de Dios, el mandatario venera al ladrón y torturador Carlos Brilhante Ustra y, en numerosas ocasiones, se para junto a delincuentes, violadores y pedófilos. Este es el gobierno que incentiva la adquisición de armas de fuego por parte del ciudadano común. Solo en 2021, hubo más de 47.000 homicidios en Brasil, equivalente a 130 muertes por día. La compra de armas no está restringida solo a ciudadanos bien intencionados, que quieren defender a su familia y propiedad, y también puede llegar a manos de delincuentes y delincuentes. De esta forma, las medidas gubernamentales han facilitado mucho la vida del crimen organizado, ya que las nuevas normas que facilitan el acceso a armas y municiones han generado desorganización en los instrumentos de control policial.

Por un lado, el gobierno promueve la venta de armas de fuego; por otro lado, promueve una guerra contra la educación pública, bloquea y recorta recursos, aplana los salarios de los docentes y prevé aumentar los impuestos sobre los libros. Según datos del Ejército, desde 2018 el número de clubes de tiro en el territorio nacional ha pasado de 160 a más de 400, muchos de ellos funcionando sin permiso. Al mismo tiempo, desde 2015, según el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas (SNBP), cerca de 800 bibliotecas públicas han sido cerradas en Brasil. ¿Qué camino está tomando el país para demoler un proyecto integral y universal de educación pública mientras se promueve el consumo de armas, la violencia y la brutalidad?

Bolsonaro habla de su patria al servicio de los intereses de otros países, dinamita las estructuras del Estado brasileño, privatiza y desguaza empresas estatales y elimina derechos sociales. ¿Un presidente que saluda la bandera de Estados Unidos se convierte en patriota solo por vestir la camiseta de la selección nacional?

¿Un presidente que vendió 8.000 gasolineras de Petrobras por banano se convierte en patriota solo porque usa el lema “Brasil por encima de todo”? El supuesto patriotismo bolsonarista es confuso. Un ciudadano brasileño que falsifica un permiso de residencia en Paraguay para comprar un auto de lujo en el país vecino se siente patriota solo porque cuelga una bandera brasileña en la ventana. Al igual que un empresario evasor de impuestos exalta su patriotismo solo porque usa una gorra amarilla.

El gobierno de Bolsonaro es repartidor. Incluso algunos generales de la dictadura militar brasileña se sentirían incómodos con la actitud del supuesto patriota hacia Eletrobras, Petrobras y otras empresas estatales. Según la Secretaría Especial de Privatizaciones, Desinversiones y Mercados de la Secretaría de Economía, en cuatro años el número de empresas controladas por el gobierno federal bajó de 209 a 133. ¿Hay patriotas que atenten contra la independencia y soberanía nacional?

Bolsonaro todavía habla de la familia mientras desprecia las instituciones familiares y las mujeres, que son responsables de mantener la mitad de los hogares brasileños. Se refirió a su propia hija como una “débil” y acumula ataques misóginos a los periodistas. En 2003, dijo que no violó a una diputada federal solo porque era “fea” y no se lo merecía. En 2018, incluso dijo claramente que, como ya tenía casa propia en Brasilia, usaba el subsidio de vivienda de la Cámara de Diputados para “comer gente”. A pocas semanas de las elecciones de 2022, el mandatario llegó a sugerir que había “pintado un clima” entre él y las niñas venezolanas de 14 años. ¿Defensor de la familia? Sólo si pertenece a la familia.

Por último, habla de libertad. Pero ¿libertad para quién? ¿Por qué el Ministerio Público y la Policía Federal no tienen libertad para investigar las denuncias contra la familia del presidente? ¿Por qué Bolsonaro creó decretos con un secreto de cien años para protegerse a sí mismo y a su familia? ¿Qué clase de libertad es esta en la que un profesor no puede hablar de la dictadura militar sin ser tildado de comunista? ¿Qué libertad es esa en la que un ciudadano no se siente seguro de llevar una camiseta roja por la calle? ¿Qué libertad tiene un PT para pegar una calcomanía de Lula en la ventana del auto sin correr el riesgo de ser atacado?

Glenn Greenwald: Jair Bolsonaro quiere silenciar la libertad de expresión  en Brasil - The New York Times¿Cuál es la libertad de un educador para abordar temas de género, sexualidad y diversidad con los niños sin ser acusado de promover “botellas de polla”? ¿Cuál es la libertad (y el patriotismo) que propone un gobierno que ridiculiza el estudio de la historia y la cultura indígena y afrobrasileña en la educación básica? En cuatro años, la restricción de la libertad en Brasil ha sido inmensa. La libertad que aumentó fue para hacer cracks, lavar dinero en Copenhague, agredir a mujeres, comprar armas, llamar a la intervención militar, adoptar el secreto de cien años y crear la consecuencia del “Presupuesto Secreto”.

Ciertamente, en principio, no está mal que una persona tenga simpatías por las ideas de Dios, patria, familia o libertad. Al contrario, puede ser muy bueno tenerlos. El problema es cómo este gobierno aprovecha hermosos conceptos para aplicar políticas diametralmente opuestas a ellos. La situación raya en lo absurdo. Es como si Dios fuera propiedad de un gobierno antidios, como si la Patria fuera propiedad de los rencores, como si la familia fuera el dominio de los machistas y como si la libertad estuviese en manos de racistas homófobos inflados.

Fueron muchas, recurrentes y muy graves las ofensas realizadas por el jefe de Estado brasileño a autoridades y gobiernos extranjeros, a comunidades quilombolas y a ciudadanos en recuperación de Covid. En medio de la pandemia mantuvo una postura negacionista, ridiculizando los riesgos, desalentando la vacunación, desalentando el uso de mascarillas y haciendo bromas incluso frente a 680.000 fallecidos. La historia del gobierno de Bolsonaro, que debería terminar en unos meses, tendrá estantes de informes de hechos bizarros y sórdidos.

Sin embargo, desde el punto de vista penal, lo que más se destaca, con base en información del propio Ministerio Público, son las investigaciones por organización criminal, lavado de dinero y malversación de dinero público por parte de familiares y altos funcionarios de Brasilia. O sobreprecios en la compra de equipos y vacunas para enfrentar la pandemia, identificados por la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI).

¿Por qué todavía votan por Bolsonaro?

La sociedad brasileña está inmersa en un escenario surrealista, que comenzó en el pregolpe, en 2013. Desde entonces, los grados de imbecilidad, brutalidad, agresividad e individualismo de una inmensa porción de la población han crecido espantosamente. Una cosa era haber votado por Bolsonaro por primera vez, justo después de Lava Jato en 2014, el derrocamiento de Dilma en 2016 y el arresto de Lula en 2018, en una atmósfera de antiPTismo, alimentada sobre todo por Rede Globo y la llamada Presiona Fiesta Estafa (PIG). Otra cosa, bien diferente, es repetir el error en 2022, después de casi cuatro años de gobierno nefasto. La situación es realmente desconcertante. ¿Cómo y por qué las posturas del gobierno no han sido suficientes para evitar que la “buena gente” y la “buena gente” voten por una figura tan degenerada?

¿Qué habría llevado a más de 51 millones de brasileños a votar nuevamente en Bolsonaro? Para reflexionar sugerimos cinco puntos, que se complementan: 1- las mentiras y medidas electorales del gobierno; 2- hostigamiento electoral por parte de patrones, empresarios, sacerdotes, obispos, pastores y milicianos sobre los votos de trabajadores y fieles; 3- la persistencia del antipetismo en la sociedad; 4- la posición reaccionaria de la élite y la clase media; y 5- la existencia de un grupo inflexible de bolsonaristas.

En cuanto al punto 1, el gobierno ha estado adoptando un esquema escandaloso de utilizar la maquinaria pública para interferir en la elección. Ya sea a través del llamado “Presupuesto Secreto”, la reducción oportunista de los precios de la gasolina y los combustibles o la ampliación del “Auxílio Brasil”, ligado a créditos consignados. En el lenguaje popular, esto no tiene otro nombre: es pura compra de votos. En el punto 2, cada vez hay más denuncias de vergüenza, coacción y acoso electoral por parte de empresarios y falsos profetas sobre sus empleados y seguidores. El Ministerio Público del Trabajo investiga unos 2.000 casos en los que empleados fueron chantajeados, amenazados y presionados por la patronal para votar por Bolsonaro. ¿Sería el regreso del voto halter?

En el caso del punto 3, es razonable considerar que todavía hay una carga de antiPTismo entre los votantes, incluso después de la desmoralización del juez de Curitiba y la absolución de Lula por el STF. Los principales medios de comunicación tienen una inmensa responsabilidad en la creación de hechos que atribuyen la corrupción al PT. Esta masacre comunicacional ha ido tomando forma y fuerza, especialmente desde 2013, con manifestaciones callejeras contra la inflación y la corrupción.

El movimiento golpista continuó con el montaje de Lava Jato, con la lectura de los tuits del General Villas Bôas en el Jornal Nacional, con las escuchas de conversaciones entre Dilma y Lula, con el derrocamiento del presidente, con la detención del líder de las encuestas electorales de 2018 y con la elección de Bolsonaro. Hay una parte de la población brasileña que está selectivamente indignada por la corrupción.

El punto 4 trata de la élite y la clase media. La élite brasileña, a pesar de haber sido muy beneficiada por los gobiernos del PT, es heredera de los esclavistas. Es rica en bienes materiales, pero desprovista de valores humanos. Autoritario, violento, cruel y mezquino. Nuestra élite estalló de odio ante el aumento de la inclusión social y la incorporación de 40 millones de brasileños a la clase media.

A medida que Brasil avanzaba, se democratizaba y abría sus puertas a los abandonados de siempre, la élite echaba espumarajos. Consideró inaceptable el programa de cuotas, que promueve la justicia social a partir del acceso de los pobres, negros e indígenas a las universidades. Consideró inadmisible que las empleadas domésticas ganen derechos laborales. Y le pareció absurdo que los aeropuertos estuvieran abarrotados de pasajeros de Clase C.

La situación de la clase media es diferente, aunque también es reaccionaria. Desagradecida, parece no darse cuenta de los factores que llevaron a su ascenso. Ella atribuye su éxito a sí misma, a su propio esfuerzo ya Dios. Sin embargo, le debe casi todo a los gobiernos del PT, que facilitaron el crédito, abrieron más vacantes en las licitaciones públicas, distribuyeron la renta, ampliaron los empleos formales y aumentaron el poder adquisitivo de la población.

Es un hecho que sin las políticas públicas del PT, estos países emergentes difícilmente hubieran prosperado tanto, ampliado sus negocios, comprado su casita, pagado su popular carriola, metido a los niños en una escuela privada y tomado sus vacaciones en un lindo hotel. Pero muchos nunca podrán confesar que todo esto fue gracias a Lula y Dilma, todo pendiente de la tarjeta, todo financiado.

El punto 5 trata sobre los seguidores del núcleo duro de Bolsonaro. Según análisis realizados por Datafolha, alrededor del 12% de los votantes serían fanáticos inquebrantables, de acuerdo con todas las posiciones de su líder. Un perfil predominante entre estos bolsonaristas es masculino, blanco, de ingresos medios-altos y con estudios superiores. También podemos agregar que son racistas, sexistas, homofóbicos y truculentos.

¿Que sigue?

El gobierno de Bolsonaro ha representado el ahogamiento de la democracia brasileña y la renuncia a un proyecto de desarrollo nacional soberano. Para derrotar al bolsonarismo, es hora de unirse a los neoliberales y monetaristas de la década de 1990. Ahora es el momento de unirse a los banqueros, especuladores e incluso a los golpistas de 2016. Es la mejor opción. Sin embargo, lo que habrá que considerar es que la crisis política, económica, social y ética de Brasil no se resolverá el 1 de enero de 2023. El país necesita reforzar su joven democracia, tan maltratada, y ejecutar un proyecto nacional de transformación y desarrollo económico y social emancipador.

Fmar. La Ex Viceministra 😉 on Twitter: "Dios Patria Familia y Libertad!  Brasil no merece ser gobernado por un convicto! #BolsonaroReeleito  https://t.co/81zYmNke3z" / TwitterCiertamente, hoy lo más importante es frenar el avance del bolsonarismo y fortalecer la democracia. Poco después, será necesario retomar un proyecto de desarrollo nacional, incluso con la presencia de Aloizio Mercadante, Marina Silva y Henrique Meirelles. Incluso con la diversidad de los integrantes del frente amplio, desde Geraldo Alckmin hasta Simone Tebet. Incluso con un parlamento con un sesgo político conservador y una orientación económica liberal. Incluso con los grandes medios propagando las falacias del Estado mínimo y la privatización. Incluso con una oposición numerosa, truculenta y armada.

Esto significa que, a partir de 2023, el trabajo del campo progresista, nacionalista, popular y de izquierda será arduo. Debe intensificar sus demandas de lineamientos que representen efectivamente el carácter humanitario, colectivo y democrático del desarrollo nacional. Y eso supondrá, en la práctica, romper el techo de gasto, recaudar impuestos a los más ricos, frenar la sangría de recursos en el exterior, democratizar los medios de comunicación, retomar el control estatal de empresas estratégicas y regular las exportaciones de productos primarios, entre otras medidas. Es fundamental, a pesar de las muchas contradicciones de la coalición que asumirá el poder, defender las banderas del desarrollo soberano, la emancipación económica, la democratización profunda de nuestra sociedad y la integración sudamericana.

 

*Profesor del Instituto Latinoamericano de Economía, Sociedad y Política (ILAESP) de la Universidad Federal de la Integración Latinoamericana (UNILA). Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)