Negocian recompra de bonos con China

30

Marian Martínez Perdomo-UN|

El constituyente Juan Carlos Alemán informó que el Ejecutivo ha ido negociando la recompra de los bonos venezolanos con China ante la amenaza de sanciones económicas por parte de Estados Unidos, las cuales se concretaron el viernes con una orden ejecutiva del presidente Donald Trump.

“Nosotros desde hace tiempo sabemos que esa es parte de la receta neoliberal que aplica el imperialismo. Afortunadamente tenemos muy buenos aliados”, afirmó en una entrevista en VTV.

Alemán agregó que en “los próximos días habrá el anuncio oficial de la culminación de ese acuerdo”. Las sanciones impuestas por la administración Trump a Venezuela prohíben a las personas naturales y jurídicas de EEUU comprar nueva deuda emitida por Pdvsa con un vencimiento mayor a 90 días y de la República con un vencimiento mayor a 30 días.

El constituyente recordó que estas medidas son un complemento de lo que ya venía haciendo EEUU al aplicar las primeras sanciones a particularidades del alto mando político. “Intentan buscar una escalada para tratar de asfixiarnos económicamente”, expresó.

Explicó que Venezuela coloca bonos de Pdvsa permanentemente en el mercado internacional y con el anuncio de la Casa Blanca las empresas estadounidenses se abstendrán de comprarlos porque serían sancionadas por el Gobierno de ese país. “No nos vamos a quedar de brazos cruzados. El pueblo tiene que tener confianza en las acciones que está desarrollando el Gobierno”, aseguró.

La advertencia de Rodrigo Cabezas, exministro de Chávez

El exministro de Finanzas del fallecido presidente Hugo Chávez, Rodrigo Cabezas, señaló los aspectos negativos que tendrían las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos contra la estatal petrolera Pdvsa y funcionarios venezolanos.“Nuestra capacidad de respuesta es limitada”, dijo, y recomendó al Gobierno poner en práctica “un ejercicio pleno de la más alta diplomacia para evitar el agravamiento de la crisis social en Venezuela”.

A continuación, el texto íntegro:
Esta nueva decisión del gobierno norteamericano de sancionar a Venezuela tiene 3 implicaciones esenciales; una, la que más preocupa es que estas limitaciones en el flujo financiero, particularmente en el flujo de divisas y de capital nuevo, nos aproxima al escenario de cesación de pago de la deuda externa venezolana, hecho indeseable ya que un default será ruinoso para la economía como pocos imaginan.

Este escenario tiene tantas consecuencias sociales negativas que debe evitarse a todo evento. Olvidándose de “el cuento” que China y Rusia comprarían nuestros títulos a valor nominal cuando estén sometidos a exigibilidad inmediata al anunciar que no los pagaremos.

La otra, se refiere a bloquear cualquier iniciativa de renegociación o reestructuración parcial o total de la deuda externa ya que los tenedores de nuestros títulos y bonos se concentran en 3 o 4 fondos de inversión norteamericanos, representando ellos cerca de un 70% del total de nuestras acreencias externas.

La tercera, con impacto de corto plazo, es que nos saca de la principal fuente de inversores en bonos de mercados emergentes y de alto rendimiento a los que hemos recurrido, para bien o para mal, en los últimos por lo menos 40 años. Las sanciones también dificultaran al BCV realizar operaciones de ingeniería financiera, swaps, para hacerse de activos líquidos con nuestras reservas de oro o los derechos especiales de giro DEG, que se usan para atender importaciones y pago puntuales del servicio de deuda externa.

El gobierno de EEUU se cuidó de no afectar su mercado interno de combustible a través de las licencias generales que emitirá el departamento del tesoro para que Citgo pueda hacer transacciones comerciales (importación y exportación de crudos y derivados), aunque le prohíbe entregar los dividendos que legalmente le corresponden a la casa matriz Pdvsa, ellos podrían ser entre 300 y 400 millones de dólares este y el próximo año. Obviamente esto es ilegal.
Finalmente, esta situación es, en extremo delicada, no debe subestimarse, nuestra capacidad de respuesta es limitada, no se resuelve esta crisis con EEUU con la acostumbrada retórica por lo que le recomiendo al Gobierno un ejercicio pleno de la más alta diplomacia para evitar el agravamiento de la crisis social en Venezuela.