Minuto de silencio por Chávez en el arranque de la CELAC

20

El presidente anfitrión de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Raúl Castro, recordó hoy al presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, como un ferviente e incansable luchador por la unidad entre los pueblos latinoamericanos y caribeños.

AVN

«El presidente Hugo Chávez fue un ferviente, incansable luchador y promotor de la independencia, cooperación, solidaridad, integración y unidad latinoamericana y caribeña y de la propia creación de esta comunidad», expresó en sus palabras de bienvenida a los 32 jefes de Estado y de Gobierno.

Igualmente, solicitó un minuto de silencio en honor a la memoria de Chávez, que finalizó con aplauso que retumbó el centro de convenciones de La Habana, donde se realiza la Cumbre.

Castro lamentó la ausencia física de Chávez en una actividad histórica por la integración en la región y recalcó: «Uno de los grandes líderes de América e inolvidable, el presidente Chávez».

Además, señaló que la Celac ha logrado consolidar una visión común de la Patria Grande.

«La Celac ha surgido sobre el acervo de 200 años de lucha por la independencia y se basa en una profunda comunidad de objetivos. No es la Celac, por tanto, una sucesión de meras reuniones, ni coincidencias programáticas, sino una visión común de la patria grande latinoamericana y caribeña que solo se debe a su pueblo», dijo.

El Mandatario enfatizó en que dentro del bloque regional debe ser primordial la creación de un espacio político común, en el que se pueda avanzar hacia el logro de la paz y el respeto entre las naciones integrantes.

Asimismo, llamó a unificar esfuerzos para superar los obstáculos en común «y a aquellos que intencionadamente se nos impongan, que podamos utilizar los recursos de manera soberana y para el bienestar común y poner las capacidades científicas y técnicas en función del progreso de nuestro pueblo».

Insistió en que es necesario que la Celac haga valer principios irrenunciables como la autodeterminación, soberanía e igualdad soberana de los Estados.

«Sólo así lograremos que deje de ser realidad el acerbo de que la América Latina y el Caribe es la región más desigual del planeta», comentó.

En este sentido, manifestó que Cuba, desde la presidencia temporal de la Celac, propiciará el debate dentro de la II Cumbre para establecer estrategias que permitan impulsar la lucha contra el hambre, la pobreza y la desigualdad en los países integrantes.