Luis Britto: ¡Felicitaciones, señor Presidente!/ Stelling: El túnel/ Hernández Montoya: Termitas

97

¡Felicitaciones, señor Presidente!

Luis Britto García.|

¡Felicitaciones de nuevo! Ahora sí se las puedo dar abiertamente. Antes no nos convenía a ninguno de los dos. Usted ha sido elegido dos veces. Eso evidencia una autoridad que pocos mandatarios tienen. Es hora de dejar de lado consignas muy bonitas pero poco efectivas a la hora de la verdad.

En dos platos: usted mismo ha reconocido “la necesidad de instrumentar un amplio programa de ajuste para enfrentar los desequilibrios externos e internos que tiene el país”. Y eso necesita medidas puntuales. Primero y principal: “Promover la entrada de capitales extranjeros”. Luego, “Proceso de ajuste y liberalización”. Y eso no es posible sin medidas cambiarias: “El establecimiento de un sistema de cambio único y flexible”. “Financiamiento Externo”. “Nuevos préstamos provenientes de los organismos multilaterales y a través de acuerdos de financiamiento con la banca comercial”. “Reestructuración de la deuda vigente y otras opciones que permitan la deuda comercial externa”. “Flexibilización de las tasas de interés”.Imagen relacionada

¿Y de dónde va a salir el dinero? Como siempre, del pueblo. Vea: “Aumento en el precio de la energía y el combustible, hasta aproximarlos a los niveles internacionales”. “Aplicación de un impuesto general a las ventas que se transformaría en forma progresiva en un impuesto al valor agregado”. “Las empresas públicas, establecerán un sistema de ajuste periódicos de tarifas para la mayoría de los servicios públicos, así como a los precios de bienes producidos por las empresas públicas”. “Aumento de las tarifas de las empresas del Estado, reducción de costos y una evaluación cuidadosa de los programas de inversión, así como un proceso de reprivatización de algunas empresas”. “Eliminación de todos los controles cambiarios”; “el sistema previo de control de precios será eliminado”.

Ahí está el detalle. Precios a niveles internacionales, los salarios más baratos del mundo. Así sí van a venir las inversiones extranjeras. Siempre que les demos créditos para que nos los inviertan. Que no tengan que pagar impuestos. Que cuando nos demanden, nos sentencien con sus propios tribunales en el extranjero. Y todos los recursos naturales a su disposición.

¿Que todo eso puede tener efectos sociales? No se preocupe, Presidente. El pueblo lo aguanta todo. Uno que otro subsidio para canasta básica, mucha promesa, y a votar en la próxima elección. Sólo falta que firme aquí, Presidente. Nombre y apellido: “Carlos Andrés Pérez”. Anjá. Y la fecha: “16 de febrero de 1989”. No se arrepentirá.


El túnel

Resultado de imagen para tunelMaryclen Stelling| A sólo escasos días de realizadas las elecciones, votantes y abstencionistas están a la expectativa de soluciones inmediatas a la crisis política, económica y moral que aqueja al país. Interesante escenario político donde coexisten las renovadas esperanzas de los partidarios con la reacción política y emocional de la oposición derrotada.

Con posterioridad al 20-M se nos han acercado personas de diferente condición social, que apostaron a la reelección de Maduro. En ese espacio se mezclan el voto militante, el convencido y el resteado con el voto utilitario-clientelar, el voto con reservas, y el “último chance”. Independientemente de la razón para votar, se resalta que el triunfo no debe interpretarse como un cheque en blanco.

Expresan una alta preocupación por la crítica situación actual, a la vez que esperan una salida “rápida” que, curiosamente, convive con fuertes dudas sobre la capacidad del Gobierno para atender las ingentes demandas de la ciudadanía. Suerte de diagnóstico popular que dibuja un “país devastado” que duele y afecta la vida, la sobrevivencia, la convivencia, los valores y la fe.

Señala el diagnostico popular, que las instituciones han dejado de ser eficientes en cuanto a dar respuesta a las demandas sociales y ello redunda en una crisis de legitimidad. Se destaca como uno de los grandes retos la lucha frontal contra la corrupción, que ha “minado la confianza en la gestión de gobierno”. Se exigen nuevas caras y ello requiere erradicar aquel funcionariado circular y rotativo incrustado en el poder.Resultado de imagen para venezuela bonos

Demanda cambios en la gestión económica y denuncia el “abandono” del interés colectivo y del bienestar general. Se reconoce la intención del Gobierno de paliar la situación con bonos y una serie de medidas contingenciales; mas hay conciencia de la relación clientelar que se establece y de sus efectos sobre la participación política devenida en lealtad clientelar y pérdida de la autonomía.

Evaluación que, curiosamente, aloja el desencanto sobre la gestión y el encanto de un milagro que emana de los resultados y las promesas electorales. El país se mueve en un terreno movedizo e imprevisible donde dialogan el encanto con el desencanto, la certeza con la duda y en el que, hasta el momento, las acciones han ido a la zaga de las palabras y las promesas…

Para cerrar citaremos una expresión que expresa la positiva emocionalidad del diagnóstico popular: “queremos salir de este túnel y ver luz”.

Termitas

Resultado de imagen para termitasRoberto Hernández Montoya|  No todo el daño nos lo causa el Imperio. Este ha creado un termitero para carcomer la Revolución, a cargo de una parte de la militancia.

Son gremlins que taladran el corazón. Andan con un revolucionómetro. Hay fariseos desde antiguo y viven de las doctrinas ético-salvadoras que se proponen redimir a la humanidad. Saben mejor que tú lo que te conviene y pretenden rescatarte de ti. Acabaron con la Iglesia y con más de un partido revolucionario. Lo están haciendo con la Revolución Bolivariana, porque se apoderan de los aparatos ideológicos del Estado y acusan a todo el mundo de contrarrevolución para abrirse paso. Son difíciles de combatir porque tienen más pureza y santidad que todo el mundo y generalmente es tarde cuando detectas su presencia. No tienen escrúpulos.

Como saben quienes han padecido termitas, Tartufo es difícil de erradicar, generalmente hay que cortar por lo sano y sacrificar estructuras completas para evitar mayor propagación. Peor: se apoderan del proceso de exterminio para extirpar a quienes son fieles.

Afortunadamente las termitas se delatan solas. Hay síntomas: el aspaviento ultrarrevolucionario, la acusación permanente a quien atribuyen déficit revolucionario, visten ropa roja rojita todo el tiempo. En la novela 1984 de George Orwell hay una farisea que lo define de modo luminoso: “Obedece la reglas pequeñas para infringir las grandes”. Cuando acuerda se apoderan de Pdvsa y aún están pendientes de acabarla, porque detectamos los grandes pero dejamos el termitero operando.

Acabaron la fábrica iraní de harina de maíz, pudrieron Pdval, están cargándose los Bicentenarios, impiden o dificultan el acceso popular a las cajas Clap, bachaquean, arruinan, desolan, pervierten, desplazan a quien sí trabaja. Asaltan el poder y muchas veces te gobiernan.

Solo una rebelión popular liderada por Nicolás Maduro podrá erradicar el termitero por alto, por bajo. Chávez decía que la Revolución iba demoliendo a esa gente, pero es una carrera a ver quién demuele a quién primero. La primera rebelión popular en 2017 fue la Constituyente, la más reciente el triunfo heroico del 20M. Demos un paso, no será demasiado difícil y será hasta divertido porque el pueblo tiene la madurez suficiente y es sabroso derrotar el malandraje.