Las pretensiones de intervencionismo internacional del uribista Centro Democrático

73

En este artículo del “consultor en riesgos políticos” Sergio Guzmán, publicado por el think tank estadounidense Global Americans, se revela las pretensiones de intervencionismo internacional del derechista Centro Democrático y se describe con detalles las acciones desarrolladas por el uribismo durante las últimas elecciones presidenciales en Florida (para favorecer a Trump), en los recientes comicios ecuatorianos (donde acusaron al candidato de Correa de recibir financiamiento de la guerrilla colombiana), e incluso durante el debate por el aborto en Argentina.

Sergio Guzmán|

El partido Centro Democrático está jugando un juego peligroso. Después de que sus miembros buscaran interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos a favor del expresidente Donald Trump, se han realizado más esfuerzos para intervenir en la política interna de otros países, incluidos Perú, Argentina y ahora Ecuador. Ya sea que provenga de la cima del partido nacional o de sus aliados del Congreso más oscuros, las aventuras de política exterior del partido deslegitimizan al Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia y corren el riesgo de invitar a la intervención extranjera en las elecciones de Colombia en 2022.

La política exterior de Colombia siempre ha intentado seguir una convención diplomática de larga data: la negación plausible. En definitiva, esto significa que si el gobierno va a inmiscuirse en los asuntos de otro país, debe hacerlo con discreción y de manera que no incrimine al presidente y sus allegados. Si bien Colombia en el pasado ha tratado de intervenir abiertamente en la política interna de su principal adversario geopolítico, Venezuela, ha sido más circunspecto a la hora de inmiscuirse en los asuntos internos de otras naciones.

Sin embargo, esta tradición ha cambiado notablemente en los últimos años, en parte porque el deterioro de la democracia en Venezuela ha justificado la participación adicional del gobierno colombiano. Después de todo, las normas diplomáticas con respecto a la interferencia extranjera en las elecciones se detuvieron durante la presidencia de Donald Trump, debido a las acusaciones de que Rusia se había entrometido en su propia elección.

El expresidente Álvaro Uribe ha defendido con celo sus ideas de política exterior. Durante su presidencia, Uribe fue un crítico abierto de la llamada “Marea Rosa” de América Latina y, a menudo, ofreció una narrativa alternativa a las presentadas por los presidentes Lula, Kirchner, Correa, Bachelet y Chávez. Durante su mandato en el Senado, el ahora expresidente Uribe buscó inculcar este espíritu combativo dentro de su partido, el Centro Democrático.

Los alumnos de Uribe han tomado sus consejos de política exterior y los han difundido como el evangelio; al hacerlo, han causado al gobierno del presidente Iván Duque su parte de vergüenza y han minado la confianza en las instituciones diplomáticas de Colombia. Se supone que las decisiones de política exterior de Colombia provienen de la Presidencia y el Ministerio de Relaciones Exteriores; el Centro Democrático, sin embargo, parece estar llevando a cabo una operación paralela, supuestamente sin el conocimiento del presidente Duque, a través de la cual el partido se entromete en los asuntos de otros países.

Como expliqué antes , el Centro Democrático hizo todo lo posible para que el ex presidente Trump fuera reelegido en Florida, con miembros que no solo respaldaban abiertamente la campaña de Trump (bajo el disfraz de su doble ciudadanía estadounidense-colombiana), sino que también respaldaban a los republicanos. candidatos al Congreso bajo la premisa de que serían más duros con Cuba y Venezuela, denominados colectivamente “castrochavismo”, que sus contrapartes demócratas.

Además, luego de la elección del presidente Biden, que pronto fue reconocida por personas del Centro Democrático, Uribe redactó una carta enmarcando algunos de los temas clave que el presidente Biden tendría que abordar en el escenario mundial. (Estos son temas para los que el presidente Biden, quien se desempeñó como vicepresidente y ex presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, no necesita la ayuda de Uribe).

El caos constitucional y político del Perú también ha sido objeto de interés del Centro Democrático. El cuerpo político del país se ha visto sacudido hasta la médula en los últimos meses por el segundo juicio político del ex presidente Martín Vizcarra, la presidencia efímera de Manuel Merino y el gobierno de transición del presidente Fernando Sagasti. Al mismo tiempo, las autoridades judiciales buscaron suspender al partido Fuerza Popular de Keiko Fujimori por los aportes ilegales que presuntamente recibió del conglomerado brasileño Odebrecht.

Resultado de imagen para uribe y fujimoriUna vez más, el Centro Democrático envió una fuerte carta a las autoridades judiciales peruanas, instándolas a no suspender al partido, con quien gozan de afinidad ideológica como opositores al “castrochavismo”. Aunque era poco probable que la carta tuviera algún efecto en el destino judicial de Fuerza Popular, la señal que envió fue clara: el Centro Democrático está ideológicamente alineado con Fuerza Popular y no respeta la independencia del poder judicial peruano.

En diciembre, el Senado argentino aprobó una ley que marcó un hito para los derechos de las mujeres en América Latina, convirtiéndose en el país latinoamericano más grande en legalizar la interrupción voluntaria del embarazo dentro de las primeras 14 semanas. La aprobación del proyecto de ley por el Senado —por un margen de 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención— sacudió al establishment conservador en América Latina.

El Centro Democrático y sus aliados parlamentarios socialmente conservadores, por supuesto, no podían dejarse al margen de la conversación; antes de la votación, redactaron una carta a los miembros del Senado argentino, instándolos a votar en contra de la propuesta y a proteger la vida, sugiriendo que la aprobación del proyecto de ley “tendría consecuencias muy graves para el pueblo argentino y para todo el continente”. Como si los legisladores argentinos de alguna manera ignoraran lo que estaban haciendo. El intento de intervención de Colombia en el debate sobre el aborto en Argentina siguió a esfuerzos anteriores para ejercer influencia sobre los procesos democráticos argentinos. Resultado de imagen para duque y macri

El presidente Duque hizo campaña por la reelección del expresidente Mauricio Macri en 2019; y en junio de ese mismo año, el presidente Duque sugirió abiertamente que la reelección de Macri era “fundamental para América Latina”. El no tan sutil respaldo de Duque a la campaña de Macri no lo ha hecho querer por la administración Fernández,y sugiere cuán groseros han sido los esfuerzos del Centro Democrático para apoyar a políticos de ideas afines en toda la región.

La entrada más reciente de las instituciones colombianas en la contienda política de países extranjeros tuvo lugar en Ecuador, donde decidirá una elección presidencial entre el líder correista Andrés Arauz y un retador de segunda vuelta aún por determinar, programada para el 11 de abril. quien sucederá a Lenin Moreno como presidente. Según documentos de la Procuraduría General de la República de Colombia, Arauz supuestamente recibió una contribución política del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el grupo guerrillero de izquierda más grande aún activo en Colombia. Resultado de imagen para duque y francisco barbnosa

Esta revelación, seguida de la visita del 12 de febrero a Quito realizada por Francisco Barbosa, Fiscal General de Colombia, fue ampliamente condenada como una intervención extranjera en el proceso electoral ecuatoriano. Aunque Barbosa es un funcionario gubernamental supuestamente independiente, su estrecha amistad con el presidente Duque ha sido el foco de acusaciones de partidismo ilegal. Cuando se le preguntó directamente si su injerencia en el proceso electoral ecuatoriano fue ordenada por el presidente Duque, Barbosa respondió a la defensiva: “Soy el fiscal general de Colombia, no tengo jefe, nadie me da órdenes en este país”.

Lo que está claro es que, siempre que se les permita continuar sus esfuerzos de interferencia extranjera sin cesar, el Centro Democrático y sus operativos buscarán interferir en otras elecciones en América Latina donde vean trazadas líneas de batalla ideológicas, y se unirán para defender su lado.

Esto incluye la segunda vuelta de abril en Ecuador, la votación de Chile sobre la composición de su Convención Constitucional y la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Perú. El partido y otras instituciones del gobierno colombiano pueden buscar indebidamente interferir en las elecciones, citando el espectro del castrochavismo, el financiamiento del terrorismo u otras razones como justificaciones para intervenir en procesos democráticos sagrados.

El gobierno, y en particular el Ministerio de Relaciones Exteriores, debe ser consciente de que permitir que los partidos políticos nacionales (especialmente si pertenecen a la coalición gobernante) u otras instituciones gubernamentales interfieran en las elecciones extranjeras no solo es inapropiado, sino que también invita a partidos políticos de otros países. hacer lo mismo. A medida que se acercan rápidamente las elecciones de 2022 en Colombia, los partidos políticos de los países vecinos donde el Centro Democrático ha interferido también pueden optar por no permanecer al margen, en detrimento de la integridad de las elecciones.

* Director de Colombia Risk Analysis, una firma consultora de riesgo político con sede en Bogotá. Publicado en Global Americans .