Lacalle muestra nerviosismo y autoritarismo ante el referendo del 27 de marzo

112

Nicolás Centurión

A dos semanas del referendo para derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC), que será un parteaguas en el gobierno de la coalición derechista que preside Luis Lacalle Pou y que refrendará su gestión o no, el gobierno se muestra nervioso con tintes autoritarios, escasa separación de poderes y persecución a los que piensan distinto.

En los últimos días de una campaña en la que el presidente Luis Lacalle Pou decidió participar, las reglas de juego cambian, y la primera de ellas sería proceder con seriedad y no con ventajismo, a lo que no está acostumbrado.

Iniciamos por el último hecho. El miércoles 9 de marzo, la senadora oficialista Graciela Bianchi, presidenta del Senado, instó de manera prepotente y “en nombre de la República”, a la senadora del Frente Amplio Amanda Della Ventura a que se retirara el tapaboca que era de color rosado e identificado con el SI de la campaña para derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC).

El modo de la senadora fue al que tiene acostumbrado a todos los uruguayos: soberbio, peyorativo y confrontativo. Los senadores frenteamplistas rechazaron la imposición de Bianchi y se retiraron de sala. Además de cercenar libertades, Bianchi y el Partido Nacional se contradicen constantemente, ya que legisladores de su fuerza política ingresan al parlamento con tapabocas de multinacionales, empresas forestales y más.

En otro acto “por la República”, el Ministro del Interior Luis Alberto Heber se hizo presente en el departamento de Durazno, al centro del país, donde se estaba realizando un juicio oral contra policías que fueron imputados por homicidio. No solo se hizo presente un miembro del Poder Ejecutivo en un ámbito judicial sino que también cuestionó a la misma: “la Policía a nuestro juicio trabajó muy bien” y “están ahora en una audiencia con una solicitud de formalización que no entendemos”, dijo.

Luis Alberto Heber (@Luisaheber) / TwitterLas afirmaciones le valieron el rechazo de la Asociación de Magistrados del Uruguay, que en un comunicado repudió “cualquier intento de presión o injerencia sobre los jueces y juezas”. El Presidente Lacalle, con previa justificación de separación de poderes y un cúmulo de palabras de excusa, avaló el accionar del ministro. El respaldo de Heber a los policías imputados “me parece un buen gesto [al] que yo de alguna manera le doy el visto bueno”, concluyó el mandatario.

El propio Lacalle se metió de lleno en la campaña por el referendo de la LUC al anunciar que va a utilizar la cadena nacional de radio y televisión para ser vocero y defensor de la norma represiva. El presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, resaltó que el mismo presidente había calificado a las cadenas nacionales de “vetustas”. Ese fue el adjetivo y la excusa para vetarle la posibilidad a la campaña por el SI, en el pasado a Madres y Familiares de Desaparecidos y a la central unitaria de trabajadores  PIT-CNT en el Primero de mayo.

Tal fue la contradicción del primer mandatario que ahora se decidió no realizar la cadena nacional pero sí una conferencia de prensa, que no es más que una cadena nacional camuflada porque obviamente todos los medios van a cubrir al presidente metiéndose en la campaña del referendo del 27 de marzo.Uruguay NO deroga

Lacalle enfrenta problemas constitucionales y políticos de usar una cadena nacional para respalda el voto negativo. Algunos analistas lo califican como  “sólo un amague, como los hubo antes en otros temas”, pero no parece que el mandatario lo tome como un juego. Lo de la “alternativa” de la conferencia de prensa puede ser otro amague, pero los propulsores del referéndum ya expresaron su preocupación.

Las precauciones y garantías debieran extremarse cuando se trata de una herramienta para llegarle a todo el país cuya habilitación está en manos del Poder Ejecutivo, y este ha decidido participar en la campaña, con el presidente de la República a la cabeza. Es impropio que los partidarios del No realicen una conferencia de prensa presidencial.

Lacalle, a su vez está en plena campaña y en plena cadena nacional día y noche. Desde que inició el mes de marzo no ha parado de salir en televisión y por varios minutos. En su discurso de la Asamblea General, al otro día en una entrevista de una hora en horario central en un informativo, en entrevistas cotidianas.

Obviamente, no tuvo la misma suerte la campaña del SI. Un estudio del Observatorio de Medios analizó el tiempo destinado por los informativos de televisión de ambas campañas. Los minutos otorgados al NO duplican a los del SI. Del estudio se desprende que solo el 10% de las publicaciones en informativos tratan sobre los artículos a derogar.

Afros en Uruguay por el SÍ y la Rosada contra la LUC - Grupo R MultimedioLos argumentos de los defensores de la LUC han sido tres básicamente: la campaña del SI miente, le quieren poner palos en la rueda al gobierno y que es una disputa entre el Frente Amplio y el gobierno. Algo altamente falso, ya que el Frente Amplio es solo una parte de todos los actores por el SI. Hay organizaciones sociales, la Federación de Estudiantes Universitarios, actores de la cultura, el PIT-CNT, entre otros.

Una encuesta de Equipos Consultores sobre referéndum de la LUC: 35% para el No, 34% para el Sí y 28% de indecisos. Parece que el resultado será ajustado según las encuestadoras. Encuestadoras que le han errado y por lejos, a lo largo de los últimos actos eleccionarios.

 

* Licenciado en Psicología, Universidad de la República, Uruguay. Miembro de la Red Internacional de Cátedras, Instituciones y Personalidades sobre el estudio de la Deuda Pública (RICDP). Analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)