La Venezuela de Clarín

25

MARCOS SALGADO | A mí me daría vergüenza escribir una nota con tantas imprecisiones, mentiras y parcialidades como la que apareció este domingo (1) en la versión de Internet y de papel de Clarín, en Buenos Aires, sobre la Venezuela pre-electoral.

Marcos Salgado – Question Digital

La primera oración ya contiene una mentira. Dice «por primera vez en su largo mandato (Chávez) admitió fallas de su gobierno». Chávez es el principal crítico de su gestión, es quien azuza a sus ministros y funcionarios en actos públicos, es quien llama todo el tiempo a la «irreverencia en la discusión y lealtad en la acción». Eso no es nuevo, y no ocurre «por primera vez». No es tampoco nuevo en la campaña electoral. Así, el arranque de la nota parte de una mentira.

Y sigue el primer párrafo: «según varios sondeos, la imagen del presidente se estanca debido al enojo de chavistas arrepentidos.» Aquí debemos hablar de una imprecisión deliberada. Un sólo sondeo, el de la encuestadora Datanálisis, podría abonar esa teoría. Los otros, por lo menos cuatro, dan a Chávez una distancia de por lo menos diez puntos porcentuales sobre Capriles y relativizan el rol de los «indecisos» a quien la periodista que firma el artículo bautiza como «chavistas arrepentidos», en una finta discursiva no justificada en el artículo por ninguna fuente.

Después viene una largo textual atribuido a una ciudadana de Caracas con quien la enviada especial dialogó en la zona de Sabana Grande. Una compleja comparación con tintes de metáfora sobre la lluvia de la tarde en Caracas (calificada como «vendaval» por la entrevistada, aunque aquí se habla de «palo de agua»), y el gobierno de Hugo Chávez, del cual sobre el cierre del textual, la mujer se declarar «desilusionada».

Suena extraño, difícil, enredado el textual, pero no lo ponemos en duda. Tal vez la cronista lo «mejoró» un poco, recurso admisible siempre que no altere el sentido de la declaración original.

Pero sigamos, que hay más. La pretendida primera admisión de problemas de Chávez llega en «un punto crítico de la campaña, cuando varias encuestas dicen que el candidato oficialista se estanca y el opositor, Henrique Capriles, avanza y acorta la brecha», sigue el artículo.

De nuevo «varias» encuestas. Las encuestas no dicen eso. Las encuestas mantienen casi sin alteraciones los porcentajes de intención de voto de los candidatos en las últimas semanas. Es una interpretación caprichosa de los datos. (2)

Sigue Clarín: «en un acto en Maturín, a 500 kilómetros de Caracas, Chávez –que busca ser reelecto por seis años más tras catorce en el poder– hizo una autocrítica que algunos analistas leyeron como la confirmación de que en el partido del gobierno no están tan seguros de ganar por 20 puntos como afirman.»

Aquí la imprecisión deliberada. «Algunos analistas». ¿Quiénes? ¿Qué dijeron exactamente? No decimos aquí que estos analistas no existan, pero la obligación del periodista es alcanzar, siempre, la máxima precisión posible en sus trabajos.

Luego continúa: «Chávez le habló a los que lo votaron y sienten cansancio ante tres años consecutivos con inflación de dos dígitos, planes sociales que no llegan, un déficit habitacional crónico y uno de los índices de homicidios más altos de América Latina y del mundo.» Ya teníamos mentiras y afirmaciones sin fuentes. Aquí el artículo agrega interpretaciones antojadizas.

Si las cosas son como dice Clarín, ¿cómo se explica que previo a las elecciones legislativas de 2010 la aceptación de la gestión del presidente Chávez apenas superaba el 40 por ciento y ahora trepa a más de 60%? Justo en la etapa que la nota dice que crece el descontento, al menos tres trabajos de opinión pública hablan de una creciente valoración positiva de la gestión del presidente. (3)

El artículo vuelve a la señora del elaborado textual inicial, agrega que se trata de una vecina de Petare, zona a la que la periodista califica como «una de las barriadas más pobres de América del Sur». Falso. Petare es un enorme emplazamiento popular, uno de los más grandes de América Latina, pero no es el «más pobre», no podría serlo jamás en un país que, según datos de organismos internacionales, es el menos desigual de América Latina y donde ya se cumplieron las metas del milenio en materia social.

Sigue la nota: «la pobreza es una de las variables en la balanza de los votos. Lo dicen los números oficiales: la cantidad de venezolanos que viven en pobreza disminuyó más entre el 2004 y el 2007 , pero desde ese año no varió y fue en esos tiempos cuando la oposición tuvo mejor desempeño electoral.» Otra interpretación caprichosa. Efectivamente en 2010 la oposición tuvo un buen desempeño, pero se trataba de elecciones legislativas y no de presidente. El artículo elude una mención necesaria: en cada elección donde estuvo en juego la permanencia en el gobierno del presidente Hugo Chávez los resultados fueron contundentes (referéndum de 2004, presidenciales de 2006, enmienda constitucional para permitir la reelección en 2009).

El artículo vuelve a los «chavistas desilusionados», y manipulando antojadizamente los datos de las encuestas de una sola encuestadora (que igual lo da ganador a Chávez) terminando sugiriendo que Capriles podría ganar si el 11% de indecisos que registra la empresa Datanálisis le dan su voto.

En ninguna elección en ningún país del mundo los que se manifiestan indecisos terminan volcándose totalmente a favor d una única opción. El comportamiento más habitual es que se repartan proporcionalmente al voto de lo que ya se decidieron. Hay por lo menos tres encuestadoras reconocidas que dicen en sus últimos trabajos que los indecisos no decidirán la elección. Pero la enviada especial las obvia deliberadamente. Es lógico: de otra forma toda la estructura del artículo caería.

Me viene la cabeza una frase que no recuerdo si tiene autor determinado, pero es reveladora de ciertas prácticas pseudo-periodísticas: «no dejes que la realidad arruine una buena historia».

 

Notas: 

(1) Artículo en la web de Clarín: Chávez apuesta a la autocrítica para seducir a los desilusionados

(2) Un buen trabajo de Ana Navea en AVN sobre el panorama final de las encuestas. Victoria de Chávez se presenta en todos los escenarios

(3) Hinterlaces, Consultores 30.11 y GIS XXI coinciden en que hay altos niveles de aceptación de la gestión y confianza en el presidente, que superan incluso sus porcentajes de intención de voto.