La tesis del asesinato selectivo en el crimen de Robert Serra

120

Jesús Silva R.

Lo hemos denunciado detalladamente por diversos medios de comunicación, 300 ONG estan siendo financiadas desde gobiernos y empresas dentro y fuera del país para implementar el terrorismo político en Venezuela. Ver nuestra denuncia en VTV (Video) 

No es una fábula, es una realidad, existe un plan nacional para el asesinato selectivo contra dirigentes políticos socialistas de nivel medio.

El plan es selectivo porque la delincuencia organizada de extrema derecha selecciona sus víctimas, quienes deben tener una labor significativa dentro del proceso revolucionario para de ese modo golpear la moral del pueblo chavista que verá morir a sus dirigentes.

El plan es político porque se inspira en el fascismo, dicho más claramente, la ideología que niega la existencia de los derechos humanos y mata en nombre de la conquista del poder.

El plan es contra dirigentes de nivel medio porque resulta más fácil asesinarlos ya que no poseen dispositivo de seguridad, ni escoltas, ni guardaespaldas y simplemente son chavistas de a pie pero que son conocidos a nivel comunitario, regional y a veces nacional.

El plan es continuado, busca permanecer en el tiempo, ya que las guarimbas resulta económicamente costosas por el financiamiento a los guarimberos en las calles.

El asesinato selectivo tiene objetivos puntuales que generan mayor conmoción.

El plan es tripartito, incluye empresarios que ponen la plata, políticos que difunden la propaganda y estudiantes intoxicados de odio político que ponen la multitud para calentar las calles y generar la falsa sensación de mayoría en la sociedad.

El plan es terrorista y golpista, pretende crear pánico en la población y sembrar la idea que la paz solo es posible saliendo del gobierno de Nicolás Maduro.

Se asemeja a lo cometido por los mercenarios contras en Nicaragua contra la Revolución Sandinista luego de 10 años de violencia armada pagada por EEUU para derrocar a Daniel Ortega.

El plan es minoritario pero económicamente poderoso, lo dirige un ala radical sin chance electoral pero recibe financiamiento interno y externo además tiene lobby en centros de poder de las grandes potencias capitalistas, la primera de ellas los

El plan acecha el mundo militar, busca lograr influencia en sectores de la FANB para crear un foco de insurrección que deteriore la gobernabilidad.

El plan busca alianzas foráneas, una vez que se convenza a la comunidad que con Maduro el caos nacional existe y es irremediable, se pretenden sanciones jurídicas severas desdee la ONU, la OEA, etc, contra Venezuela y hasta se habla de bloqueo comercial o intervención extranjera.

No queremos más casos de revolucionarios desprotegidos frente a la violencia fascista organizada, no más un Eliécer Otaiza, ni un Danilo Anderson.

Llamamos al debate político y acciones concretas, desde lo más alto del Poder Público Nacional, el PSUV, el polo, movimientos sociales, estudiantes, bases militantes, contra el terrorismo fascista que se expande en la Patria.

Mañana cualquier otro revolucionario podría ser el siguiente objetivo de los terroristas intoxicados de odio políticos bajo las órdenes de una estructura de delincuencia fascista organizada.