Guatemala más a la derecha: asumió Perez Molina

23

El general (r) Otto Pérez Molina asumió como presidente de Guatemala en un acto solemne ante el pleno del Congreso, reunido en el Domo Polideportivo de la capital guatemalteca, y es el octavo mandatario y el único militar desde la restauración democrática, que deberá hacer frente a un complejo panorama socio-económico, marcado por la violencia social y política.

Telam

Pérez Molina recibió la banda presidencial de manos del presidente del Congreso, Gudy Rivera, luego de que se la entregara el mandatario saliente, Alvaro Colom, quien durante su gestión acercó a Guatemala a los organismos regionales que integran los países de América Latina, informó la cadena regional de TV Telesur.

El nuevo mandatario es líder del Partido Patriota, una fuerza de derecha cuyo logo es un puño en alto y que centró su campaña en la promesa de “orden y mano dura” para enfrentar al crimen organizado que asola a la sociedad y que, según los analistas guatemaltecos, ha minado todos los estamentos del país.

Por lo ponto, el nuevo mandatario asume con el desafío inmediato de resolver el asesinato a tiros del diputado Valentín Leal y su hermano Erick, ocurrido ayer.

El legislador fue reelecto en las elecciones del 11 de septiembre por el partido Libertad Democrática Renovada (Líder), cuyo candidato presidencial, Manuel Baldizón, compitió con Pérez Molina en el ballotage presidencial del 6 de noviembre.

Tras esa segunda vuelta que consagró al candidato Patriota, Leal había anunciado su pase a la bancada oficialista, razón por la cual había recibido amenazas, según confirmó la flamante vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, destaca un despacho de la agencia Prensa Latina.

En este marco de tensión, no parecieron extrañas las fuertes medidas de seguridad y controles que debieron pasar los asistentes al Domo Polideportivo, ubicado en la Zona 13 de la ciudad, y con capacidad para 5.200 invitados.

El escenario elegido para la asunción generó tensión entre los gobiernos entrante y saliente, porque rompe con la tradición de los últimos 12 años, cuando el lugar elegido fue el Teatro Nacional Miguel Angel Asturias.

El operativo comprendió el despliegue de unos 2.000 efectivos de la Policía, apoyados por el Ejército con unidades antiexplosivos y de élite en la sede de la ceremonia, a la que acudieron invitados de unos 85 países.

Entre los asistentes a la ceremonia figuran 12 jefes de Estado, entre ellos Juan Manuel Santos, de Colombia; Felipe Calderón, de México; Daniel Ortega, de Nicaragua; Porfirio Lobo, de Honduras; Ricardo Marinelli, de Panamá; Mauricio Funes, de El Salvador; Laura Chinchilla, de Costa Rica, y el príncipe Felipe de Borbón, en representación de España.

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, quien había anunciado su interés por estar presente, canceló su decisión de incluir a Guatemala como parte de su gira por varios países de América Latina que fue seguida con particular atención por Estados Unidos, que protagoniza en estos momentos una escalada de tensión con el país asiático.

Tras la jura, el nuevo presidente celebraba un acto público en las afueras del centro polideportivo y luego asistirá a una misa en la Catedral.