Gobierno de Bolivia denuncia que paro médico carece de motivo legal

19

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, anunció que el gobierno dejó sin efecto el decreto que extendía de 6 a 8 horas la jornada laboral de médicos y demás trabajadores del sector de la salud, a petición de las organizaciones sociales debido a las afectaciones y problemas que estaba causando el paro laboral en ese ramo.

Telesur

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, afirmó que los médicos y trabajadores de la salud no tienen motivo legal para continuar con el paro indefinido de actividades, luego que el presidente Evo Morales suspendió el Decreto Supremo que extendía la jornada laboral de los médicos a ocho horas.

Durante una rueda de prensa ofrecida este lunes, García Linera instó a los profesionales de la salud a levantar el “injustificado, caprichoso, político y criminal” paro que mantienen desde hace más de 40 días.

“A los médicos, enfermeras y los trabajadores les decimos de manera muy franca y muy respetuosa que no tienen ningún motivo para manterner sus medidas de presión. No existe ningún motivo legal, ni constitucional, ni orgánico”, acotó.

El funcionario detalló que la postura asumida por los médicos bolivianos “es caprichosa”, debido a que no hay justificativo para mantener la huelga porque el decreto fue suspendido el pasado viernes por el Jefe de Estado, por lo que no está en vigencia.

Señaló que las acciones de los galenos son abusivas porque representan un maltrato al paciente, quien debe suspender su operación y arriesgar su vida. También porque exigen que se les cancele por el mes de paro.

El vicepresidente indicó que “durante un mes han crucificado al pueblo boliviano, no les importó el dolor de la familia boliviana y ahora dicen páguenme”. Consideró al paro como “criminal”, porque jamás deber ser negado a la población la asistencia médica.

En tal sentido, responsabilizó a la dirigencia de los médicos de algún fallecimiento. «Cualquier nueva muerte de un paciente es responsabilidad de dirigentes caprichosos, enemigos de Bolivia porque no les duele que haya gente enferma en la calle llorando por una atención médica», apuntó.

El pasado viernes el presidente Evo Morales anunció la suspensión del Decreto Supremo e informó que en julio próximo se llevará a cabo la I Cumbre para la Revolución de la Salud Pública de ese país, en la que participarán los distintos sectores sociales para promover un sistema de salud de calidad en el país.