Giran orden de arresto a Borges, “canciller” de Guaidó: ¿Colombia lo protegerá?

113

Victoria Korn

La fiscalía general venezolana ordenó la detención de Julio Borges, el ex responsable de Relaciones Exteriores del farsesco “gobierno interino made in USA” de Juan Guaidó, por su presunto vínculo con un fallido golpe de Estado para derrocar al presidente Nicolás Maduro el 30 de abril de 2019, denominado “Operación libertad”.

Borges, que ya contaba con dos órdenes de aprehensión previas. Despachaba desde Colombia, donde estaba refugiado y protegido por el gobierno del expresidente ultraderechista Iván Duque. ¿Seguirá el gobierno de Gustavo Petro protegiéndolo?Borges explicó en Bogotá el peligro que representa Maduro para la región

El fiscal general Tarek William Saab indicó que la medida judicial contra Borges, quien fue uno de los fundadores del partido Primero Justicia y representante del “gobierno interino” ante el Grupo de Lima,  es por los delitos de traición a la patria, conspiración y asociación para delinquir. La orden se produjo luego del señalamiento que el dirigente de partido opositor Voluntad Popular, Leopoldo López, hizo en reciente rueda de prensa virtual con medios extranjeros.

Desde Madrid, donde se le concedió asilo, López señaló que Borges tuvo una participación directa y esencial en los hechos de abril de 2019, cuando él mismo y Guaidó encabezaron una fracasada rebelión militar. Horas después, Borges manifestó en Twitter que la nueva orden de arresto en su contra es un acto de persecución de la dictadura, como llama al gobierno de Maduro.

Borges, quien en enero de 2017 fue designado por un año presidente de la Asamblea Nacional, entonces de mayoría opositora, vive en Colombia en condición de refugiado luego de que le abrieron dos procesos judiciales, entre ellos, uno relacionado con la disputa de 30 toneladas del oro venezolano depositado y secuestrado en el Banco de Inglaterra. El gobierno constitucional ha intentado recuperarlo desde octubre de 2018.

Después de la Operación Libertad: tres posibles escenarios para Venezuela -  InfobaeEn 2018 Borges emitió una carta al Banco de Inglaterra para evitar que el oro que Venezuela posee allí fuese repatriado y cayese en manos del gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Ya en diciembre de 2021 había renunciado a su ficticio cargo de “canciller”, cuando enumeró una serie de errores y contradicciones que a su juicio el interinato de Guaidó cometió desde 2019. “No hay ruta, no hay unidad y no hay estrategia”, expresó “El Gobierno interino era un instrumento para salir de la dictadura, pero se ha deformado hasta convertirse en una especie de fin en sí mismo, manejado por una casta que existe allí. Se ha burocratizado y ya no cumple con su función”, sentenció Borges.

La lucha era por apropiarse de los fondos y empresas venezolanas en el exterior, contando para ello con el bloqueo y las “sanciones” de Estados Unidos y la Unión Europea. A Guaidó sus secuaces le han cuestionado especialmente el manejo de los fondos con los que el gobierno de transición se financia y administra.  Guaidó respondió que “EEUU. ha dejado muy claro que me reconoce como presidente de Venezuela. Eso no ha cambiado ni va a cambiar”Venezuela: importante opositor dice que el gobierno de Guaidó debe  desaparecer

Mientras, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, aseguró que tanto Leopoldo López como Julio Borges “son unos ‘prancitos’ de la política”, al destacar que se acusan de ladrones y, a su juicio, “los dos tienen razón”. López acusó a Borges de corrupto y de sabotear el “interinato” de Juan Guaidó.

Durante la acostumbrada rueda de prensa semanal del PSUV, Cabello indico que “Todos ellos (la dirigencia de la derecha) están metidos en la trama del pillaje, del robo contra los activos de esta Patria” y destacó que no le sorprenden las acusaciones de López contra Borges, sin embargo, se cuestiona “¿por qué sale diciéndolo ahorita? Él sabía eso desde hace tiempo. Es una pelea a cuchillos que no tiene nada que ver con lo robado, es para ver quién prevalece, quién sobrevive (…) Son unos ‘prancitos’ de la política”, enfatizó

El pranato es una forma de organización delictiva de Venezuela constituida por criminales denominados pran (preso rematado, asesino nato), un criminal que mantiene el liderazgo y control de un penal, ya sea una cárcel, prisión o sitio de reclusión de un grupo de reos que están bajo condena o en espera de una, y en muchos casos, en espera de un juicio.

**Periodista venezolana, analista de temas de Centroamérica y el Caribe,  asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)