En Washington exigen a Biden poner fin a la persecución contra Julian Assange

81

Mirko Trudeau

Cientos de intelectuales, abogados, activistas en defensa de derechos civiles, legisladores y periodistas se reunieron en el Club Nacional de Periodistas de Washington para demandar que el presidente Joe Biden deseche todos los cargos criminales contra Juilan Assange y ponga fin a la persecución del fundador de Wikileaks, encarcelado en Inglaterra en la antesala de ser extraditado a Estados Unidos.

El Tribunal Belmarsh, llamado así por el nombre de la prisión donde está ahora Assange, incluyó testimonios sobre los crecientes intentos para usar leyes estadunidenses y la seguridad nacional para minar la libertad de prensa. Allí se informó sobre reuniones recientes con el presidente de México, Andres Manuel López Obrador, y otros mandatarios latinoamericanos, quienes ofrecieron su apoyo en el esfuerzo internacional para liberar al periodista australiano, señala un informe de Jim Cason.

Assange está formalmente acusado de violar la Ley de Espionaje –promulgada hace un siglo para perseguir a espías alemanes durante la Primera Guerra Mundial– por obtener y publicar documentos militares y diplomáticos secretos. Obligar al gobierno a rendir cuentas es central a la misión de una prensa libre y una democracia funcional, afirmó Katrina vanden Heuvel, directora de la revista The Nation, publicación que ha exigido desde el inicio del caso que los cargos sean desechados.

Los diarios El País, Le Monde, The Guardian, New York Times Der Spiegel pidieron en noviembre a EEUU que retire los cargos contra el fundador de WikiLeaks, Estos cinco grandes medios colaboraron hace doce años para filtrar extractos de los 250 mil documentos comprometedores obtenidos por el periodista australiano, que fueron filtrados a WikiLeaks por la entonces soldado Chelsea Manning.

El intelectual Noam Chomsky agregó que la Ley de Espionaje no tiene lugar en una sociedad libre y democrática, y afirmó que “no debe sorprendernos que está siendo utilizada para castigar a periodistas… informar a los ciudadanos qué está haciendo el gobierno en su nombre es un delito imperdonable en opinión de muchos mandatarios”.

El gobierno de Biden continuará con la extradición de Julian Assange - World Socialist Web SiteDaniel Ellsberg, quien hace más de 50 años fue el funcionario estadunidense que filtró los llamados Papeles del Pentágono al The New York Times, declaró  que la Ley de Espionaje tiene un conflicto fundamental con los derechos de libre expresión garantizados por la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense.

A los políticos no les gusta ser cuestionados sobre las decisiones que toman, explicó Jeremy Corbyn, el ex líder del Partido Laboral británico, ero eso es fundamental para una democracia funcional, subrayó al llamar a políticos electos en Estados Unidos a sumarse a la demanda de que Washington desestime los cargos contra Assange: su silencio hace que las cosas estén peor para la democracia, dijo.

En tiempos recientes, varios senadores estadunidenses, incluyendo Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Ron Wyden, así como diputados como Ro Khanna han condenado la persecución de Assange, pero aunque Biden si deploró el acoso de periodistas cuando era candidato, ha permitido que proceda la solicitud para extraditar al australiano.

Ben Wizner, abogado especializado en libertades civiles estadounidenses y quien ha defendido a varios filtradores de información oficial, comentó ante el tribunal que los documentos oficiales divulgados por Wikileaks fueron esenciales para comprobar que elementos de las fuerzas militares estadunidenses estaban asesinado intencionalmente a civiles en la guerra en Afganistán, que aliados de Washington estaban torturando a prisioneros y que tenían sitios negros donde martirizaban a sospechosos.

Algunos de esos informes fueron personalmente distribuidos por Assange en este mismo Club Nacional de Periodistas hace una década, recordó Wizner.

Los apoyos latinoamericanos

Entre las partes más emotivas de la sesión del Tribunal Belmarsh este vienes fue el informe de Kristinn Hrafnsson, editor en jefe de Wikileaks, de sus visitas con cinco mandatarios latinoamericanos quienes se han sumado al llamado para liberar a Assange.

El periodista islandés, quien tuvo que participar por video por consejo de sus abogados de que podría correr peligro de ser arrestado si viajaba a Estados Unidos, subrayó que López Obrador ha apoyado de manera constante a Julian. El aplauso más fuerte de la sesión fue cuando Hrafnsson informó que el presidente mexicano se había comprometido a abordar este tema con el presidente Biden.

El caso estadounidense contra Assange ha sido debilitado de manera significativa por la publicación de nuevas directrices sobre procuración judicial del Departamento de Justicia publicadas en octubre de 2022, las cuales explícitamente evitan acusar a organizaciones de noticias que reciben y publican información oficial clasificada, incluyendo de fuentes anónimas, como se configura en las acusaciones contra Assange.

Hrafnsson indicó que, con base en estas nuevas directrices, 17 de los 18 cargos en la acusación estadounidense contra Assange deben ser descartadas.

El integrante del consejo de Progressive International –organizador de este tribunal– Srecko Horvat, , concluyó el evento llamando al gobierno de Biden a desechar los cargos contra Assange: nos corresponde a todos presionar al gobierno de Biden para que actúe. El evento cerró con un video de Roger Waters tocando Wish You Were Here.

*Analista del Observatorio de Estudios Macroeconómicos de Nueva York, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)