El primer ministro egipcio pide unidad, mientras los jóvenes se enfrentan a los soldados

27

El primer ministro egipcio, Kamal Ganzuri, hizo, tras los disturbios del viernes en El Cairo, un llamamiento a la unidad de todas las fuerzas políticas del país, mientras jóvenes manifestantes volvían a enfrentarse en las calles con tropas del ejército.

Télam

«Egipto vive una fase que necesita de la unidad de todas las fuerzas políticas y grupos sociales», expresó el primer ministro, en una rueda de prensa transmitida por la televisión egipcia y la cadena estadounidense CNN.

Además, Ganzuri responsabilizó a los manifestantes por los disturbios producidos, y afirmó que ni las fuerzas de seguridad ni el ejército emplearon la fuerza contra los civiles.

Mientras tanto, cientos de soldados egipcios irrumpieron hoy en la Plaza Tahrir de El Cairo, persiguieron y golpearon a manifestantes, y destrozaron cámaras de televisión de equipos periodísticos, en el segundo día consecutivo de represión contra quienes protestan contra los militares en el poder.

Las escenas de violencia y caos ponen de relieve las tensiones entre el consejo militar gobernante, que asumió el poder tras el derrocamiento de Hosni Mubarak, y los activistas que demandan a los generales la transferencia inmediata de la autoridad a los civiles.

Los enfrentamientos fueron similares a la lucha callejera que se desató durante varios días en noviembre entre manifestantes jóvenes y fuerzas de seguridad con un saldo de más de 40 muertos.

Al menos ocho personas murieron y otras 300 resultaron heridas ayer durante los enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y fuerzas de seguridad en El Cairo, de acuerdo al último balance difundido hoy por el Ministerio de Sanidad.

Los choques se iniciaron debido a la violenta disolución por parte de las fuerzas de seguridad de un campamento frente a la sede del gobierno, reseñó la agencia de noticias DPA.

Cientos de manifestantes acudieron en ayuda de las personas que acampaban cuando comenzó el enfrentamiento con la policía militar.

Según informaron medios de prensa estatales, los activistas incendiaron un edificio perteneciente a las autoridades de caminos y puentes, situado cerca del parlamento.

En esta zona cercana a la plaza de Tahrir llovían piedras, ardían barricadas y se levantaba una nube de humo negro.

Las protestas eran contra la junta militar, que asumió el poder tras el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak, en febrero.

Los manifestantes que acampaban frente a la sede del gobierno pretendían impedir que el ejecutivo de transición nombrado por los militares y liderado por Ganzuri, asumiera sus funciones.