El Partido Socialista abandonó el gobierno de Dilma Rousseff

22

Los socialistas brasileños anunciaron su retiro de la coalición de gobierno, y advirtieron que aunque no pasará a la oposición se mantendrán “independientes” y señalaron que analizarán la posibilidad de llevar una “candidatura propia” a las próximas presidenciales del 2014.

Télam
“Estamos dejando el gobierno y entregando los cargos que ocupamos para discutir libremente sobre el futuro de Brasil”, afirmó el presidente del PSB y gobernador del estado Pernambuco, Eduardo Campos.

El PSB, que aportaba dos ministros, 27 diputados y cuatro senadores a la coalición oficialista, se va del gobierno con “respeto por la presidenta” Dilma Rousseff, señaló Campos, citado por la agencia de noticias Estado.

“No vamos a abandonar nuestro campo político”, dijo el jefe del PSB, pero aclaró que a partir de ahora será “más fácil hablar (públicamente) de las divergencias”, y señaló que su partido queda libre para discutir la sucesión presidencial del año que viene.

“No vamos a entregar los cargos y pasar directamente a la oposición”, subrayó Campos -quien se baraja como posible candidato presidencial para esos comicios en los que Rousseff aspirará a ser reelecta-, pero indicó que el PSB adoptará a partir de ahora una postura “independiente” y “apoyará todo lo que crea que es correcto”.

Al PSB pertenecen los actuales ministros de Integración Nacional, Fernando Bezerra, y de la Secretaría Especial de Puertos, José Leonidas Cristino.

“Estaremos libres para debatir el futuro de Brasil e inclusive debatir la posibilidad de tener o no una candidatura (presidencial) propia en 2014, que es un deseo de nuestra militancia”, afirmó el gobernador, según reportó la agencia EFE.

“Estaremos libres para debatir la posibilidad de tener o no una candidatura presidencial propia»
Eduardo Campos
Bezerra, quien participó hoy de la reunión de la dirección nacional del PSB en la que se decidió abandonar el gobierno, dijo antes de ese encuentro que pretendía acatar la determinación del partido, con lo cual dio a entender que renunciaría a su cargo.

Cristino no se pronunció sobre el asunto y tampoco participó de la reunión, pues se encuentra en Panamá en una visita oficial.

El jefe del grupo del PSB en la Cámara de Diputados, Beto Albuquerque, subrayó que los legisladores de ese partido acatarán la postura «independiente» aprobada hoy, pero indicó que hay un claro «divorcio» entre esa formación y el gobierno. «Y divorcio siempre es divorcio, sea amigable o no», apuntó.

Además de poseer esa fuerza parlamentaria, el PSB gobierna los estados Amapá, Ceará, Espíritu Santo, Paraiba, además de Pernambuco, en los que cuenta con el apoyo del Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff.

Sin embargo, Albuquerque declaró que así como el PSB entregará los cargos que ocupa en el gobierno federal, el PT «debería» hacer lo propio en esas cinco administraciones regionales.

En cambio, el presidente del PSB dijo que los cargos del PT en los estados gobernados por ese partido «no estuvieron en discusión en la reunión de esta mañana» en la que se decidió anunciar el alejamiento del gobierno de Brasil.

Hasta esta tarde, la decisión aún no había sido informada oficialmente a Rousseff, con quien Campos anunció que esperaba reunirse hoy mismo o mañana para comunicarle la «irreversible» salida del PSB del gobierno.

Campos también negó que la presión del PT hubiese acelerado el proceso del PSB o provocado descontentos.

Durante una rueda de prensa, el gobernador recordó que su partido llegó a pensar en su salida de la administración de Rousseff en junio, durante las masivas protestas sociales, pero llegaron a la conclusión de que en esa situación no podían dejar el gobierno.