El multiplicador de propaganda, los controladores de la información

14

Swiss Propaganda Research

Siempre tienes que hacerte la pregunta: ¿por qué obtengo esta información precisa, de esta manera precisa, en este preciso momento? Al final, estas son siempre cuestiones de poder. Konrad Hummler, banquero y jefe de la prensa suiza

Es uno de los aspectos más importantes de nuestro sistema de medios y, sin embargo, es muy poco conocido: la mayor parte de la información internacional publicada en los medios occidentales solo es proporcionada por tres agencias de prensa globales con sede en Nueva York, Londres. y París. Resultado de imagen para información propaganda

El papel clave desempeñado por estas agencias significa que los medios de comunicación occidentales a menudo tratan los mismos temas y los describen de la misma manera. Además, los gobiernos, las agencias militares y de inteligencia utilizan estas agencias de noticias globales como multiplicadores para difundir sus mensajes en todo el mundo.

Un estudio sobre la cobertura de la guerra siria realizado por 9 periódicos europeos líderes ilustra claramente este problema: el 78% de los artículos se basaron en informes de agencias y el 0% en trabajos de investigación. Además, el 82% de los stands y las entrevistas estuvieron a favor de la intervención de Estados Unidos y la OTAN, mientras que la desinformación se atribuyó exclusivamente a la parte contraria.

El multiplicador de propaganda

Introducción: «algo extraño»

«¿Cómo saben los periódicos lo que saben?» La respuesta a esta pregunta puede sorprender a sus lectores: «La fuente principal son las agencias de noticias. En cierto modo, estas agencias, que operan casi anónimamente, son la clave de los eventos mundiales. ¿Cuáles son sus nombres, cómo funcionan y quién los financia? Para juzgar la calidad de la información en Oriente como en Occidente, es necesario conocer las respuestas a estas preguntas. «(Höhne 1977, p. 11)

Como señala un investigador de medios suizo, «las agencias de noticias son el principal proveedor de medios de comunicación. Ningún periódico diario puede sobrevivir sin ellos. Por lo tanto, las agencias influyen en nuestra imagen del mundo; lo que sí sabemos es lo que seleccionaron. «(Blum 1995, p. 9)

Dada su importancia, es sorprendente que estas agencias apenas sean conocidas por el público: “la mayoría de las personas desconocen su existencia … mientras que juegan un papel preponderante en el mercado de la información. Pero a pesar de eso, nunca les prestamos demasiada atención. «(Schulten-Jaspers 2013, p. 13)

Incluso el jefe de una agencia de prensa reconoció esto: “Hay algo extraño con las agencias de prensa. Son poco conocidos por el público. A diferencia de los periódicos, su actividad no está en el centro de atención y, sin embargo, se encuentran en la fuente de cada artículo. «(Segbers 2007, p. 9)

«El centro neurálgico del sistema de medios»

Entonces, ¿cuáles son los nombres de estas agencias que son «la fuente de cada artículo»? Solo hay tres:

  1. Associated Press (Estados Unidos), 4000 empleados en todo el mundo. La AP es propiedad de los medios estadounidenses y tiene su sede en Nueva York. AP News es utilizado por 12,000 medios de comunicación internacionales, llegando a más de la mitad de la población mundial todos los días.
  2. Agence France Presse ( Francia), casi gubernamental, con sede en París, 4000 empleados. AFP envía más de 3.000 despachos y fotos todos los días a los medios de todo el mundo.
  3. Reuters (Gran Bretaña), empresa privada, 3000 empleados. Reuters fue comprada en 2008 por el jefe de medios canadiense Thomson, una de las 25 personas más ricas del mundo, para convertirse en Thomson Reuters, con sede en Nueva York.

Varios países también tienen sus propias agencias de prensa, como la DPA alemana, la APA austriaca y la SDA suiza. Pero para las noticias internacionales, las agencias nacionales generalmente se adhieren a estas tres agencias globales y simplemente copian y traducen sus artículos.

logos_agenturen

Las tres agencias de noticias mundiales Reuters, AFP y AP, y las tres agencias nacionales de los países de habla alemana de Austria (APA), Alemania (DPA) y Suiza (SDA).

Wolfgang Vyslozil, ex director de la APA, describió su papel en estos términos: “Las agencias de noticias rara vez son visibles para el público. Son el tipo de medio más influyente y menos conocido. Son instituciones clave de suma importancia para todos los medios de comunicación. Estos son los centros nerviosos que conectan todas las partes del sistema. «(Segbers 2007, p.10)

Abreviatura pequeña, gran efecto

Sin embargo, existe una explicación simple del hecho de que estas agencias, a pesar de su importancia, son tan poco conocidas por el público en general. Para citar a un profesor de periodismo suizo: “La radio y la televisión no citan sus fuentes en general, y solo los especialistas saben cómo descifrar referencias en revistas. «(Blum 1995, p. 9)

Sin embargo, las razones de esta discreción son bastante claras: los periódicos no están particularmente inclinados a dejar que sus lectores se den cuenta de que no han proporcionado trabajo de investigación para la mayoría de sus artículos.

Aquí hay ejemplos de cómo se mencionan las fuentes en los principales medios de comunicación europeos. Junto a las abreviaturas de las agencias están las iniciales de los periodistas que editaron el despacho.

Agenturen-QUELLEN

Agencias de noticias como fuentes de artículos periodísticos.

Los periódicos a veces usan artículos sin citar su fuente. Un estudio realizado por el Swiss Research Institute for the Public Sphere and Society, realizado en la Universidad de Zurich en 2011, llegó a la siguiente conclusión (FOEG 2011):

“Los artículos de la agencia se usan en su totalidad sin citar su origen, o se reescriben parcialmente para parecer contribuciones editoriales. Además, a menudo se sazonan sin mucho esfuerzo: por ejemplo, agregamos un gráfico o una imagen y se presenta como un artículo destacado. «

Las agencias desempeñan un papel destacado, no solo en la prensa sino también en la transmisión pública y privada. Esto lo confirma Volker Braeutigam, quien trabajó para el canal público ARD durante diez años y ve con un ojo crítico el dominio de estas agencias:

“Uno de los problemas fundamentales es que la redacción de ARD solo basa su información en tres fuentes: DPA / AP, Reuters y AFP; uno es alemán-estadounidense, el otro es británico y el tercero francés. El periodista que trabaja en un tema solo tiene que seleccionar los pasajes que considera esenciales, reorganizarlos y pegarlos con algunos adornos. «

Radio Télévision Suisse también se basa en estas agencias. A los espectadores que les preguntaron por qué no habían hablado de una marcha por la paz en Ucrania, los periodistas respondieron: «Hasta la fecha, no hemos recibido información ni información de agencias independientes Reuters, AP y AFP». material de video sobre esta caminata «.

De hecho, no solo el texto, sino también las imágenes y videos que vemos en los medios todos los días, provienen principalmente de estas agencias. Lo que el público no iniciado ve como el trabajo de los periodistas en su país, es solo una copia de los despachos de Nueva York, Londres y París.

Algunos medios van aún más lejos y, por falta de recursos, subcontratan todos los asuntos internacionales a una agencia. También es bien sabido que muchos sitios web solo publican despachos de agencias (ver Paterson 2007, Johnston 2011, MacGregor 2013).

Al final, esta dependencia de las agencias globales crea una sorprendente similitud en el tratamiento de las noticias internacionales: desde Viena hasta Washington, los medios tratan los mismos temas, con las mismas palabras, un fenómeno que tenderíamos asociarse con los «medios bajo control» de los estados totalitarios.

Aquí hay ejemplos de publicaciones alemanas e internacionales. Podemos ver que a pesar de la objetividad que afirman, a veces aparece un ligero sesgo geopolítico.

«Putin amenaza», «Irán provoca», «se preocupa por la OTAN», «el bastión del régimen»: similitudes en contenido y redacción debido a informes de agencias de noticias mundiales.

El papel de los corresponsales.

La mayoría de nuestros medios no tienen corresponsal extranjero, por lo que no tienen más remedio que depender completamente de agencias globales. Pero, ¿qué pasa con los principales diarios y televisiones que tienen corresponsales? En los países de habla alemana, estos son periódicos como NZZ, FAZ, Süddeutsche Zeitung, Welt y las emisoras públicas.

En primer lugar, hay que tener en cuenta la escala de magnitud: si las agencias globales tienen varios miles de empleados en todo el mundo, incluso el periódico suizo NZZ, conocido por sus informes internacionales, mantiene solo 35 corresponsales extranjeros, incluidos sus representantes de ventas. En países tan grandes como China o India, solo hay un corresponsal; toda América del Sur está cubierta por solo dos periodistas, mientras que en África no hay un solo permanente.

Agregue a eso que en las zonas de guerra, los corresponsales rara vez se arriesgan a ir al campo. Para la guerra siria, por ejemplo, muchos periodistas informaron desde Estambul, Beirut, El Cairo o incluso Chipre, y la mayoría de ellos no hablaba árabe.

Entonces, ¿cómo encuentran los corresponsales su información? Nuevamente, gracias a las agencias. El corresponsal holandés en Medio Oriente Joris Luyendijk dio una descripción impresionante del trabajo de los corresponsales y su dependencia de las agencias en su libro «Gente como nosotros: la tergiversación de Medio Oriente»:

“Me imaginaba corresponsales como historiadores del presente. Cuando sucedió un evento importante, fueron allí, trataron de entender lo que estaba sucediendo e informaron. Pero no iba a tratar de entender lo que estaba pasando; se había hecho por mucho tiempo. Seguí el movimiento para hacer un informe sobre el terreno.

Los editores llamaron cuando sucedió algo, me enviaron los despachos de la agencia y los reformulé para la radio o la prensa. Para mi jerarquía, era más importante saber que podían alcanzarme en el campo que saber que entendía lo que estaba sucediendo. Las agencias proporcionaron suficiente información para poder escribir o hablar sobre cualquier crisis o cumbre mundial.

Es por eso que a menudo vemos las mismas imágenes y las mismas historias en todos los medios. En las oficinas de Londres, París, Berlín o Washington, todos pensaban que los temas malos aparecían en los titulares y que seguíamos a las agencias con demasiada servidumbre.

Uno se imagina que los corresponsales hacen la información, pero en realidad la prensa funciona como una línea de montaje en una panadería industrial. Los corresponsales están al final de la cadena, y actúan como si hubieran horneado el pan ellos mismos cuando lo acababan de envolver.

Un amigo me preguntó cómo pude responder a todas las preguntas del presentador sin dudarlo. Cuando respondí que sabíamos todas las preguntas de antemano, estaba indignado. Acababa de darse cuenta de que todo lo que había visto y oído durante décadas no era más que teatro. «(Luyendjik 2009, p. 20-22, 76, 189)

En otras palabras, los corresponsales generalmente no tienen los medios para realizar una investigación independiente, y solo tienen que repetir y reforzar los temas prescritos por las agencias de noticias: este es el «efecto principal».

Además, por razones presupuestarias, muchas organizaciones de prensa comparten sus corresponsales: dentro de un grupo de medios, los mismos informes internacionales son utilizados por diferentes títulos, lo que no contribuye de ninguna manera a la diversidad de puntos de vista.

«Lo que la agencia no habla no sucede»

El papel central de las agencias de noticias también explica por qué, en conflictos internacionales, los medios utilizan las mismas fuentes. En la Guerra de Siria, por ejemplo, el «Observatorio Sirio de Derechos Humanos», una dudosa organización compuesta por un solo hombre con sede en Londres, es una fuente recurrente. Los medios de comunicación no mostraron mucho interés en este «Observatorio», ya que su director es difícil de alcanzar, incluso para los periodistas.

Sin embargo, fue este «Observatorio» el que entregó sus artículos a las agencias mundiales, que luego los distribuyeron a miles de redacciones, que a su vez «informaron» a millones de lectores y televidentes de todo el mundo. Pero no muchas personas trataron de averiguar por qué las agencias se refirieron a este extraño «Observatorio», o quién lo financió.

El ex editor en jefe de la agencia de prensa alemana DPA, Manfred Steffens, escribe en su libro «Le Business de l’Info»:

«La información no se vuelve correcta solo porque puede obtenerse. De hecho, es bastante extraño creer una información porque se cita una fuente. Detrás de la protección ofrecida por una «fuente», las personas pueden difundir cosas muy aventureras, mientras tienen dudas sobre su veracidad; La responsabilidad, al menos moral, siempre puede atribuirse a la fuente. «(Steffens 1969, p. 106)

La dependencia de las agencias globales también es la razón principal de la superficialidad e inconsistencia en la cobertura de los conflictos geopolíticos, donde la historia de las relaciones y los antecedentes están ausentes. Como dice Seffens: “Las agencias de noticias se basan en eventos actuales y son por naturaleza históricas. Son reacios a contextualizar eventos más allá de lo estrictamente necesario. «(Steffens 1969, p. 32)

Finalmente, el dominio de las agencias globales explica por qué ciertos problemas o eventos geopolíticos que no se ajustan a la narrativa oficial de EE. UU./ OTAN no aparecen en los medios de comunicación: si las agencias no hablan de eso, la mayoría de los medios Los occidentales no se darán cuenta. «Lo que la agencia no habla no sucede» (Wilke 2000, p. 1)

«Agregar información cuestionable»

Si ciertos temas no aparecen en absoluto en los medios, otros son preeminentes allí, incluso si no deberían ser: «A menudo, los principales medios no están interesados ​​en la realidad, sino en la realidad construido o escenificado. Varios estudios han demostrado que los principales medios de comunicación están determinados principalmente por las actividades de relaciones públicas, y que las actitudes pasivas y receptivas superan el trabajo de investigación. «(Blum 1995, p. 16)

En la práctica, debido al desempeño periodístico bastante pobre de los medios y su dependencia de las agencias, es fácil para aquellos que pueden permitirse distribuirlo a una audiencia mundial y en un formato respetable, propaganda y desinformación. Steffens, periodista de la DPA, advirtió sobre este peligro:

“Cuanto más se respeta a la agencia de prensa o al periódico, más se vuelve contundente el sentido crítico. Si alguien quiere difundir información cuestionable en la prensa mundial, es suficiente que una agencia acreditada la difunda para asegurarse de que otros la recojan poco después. A veces, la información falsa va de agencia en agencia y se vuelve aún más creíble. «(Steffens 1969, p. 234)

Entre los que «inyectan» información cuestionable se encuentran los ejércitos y los ministerios de defensa. Por ejemplo, en 2009 el director de la agencia estadounidense AP, Tom Curley, declaró que el Pentágono empleó a más de 27000 especialistas en comunicaciones para trabajar en los medios y hacer circular manipulaciones específicas, con un presupuesto de casi 5 mil millones por año. Agregó que los generales de alto rango habían amenazado con arruinarlo si los periodistas eran demasiado críticos con el ejército.

A pesar de, o debido a tales amenazas, los medios publican regularmente artículos cuestionables de «informantes» anónimos en «círculos de defensa de los Estados Unidos».

Ulrich Tilgner, corresponsal para el histórico Medio Oriente de la televisión alemana y suiza, advirtió en 2003, poco después de la guerra de Irak, sobre la manipulación por parte del ejército y el papel desempeñado por los medios de comunicación:

“Con la ayuda de los medios, los militares controlan lo que el público percibe y lo usan para sus operaciones. Se las arreglan para sacudir los pronósticos, para propagar escenarios ficticios. En este nuevo tipo de guerra, los estrategas de comunicaciones de la administración estadounidense tienen el mismo papel que los pilotos de bombarderos. Los servicios de comunicaciones del Pentágono y los servicios secretos se han convertido en soldados de la guerra de la información.

Para llevar a cabo sus engaños, el ejército de los Estados Unidos utiliza precisamente la falta de transparencia de los medios. La forma en que difunde la información, que luego es distribuida por los periódicos y las emisoras, hace que sea imposible para el lector o espectador saber su origen. Por lo tanto, el público no puede reconocer la verdadera intención de los militares. «(Tilgner 2003, p. 132)

Y lo que es cierto para los militares también lo es para los servicios de inteligencia. En un notable informe del Canal 4, los ex funcionarios de la CIA y un corresponsal de Reuters pueden hablar con franqueza sobre la difusión sistemática de propaganda y desinformación para cubrir conflictos geopolíticos:

El ex agente de la CIA y denunciante John Stockwell describió su trabajo durante la guerra de Angola con estas palabras: «El tema básico era hacer que pareciera un asalto enemigo. Así que escribimos todo tipo de artículos que iban en esta dirección. Mi unidad tenía un tercio de propagandistas, cuyo trabajo consistía en inventar historias y encontrar una manera de llevarlas a la prensa. (…) Los periodistas en la mayoría de los medios occidentales no son escépticos siempre que vayan en dirección a prejuicios y generalidades. (…) Así que escribimos otro artículo, y duró así durante semanas. (…) Pero todo estaba mal. «

Fred Bridgland considera su pasado como corresponsal de Reuters: “Basamos nuestros despachos en comunicaciones oficiales. Pasaron años antes de saber que un experto en desinformación de la CIA estaba en la embajada y escribió estos comunicados de prensa que no tenían nada que ver con la realidad. (…) Para decirlo sin rodeos, puedes publicar cualquier mierda y será tomada por los periódicos. «

En cuanto al ex analista de la CIA David MacMichael, así es como habla sobre su trabajo durante la Guerra de los Contras en Nicaragua: «Dijeron que en Nicaragua nuestros servicios de inteligencia eran tan eficientes que supimos de ellos tan pronto como alguien Fui al baño. Pero para mí los artículos que le dimos a la prensa salieron directamente del inodoro. «(Hird 1985)

Por supuesto, los servicios de inteligencia también tienen una gran cantidad de contactos directos en los medios, a quienes pueden divulgar información si es necesario. Pero sin el papel central de las agencias de noticias globales, la sincronización global de propaganda y desinformación no podría ser tan efectiva.

A través de este «multiplicador de propaganda», las noticias dudosas provenientes de expertos en comunicaciones que trabajan para los gobiernos o los servicios de inteligencia pueden llegar al público en general sin verificación ni filtro. Los periodistas se refieren a las agencias y las agencias se refieren a sus fuentes. Incluso si dejan lugar a dudas (y se protegen) con términos como «alegato», «aparentemente» y similares, el rumor se extiende muy rápidamente por todo el mundo y el efecto tiene lugar.

El multiplicador de propaganda: los gobiernos, los militares y los servicios de inteligencia utilizan agencias de noticias globales para entregar sus mensajes a una audiencia global.

Como informa el New York Times …

Además de las agencias de noticias mundiales, las organizaciones de noticias de todo el mundo utilizan otras fuentes para hacer frente a conflictos geopolíticos: los principales medios de comunicación británicos y estadounidenses.

Señales como el New York Times o la BBC tienen más de 100 corresponsales en el extranjero y otros empleados externos. Sin embargo, como señaló el Sr. Luyendijk, corresponsal para Oriente Medio:

“Nuestro personal editorial, incluido yo mismo, estaba lleno de artículos seleccionados por medios de calidad como CNN, la BBC y el New York Times. Hicimos esto porque asumimos que sus corresponsales conocían el mundo árabe y tenían la autoridad para hablar sobre él; pero al final muchos de ellos no hablaban árabe, o no lo suficiente como para conversar o seguir información local. Cadors de CNN, BBC, The Independent, The Guardian, New Yorker y NYT a menudo tuvieron que depender de asistentes y traductores. «(Luyendijk p. 47)

Además, las fuentes de estos medios a menudo no son verificables: «círculos militares», «funcionarios anónimos del gobierno», «funcionarios de inteligencia» u otros. Por lo tanto, se puede utilizar para difundir propaganda. En todos los casos, la orientación general en la dirección de las principales publicaciones anglosajonas conduce a la convergencia de opiniones sobre temas relacionados con la geopolítica.

Estos son algunos ejemplos de estas referencias a los principales medios de comunicación anglosajones, que se encuentran en el periódico más grande de Suiza, Tages-Anzeiger, sobre el tema de Siria. Todos estos artículos datan de octubre de 2015, cuando Rusia intervino directamente por primera vez (las fuentes de Estados Unidos / Reino Unido están en azul):

Nosotros-Medien

Referencias frecuentes a los principales medios de comunicación británicos y estadounidenses sobre la guerra en Siria por el diario suizo Tages-Anzeiger en octubre de 2015.

La historia deseada

Pero, ¿por qué en nuestros medios, los periodistas no intentan simplemente investigar y trabajar independientemente de las agencias globales y los medios anglosajones? El Sr. Luyendijk, corresponsal en el Medio Oriente, describe su experiencia de la siguiente manera:

«Puede decirme que podría haber buscado otras fuentes en las que confiar. Lo intenté, pero cada vez que quería escribir un artículo sin depender de las agencias de prensa, los principales medios de comunicación anglosajones o los discursos dominantes, no funcionó. (…) Obviamente, como corresponsal, podría haber contado historias muy diferentes sobre la misma situación. Pero los medios solo podían presentar uno, y a menudo era exactamente la historia la que confirmaba la opinión general. «(Luyendijk p.54ff)

El investigador Noam Chomsky describió este efecto en su ensayo «Lo que convierte a los principales medios de comunicación en una corriente principal»: «Si se desvía de la línea oficial, si produce informes disidentes, eso es lo que va a suceder. (…) Hay diferentes maneras de ponerte en línea. Si no sigue las reglas, no mantendrá su trabajo por mucho tiempo. Este sistema funciona muy bien y refleja estructuras de poder. «(Chomsky 1997)

Sin embargo, algunos grandes periodistas continúan creyendo que nadie puede decirles qué escribir. Cómo es posible ? Chomsky aclara esta aparente contradicción:

«La cuestión es que no estarían allí si no hubieran demostrado que nadie necesita decirles qué escribir, ya que van a decir lo que se necesita». Si hubieran comenzado en Métro y estuvieran interesados ​​en el tipo incorrecto de artículos, nunca se habrían encontrado en la posición en la que pudieran decir lo que quisieran. Lo mismo puede decirse de las carreras universitarias en disciplinas más ideológicas. Pasaron por el sistema de socialización. «

En última instancia, este «sistema de socialización» conduce al periodismo que ya no realiza investigaciones independientes y reportajes críticos sobre conflictos geopolíticos (y otros temas), sino que busca consolidar la narrativa deseada por los editoriales y comentarios apropiados

Conclusión: la «primera ley del periodismo»

El ex periodista de Associated Press, Herbert Altschull, lo calificó como la primera ley del periodismo: «En todos los sistemas de prensa, los medios son los instrumentos de quienes ejercen el poder político y económico. Los periódicos, las publicaciones periódicas, la radio y la televisión no actúan de manera independiente, cuando pueden. «(Altschull 1984/1995, p. 298)

En este sentido, es lógico que los medios tradicionales, financiados principalmente por la publicidad o el estado, representen los intereses geopolíticos de la alianza transatlántica, ya que tanto los anunciantes como los estados dependen de la arquitectura económica. y seguridad transatlántica dirigida por los Estados Unidos.

Además, las figuras clave en los principales medios de comunicación a menudo forman parte de las redes de las élites transatlánticas, en el espíritu del «sistema de socialización» de Chomsky. Las instituciones más importantes a este respecto incluyen el Consejo de Relaciones Exteriores, el grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral, donde hay muchos grandes periodistas (ver un estudio en profundidad de estos grupos).Red de medios CFR

Por lo tanto, la mayoría de los principales medios de comunicación pueden verse como «medios de establecimiento». Esto se explica por el hecho de que en el pasado, la libertad de prensa era bastante teórica, porque no todos podían obtener una licencia de transmisión, una frecuencia de transmisión, una infraestructura financiera y técnica u otra.

La primera ley de Altschull solo se rompió a través de Internet hasta cierto punto. Por lo tanto, en los últimos años, ha surgido un periodismo de calidad, financiado por lectores, y a menudo supera a los medios tradicionales en términos de análisis crítico. Algunas de estas publicaciones «alternativas» ya tienen una gran audiencia, lo que demuestra que una gran cantidad de lectores no necesariamente tiene que rimar con una calidad inferior.El navegador de medios

Sin embargo, hasta ahora los principales medios de comunicación también han logrado atraer a una gran mayoría de visitantes a sus sitios. Y esto se debe nuevamente a las agencias de noticias, cuyos despachos instantáneos forman la columna vertebral de la mayoría de los sitios de noticias.

¿El «poder político y económico», como dice la ley de Altschull, mantendrá el control de la información, o la «información no controlada» cambiará la estructura política y económica? Los próximos años nos lo dirán.

Estudio de caso: lidiando con la guerra siriaEstudiamos la cobertura de la guerra siria en nueve importantes diarios alemanes, austriacos y suizos para examinar la pluralidad de puntos de vista y el grado de dependencia de las agencias de noticias. Los periódicos seleccionados son:

  • para Alemania : Die Welt, Süddeutsche Zeitung (SZ) y Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ)
  • para Suiza : Neue Zürcher Zeitung (NZZ), Tagesanzeiger (TA) y Basler Zeitung (BaZ)
  • para Austria : Standard, Kurier y Die Presse

El período de estudio se extiende del 1 al 15 de octubre de 2015, las dos primeras semanas de la intervención rusa en Siria. Se han tenido en cuenta todas las publicaciones impresas o en línea. Las ediciones dominicales no se tuvieron en cuenta porque no todos los periódicos examinados las publicaron. Un total de 381 artículos cumplieron con estos criterios.

Primero, los artículos se clasificaron según sus propiedades en los siguientes grupos:

  1. Agencia (agencias): artículo de la agencia (con códigos de agencia)
  2. Mezcla : artículo simple basado en parte o en su totalidad en artículos de agencia
  3. Artículo principal (informes): informe editorial detallado o análisis
  4. Tribuna / comentario (op-eds): tribunas y comentarios de invitados
  5. Entrevista : entrevista con expertos, políticos, etc.
  6. Investigación : trabajo de investigación que revela nueva información.

La Figura 1 a continuación muestra la composición de los artículos para los nueve periódicos estudiados. Podemos ver que el 55% de los artículos provienen de agencias y que ningún artículo fue el resultado de una investigación.

Artikel-gesamt

Figura 1: tipo de artículos (total; n = 381)

Los artículos de la agencia en su forma original, ya sean despachos simples o informes detallados, se encontraron principalmente en los sitios web de los periódicos: la presión de las noticias es mayor allí que en las ediciones en papel, Y no hay límite de tamaño. Los otros tipos de publicación estaban presentes en ediciones en línea y en papel; y solo unas pocas entrevistas exclusivas y unos pocos informes solo estuvieron presentes en las ediciones en papel. Cada artículo se recopiló solo una vez para el estudio.

La Figura 2 a continuación muestra la misma clasificación revista por revista. Durante el período de estudio (2 semanas), la mayoría de los periódicos publicaron entre 40 y 50 artículos sobre el conflicto sirio (en línea y en papel). En el periódico alemán Die Welt había más (58), y en el Basler Zeitung y el Kurier austriaco, menos (29 y 33).

Según el periódico, la proporción de artículos de la agencia es de casi el 50% ( Welt , Süddeutsche , NZZ , Basler Zeitung ), casi el 60% ( FAZ , Tagesanzeiger ), entre el 60% y el 70% ( Press , Standard , Kurier ). Si agregamos artículos basados ​​en artículos de agencias, la proporción en cada periódico varía entre 70% y 80%. Estas proporciones son consistentes con estudios de medios anteriores (Blum 1995, Johnston 2011, MacGregor 2013, Paterson 2007).

Para los artículos de fondo, los periódicos suizos lideraron el camino (cinco o seis artículos), seguidos del Welt , Süddeutsche y Standard (cuatro cada uno), luego el resto (uno a tres). Los artículos y análisis detallados se dedicaron especialmente a los acontecimientos actuales en Oriente Medio, así como a los motivos e intereses de actores como Rusia, Turquía o el Estado Islámico.

La mayoría de las plataformas estaban en periódicos alemanes (siete plataformas cada una), seguidas de Standard (cinco), NZZ y Tagesanzeiger (cuatro cada una). Basler Zeitung no publicó una columna durante este período, sino dos entrevistas. Otras entrevistas fueron publicadas por Standard (tres), Kurier y Presse (una cada una). Sin embargo, no encontramos trabajo de investigación en ninguno de estos periódicos.

En el caso de los tres periódicos alemanes, notamos una mezcla de información y opinión bastante problemática desde el punto de vista periodístico: los artículos contenían fuertes expresiones de opinión sin ser presentados como foros. Sin embargo, el presente estudio se basó en la forma en que el periódico presentó sus artículos.

Artikel-Zeitung

Figura 2: Tipos de artículos por periódico.

La Figura 3 a continuación muestra la distribución de artículos de agencias (por abreviatura de nombres de agencias) para cada agencia de noticias, en total y por país. Los 211 artículos de la agencia fueron acompañados por 277 códigos de la agencia (un artículo de prensa puede provenir de varios artículos de la agencia). En total, el 24% de los artículos de la agencia provino de AFP; 20% cada uno para DPA, APA y Reuters, 9% para SDA, 6% para AP y 11% eran desconocidos (sin referencia, o solo la mención «agencia»).

En Alemania, la DPA, AFP y Reuters tienen cada una un tercio de las noticias. En Suiza, SDA y AFP están a la cabeza, y en Austria, son APA y Reuters.

En realidad, las acciones de las agencias globales AFP, AP y Reuters son ciertamente mayores, ya que tanto la SDA suiza como la APA austriaca obtienen la mayoría de sus informes internacionales de las agencias globales, mientras que la DPA alemana coopera estrechamente con la AP.

También debe tenerse en cuenta que, por razones históricas, las agencias globales están presentes de manera dispar en cada región del mundo. Para eventos en Asia, Ucrania o África, la participación de cada agencia no será la misma que en el caso de Medio Oriente.

Anteil-Agencias

Figura 3: Proporción de agencias de noticias, en total (n = 277) y por país

Durante la siguiente etapa, se tomaron posiciones para evaluar la orientación de las galerías (28), los comentarios de los invitados (10) y las entrevistas (7) sobre un total de 45 artículos. Como se muestra en la Figura 4 , el 82% de las contribuciones fueron favorables para EE. UU. / OTAN, el 16% fueron neutrales o equilibradas, y el 2% criticaron a EE. UU. / OTAN (solo un artículo).

Este artículo fue una columna abierta en el periódico austriaco Standard del 2 de octubre, titulado «La estrategia de cambio de régimen ha fallado. La distinción entre grupos terroristas «buenos» y «malos» en Siria hace que la política occidental no sea confiable. «

Kommentare-Entrevistas-gesamt

Figura 4: Orientación de opiniones editoriales, comentarios de invitados y entrevistados (total; n = 45)

La Figura 5 a continuación muestra la orientación de las contribuciones, comentarios y entrevistas, desglosados ​​por periódico. Podemos ver que Welt , Süddeutsche , NZZ , Tagesanzeiger y el periódico austriaco Kurier presentan exclusivamente opiniones favorables a los Estados Unidos / OTAN. Esto también es cierto para FAZ con la excepción de una contribución neutral o equilibrada. La Norma presentó cuatro opiniones favorables a EE. UU. / OTAN, tres neutrales o equilibradas, así como la plataforma crítica antes mencionada.

Presse fue el único periódico que presentó opiniones neutrales o equilibradas. El Basler Zeitung emitió una opinión favorable y equilibrada. Poco después del período de estudio, el 16 de octubre, el Basler Zeitung publicó una entrevista con el presidente del parlamento ruso. Por supuesto, esto se habría contado como una contribución crítica.

Kommentare-Entrevistas-Zeitung

Figura 5: Orientación general de artículos de opinión y encuestados por periódico

Yendo más allá en el análisis, buscamos la palabra «propaganda» y sus derivados para determinar si se atribuía más a los Estados Unidos / OTAN o más bien a Rusia (sin considerar el Estado Islámico). Se han identificado 20 casos. La Figura 6 muestra los resultados: en el 85% de los casos la propaganda se atribuyó a Rusia, en el 15% de los casos la identificación fue neutral y en el 0% de los casos se atribuyó a los Estados Unidos / OTAN.

Tenga en cuenta que la mitad de los casos (nueve) fueron en el NZZ suizo, que frecuentemente hablaba de propaganda rusa («propaganda del Kremlin», «máquina de propaganda de Moscú», «artículos de propaganda», «aparato» propaganda ”), seguido por la FAZ alemana (tres), Welt y Süddeutsche Zeitung (dos cada una) y el periódico austríaco Kurier (uno). Los otros periódicos no mencionaron este término, o en un contexto neutral (o hablando del Estado Islámico).

verortung-propaganda

Figura 6: Atribución de propaganda a las partes en conflicto (total: 20)

Conclusión

En este estudio de caso, examinamos la diversidad y el desempeño de nueve periódicos europeos importantes en su cobertura geopolítica de la guerra siria.

Los resultados confirman la gran dependencia de las agencias de noticias (del 63 al 90%, sin contar comentarios y entrevistas) y la falta de investigación, así como el sesgo en las opiniones y comentarios a favor de los EE. UU. / OTAN ( 82% positivo, 2% negativo), cuyos informes no eran sospechosos de propaganda por parte de los periódicos.

Sobre los autores: Swiss Propaganda Research (SPR) es un grupo de investigación independiente que investiga la propaganda geopolítica en Suiza y en los medios internacionales. Puedes contactarnos aquí .

ReferenciasAltschull, Herbert J. (1984/1995): Agentes del poder. Los medios de comunicación y las políticas públicas. Longman, Nueva York.
Becker, Jörg (2015): Medien im Krieg – Krieg in den Medien. Springer Verlag für Sozialwissenschaften, Wiesbaden.
Blum, Roger y col. (Hrsg.) (1995): Die AktualiTäter. Nachrichtenagenturen in der Schweiz. Verlag Paul Haupt, Berna.
Chomsky, Noam (1997): What Makes Mainstream Media Mainstream. Revista Z, MA. ( PDF )
Forschungsinstitut für Öffentlichkeit und Gesellschaft der Universität Zürich (FOEG) (2011): Jahrbuch Qualität der Medien, Ausgabe 2011. Schwabe, Basilea.
Gritsch, Kurt (2010): Inszenierung eines gerechten Krieges? Intellektuelle, Medien und der „Kosovo-Krieg“ 1999. Georg Olms Verlag, Hildesheim.
Hird, Christopher (1985): Técnicas estándar. Diversos informes, Canal 4 TV. 30. Oktober 1985. ( Enlace )
Höhne, Hansjoachim (1977): Informe über Nachrichtenagenturen. Banda 1: Die Situation auf den Nachrichtenmärkten der Welt. Banda 2: Die Geschichte der Nachricht und ihrer Verbreiter. Nomos Verlagsgesellschaft, Baden-Baden.
Johnston, Jane y Forde, Susan (2011): The Silent Partner: News Agencies and 21st Century News. Revista Internacional de Comunicación 5 (2011), p. 195-214. ( PDF )
Krüger, Uwe (2013): Meinungsmacht. Der Einfluss von Eliten auf Leitmedien und Alpha-Journalisten – eine kritische Netzwerkanalyse. Herbert von Halem Verlag, Colonia.
Luyendijk, Joris (2015): Von Bildern und Lügen en Zeiten des Krieges: Aus dem Leben eines Kriegsberichterstatters – Aktualisierte Neuausgabe. Tropen, Stuttgart.
MacGregor, Phil (2013): Agencias internacionales de noticias. Ojos globales que nunca parpadean. En: Fowler-Watt / Allan (ed.): Periodismo: nuevos desafíos. Centro de Investigación en Periodismo y Comunicación, Universidad de Bournemouth. ( PDF )
Mükke, Lutz (2014): Korrespondenten im Kalten Krieg. Zwischen Propaganda und Selbstbehauptung. Herbert von Halem Verlag, Colonia.
Paterson, Chris (2007): Noticias internacionales en internet. La Revista Internacional de Ética de la Comunicación. Vol. 4, No 1/2 2007. ( PDF )
Queval, Jean (1945): Primera página, quinta columna. Tema Fayard, París.
Schulten-Jaspers, Yasmin (2013): Zukunft der Nachrichtenagenturen. Ubicación, Entwicklung, Prognosen. Nomos, Baden-Baden.
Segbers, Michael (2007): Die Ware Nachricht. Wie Nachrichtenagenturen ticken. UVK, Konstanz.
Steffens, Manfred [Ziegler, Stefan] (1969): Das Geschäft mit der Nachricht. Agenturen, Redaktionen, Journalisten. Hoffmann und Campe , Hamburgo.
Tilgner, Ulrich (2003): Der inszenierte Krieg – Täuschung und Wahrheit beim Sturz Saddam Husseins. Rowohlt , Reinbek.
Wilke, Jürgen (Hrsg.) (2000): Von der Agentur zur Redaktion.

*Publicado originalmente en:https://swprs.org/le-multiplicateur-de-propagande/ Traducido por Vincent Lenormant. Difundido por el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)-Observatorio en Comunicación y Democracia

You might also like