El 22 de julio habrá una reunión bilateral entre Maduro y Santos

21

DIEGO OLIVERA | Las relaciones entre Venezuela y Colombia han sido afectadas por sectores de la derecha colombiana, que apuestan a la guerra y a la desestabilización del proceso revolucionario bolivariano. La nueva escalada de agresión al gobierno del presidente constitucional Nicolás Maduro al darle un plácet diplomático al candidato opositor de la derecha Henrique Capriles, en su reunión con el presidente Juan Manuel Santos, sirvió de escenario para que la derecha venezolana y el ex presidente Álvaro Uribe orquestaran un plan de acciones de sabotaje contra la soberanía y la democracia venezolana.
Barómetro Internacional

Este 22 de julio se vuelve a establecer un encuentro entre los presidentes de Venezuela y Colombia en una zona fronteriza entre ambas naciones, para poder resolver un periodo de impase, como lo manifestara en recientes declaraciones la Canciller colombiana María Ángela Holguín, quien señaló que dichos nexos están «un poco» fríos.

Pero la pregunta es quien enfrío las mismas, tal como lo manifestó el canciller de la república, Elías Jaua, al afirmar que “Venezuela tiene el mayor interés en restablecer plenamente, los vínculos con Colombia y seguir apoyando el proceso con las FARC”, a lo que agregó que las relaciones entre los dos países «fueron enfriadas cuando se incumplieron los acuerdos de Santa Marta de respetar los procesos políticos internos».

La relaciones entre Venezuela y Colombia bajo la geopolítica de EEUU

En este nuevo encuentro entre el presidente Maduro y Santos, se hace imposible no valorar en la agenda, las presiones de EEUU, que han permitido crear una agenda desestabilizadora entre la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el político fascista Uribe y el asesor político JJ Rendón, quienes han creado una red de mentiras con el objetivo de desestabilizar el gobierno bolivariano de Venezuela, además organizar un plan de magnicidio contra el mandatario Maduro, bajo el mismo esquema que utilizaron en el 2009 con un centenar de paramilitares vestidos con uniformes del Ejército venezolano. Recientemente fueron detenidos grupos de paramilitares, con el mismo objetivo, un atentado y crear un vacío de poder.

Tampoco podemos obviar las bases militares y la denuncia del periodista J.V. Rangel, sobre la adquisición de unos aviones para ser alojados en una de estas bases estadounidenses en Colombia. Muchos de estos hechos muestran una agenda peligrosa que no puede ser desestimada, en la relaciones entre ambas naciones, como tampoco los vínculos del gobierno de Santos con la OTAN, en el área de la información y espionaje, porque no se puede ser ingenuo con los intereses de esta organización militar y sus objetivos geopolíticos con EEUU.

Maduro: Venezuela “busca restablecer las normas nuevamente”

En una reunión con los gobernadores del país, Maduro afirmó que desde el Gobierno de Miraflores «…creemos en Colombia como proyecto de paz, de unión, de convivencia, nosotros creemos en la convivencia como hermanos». «Vamos a conversar con Santos y ojalá a restablecer las reglas nuevamente», expresó.

Éste será el primer encuentro entre ambos mandatarios tras la partida física del Comandante y líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez y luego del impasse generado por la visita del opositor venezolano Henrique Capriles Radonski a territorio colombiano en mayo pasado.

El presidente Maduro ha denunciado en reiteradas ocasiones sobre planes que tiene la derecha venezolana, con apoyo de fuerzas extranjeras, para desestabilizar y atentar contra la paz y el sistema democrático en las nación suramericana.

Por su parte el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, anuncio que “El lunes nos reuniremos con el presidente Maduro en la frontera para hacer una revisión completa del estado de relaciones bilaterales”, a través de la red social de Twitter. Rompiendo de esta manera su criterio de que el no dialogaría por micrófonos, como vías extraoficiales que no sean la diplomáticas. Pero lo importante es que se reunirá con el presidente Maduro, para lograr un acuerdo de integridad, de respeto a la soberanía venezolana, y no permitir la impunidad de la derecha venezolana y colombiana contra el gobierno constitucional de Venezuela.

[email protected]