Díaz Rangel: ¿Se cerró el cerco?

9

Eleazar Díaz Rangel-ÚN |

De acuerdo a estudios y a la observación de la situación de Venezuela, en Cuba parecieran estar persuadidos de que lo más severo del cerco económico que ha mantenido Estados Unidos contra nuestro país ha terminado, acentuarlo afectará directamente al pueblo y que éste reaccionará, se hará consciente de dónde vienen esas medidas. También opinan que, por ahora, habrán desechado una acción militar, que activarán, seguramente, después de las elecciones si Maduro obtiene una victoria. No lo soportarán.

Faustino Covarrubias, quien es directivo del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial de La Habana, resume esas y otras interesantes conclusiones, sobre las cuales discrepo y coincido.

Estoy de acuerdo en que las amenazas de invasión militar que el presidente Donald Trump ha hecho personalmente en varias oportunidades, y a pesar de que actualizó hace poco el decreto de Obama según el cual Venezuela es una grave amenaza a la seguridad de Estados Unidos y a su política exterior, estarían aplazadas temporal e indefinidamente.

Las causas de ese diferimiento las he explicado en otras ocasiones: en primer lugar, la poca acogida encontrada en los gobiernos de los países de la región más propensos a seguir sus políticas, incluso a los más sumisos, como Colombia, temen que una invasión a Venezuela provocaría reacciones populares en sus países de impronosticables desarrollos y consecuencias; la segunda causa, es que en opinión de algunos oficiales estadounidenses, no hay ninguna seguridad de un éxito rápido como, por ejemplo, lo hubo cuando asaltaron Panamá para llevarse al general Noriega, creen que habrá una resistencia mucho mayor, y como alguna vez dijo Diosdado Cabello, de esos invasores se sabrá como entran, pero no como salen.

Mi discrepancia es sobre si la guerra económica llegó a su límite, acentuarla sería afectar directamente al pueblo, con efectos que serían negativos a los EEUU porque quedaría evidente su responsabilidad. Si eso fuese así, sería suponer que a Trump y sus asesores les preocupa la suerte del pueblo venezolano, sus sufrimientos. La política de Washington es implacable, su propósito es desestabilizar el Gobierno del presidente Maduro y, en lo posible, desalojarlo del poder, y mientras crea en la eficacia del cerco económico seguirán presionando por esa vía y demandarán de sus países satélites, sobretodo los vecinos, que se sumen a esa campaña. Si son capaces de promover actos de terrorismo ¿por qué no seguir con la guerra económica? Pero aguardemos el desarrollo de los acontecimientos, y ojalá los cubanos hayan acertado en su pronóstico.

1 . Ayer fue un día excepcional en Bolivia. Declarado como el día del banderazo se unieron banderas que sumadas desbordaban los 150 km, y se mostró la bandera más grande del mundo, boliviana también. Y a las 12 m, en todas las ciudades o aldeas donde vivieran nativos, debieron cantar el Himno Nacional. Cabe preguntar ¿por qué las agencias y numerosos medios venezolanos no dieron la debida importancia a este hecho en reclamo a Chile de la salida mar? La respuesta está en otra pregunta, ¿a quién beneficia ese silencio?

2. Una de las preguntas que me hizo José Vicente Rangel en su programa dominical fue ¿cómo puede influir el factor económico en las elecciones de mayo? Vistas las condiciones de hoy, podría ser decisivo. Si la conducta electoral tuviese una sola motivación, dado el descontento que hay, particularmente por la espiral inflacionaria, sin que despeje la pregunta, ¿hasta cuándo durará esto?, que uno escucha tanto, ganaría la abstención.

Pero si, como es de suponer, el Gobierno y la amplia alianza del Psuv tienen clara esa perspectiva, queda planteado como el gran reto; ganar la conciencia en mayor número de electores sobre las verdaderas causas de la situación (sin excluir las del Gobierno) y enfrentar el cerco y las amenazas del exterior con una alta participación en esas votaciones, a la que habría que sumar la que obtengan Falcón y los partidos opositores que lo apoyan y que, eventualmente, podría convertirlo en el líder de una oposición democrática que tanto se reclama. Pero, como le decía a José Vicente, se trata de una aguda confrontación entre la abstención-violencia y del otro lado, la participación-democracia. Pero es mucho más interesante verlo hoy en Televen a las 9 am, y por la noche temprana en VTV.

(…)

 

5. A los problemas de todo orden que tiene hoy el venezolano, se ha agregado el de la falta de sencillo que, naturalmente, como se está haciendo costumbre en altos funcionarios, no tiene explicación de los directivos del Banco Central. En mis ya largos años de vida, no recuerdo una época donde escaseara el sencillo. Desde monedas de 5 céntimos y lochas por montones, hasta toda clase de billetes, pasando por bolívares y fuertes siempre los hubo. ¿En el BCV van a seguir la mala costumbre del silencio, como en Pdvsa? Al menos ¿podrían despejar los rumores de que varios bancos proyectan eliminar las chequeras, las cuentas personales no recibirán más de dos millones mensuales y no se podrán sacar más de 300 mil bolívares? ¿Será cierto todo eso?

6. Entre los personajes fundamentales en el ascenso de Hugo Chávez, a menudo se olvidan de dos peloteros, José Antonio Casanova, quien fue manager del Caracas, y Benítez Redondo, centerfield del mismo equipo. El caso es que ambos eran entrenadores en la Escuela Militar, y a los aspirantes a cadetes aplazados en una asignatura, como Chávez, se les daba una oportunidad en el deporte, donde debían demostrar su clase. Chávez se presentó como pitcher, pero como había lanzado dos días antes, lo apalearon, y Benítez, que también era zurdo, le preguntó si jugaba otra posición, Chávez le dijo que primera base. Allí lo hizo bien, y como bateador zurdo pego tres hits. Y fue así como lo recomendaron para que se quedara en la selección.

7. Fueron expulsados de Cuba los expresidentes Andrés Pastrana y el boliviano Tuto Quiroga, cuando pretendían organizar un acto para entorpecer las elecciones en ese país. No debe sorprendernos que ya estén planificando acciones contra el proceso electoral venezolano. Esta gente que antes poco o nada hicieron contra las dictaduras en la región, ¡ahora se embarcan en una lucha contra las elecciones!

Con José Vicente

Eleazar Díaz Rangel, expresó que sí el 60% de la población venezolana se abstiene de votar en las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 20 de mayo podría generar más violencia y el cerco de los Estados Unidos se acentuaría mucho más.

“Sí la abstención logrará un éxito es decir el más del 60% de los venezolanos no votaran el cerco norteamericano sería más fuerte y factores opositores se fortalecerían, al mismo tiempo se crearían unas condiciones políticas mucho más fuertes que la que hemos vivido los último meses“, puntualizó Rangel.

Asimismo, comentó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y sus asesores deben pensar “que supuestamente se puede rescatar la democracia en Venezuela” o generarle la suficiente presión a Maduro para que renuncie “el cerco económico puede acentuarse con todo seguridad. La política de Washington contra Venezuela no creo que cambie si no cambia el Presidente y si no cambia la situación en Venezuela“, dijo.

“La crisis no tiene respuesta de cuando se va a recuperar a menos que el Gobierno tome medidas, ojalá sea antes de mayo”, aseveró que todo dependerá de las políticas que implante el Gobierno estas semanas y confió que habrá una gran participación en los comicios presidenciales y que de este modo habría un fracaso de la abstención, aseguró que habrá una victoria sólida por parte del presidente Maduro para su reelección.

A propósito del candidato opositor Henri Falcón, añadió que habría una “votación importante para él que lo podría convertir en jefe de una oposición que tanto se ha buscado pero que respeten las reglas del juego”.

You might also like