Día 183: Rusia aumentará su ejército a más de dos millones de efectivos

134

La central nuclear de Zaporiyia sufrió una desconexión de un día de la red eléctrica producto de bombardeos con armas de gran calibre, de los cuales se han acusado mutuamente Rusia y Ucrania, en las últimas dos semanas.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia -FSB- detuvo en la ciudad rusa de Kursk, cerca de la frontera con Ucrania, a un supuesto espía de ese país que habría proporcionado información a la inteligencia militar ucraniana. Difundió la agencia rusa TASS.

La Unión Europea calificó de “extremadamente preocupante” la situación en la central nuclear de Zaporiyia, controlada por el ejército rus, e instó a Rusia a dejar que expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) puedan visitar las instalaciones.

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, advirtió que los aviones bielorrusos ya han sido acondicionados para portar armas nucleares y que dará una “respuesta instantánea” a Occidente en caso de acciones contra su país. “Deben saber en Occidente que ningún helicóptero ni ningún avión les salvarán si ellos agravan la situación”, aseguró.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió, en una llamada a su par ucraniano, Volodimir Zelenski, que su Gobierno “seguirá ayudando a Ucrania y a su población mientras luchan para defender su soberanía”.

El inspector general interino del Pentágono, Sean O’Donnell, reconoció que no cree que Kiev sea siempre capaz de responder sobre el destino de las armas que le suministra Occidente.
El funcionario explicó que las autoridades ucranianas contabilizan las entregas proporcionadas por EE.UU. con “recibos manuales, todo en papel”. Una vez que las armas llegan al país, “no creo que tengan mucha fidelidad” en cuanto a dónde terminan, admite.

El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó un decreto para aumentar en un 10 por ciento el número de militares del ejército, en plena guerra con Ucrania y en un contexto de tensión creciente con las potencias occidentales aliadas de Kiev.

El decreto publicado por el Gobierno y que entrará en vigencia el próximo 1 de enero de 2023 ordena que el ejército deberá contar con 2.039.758 efectivos, informó la agencia rusa de noticias Sputnik.

El gobierno ucraniano criticó a las empresas que, como la petrolera francesa TotalEnergies, mantienen su negocio en Rusia pese a las sanciones de Occidente contra Moscú.