Día 182: Rusia atacó una estación de ferrocarril, condena de EEUU

145

El Ministerio de Defensa ruso declaró que un misil ruso Iskander alcanzó una estación de ferrocarril en la región ucraniana de Dnepropetrovsk, eliminando a 200 soldados ucranianos y destruyendo 10 equipos militares.

Ucrania calificó de “mentira y propaganda” las informaciones procedentes de Moscú sobre la muerte de 200 soldados ucranianos en el ataque sobre en una estación de tren de la región ucraniana de Dnipropetrovsk. Es una “mentira más”, procedente de un “país terrorista”, afirmó a EFE el portavoz del Ministerio de Defensa ucraniano, Yrik Sak.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, condenó el ataque ruso con misiles que mató a numerosas personas en una estación de trenes de una localidad ucraniana.

Rusia acusó a Kiev de continuar bombardeando el territorio de la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania y ocupada desde principios de marzo por las fuerzas rusas, además de la ciudad de Energodar, donde se encuentra la planta, la mayor de Europa.

La intención de Volodímir Zelenski de recuperar Crimea es absurda y extremadamente tonta, declaró el exsenador del estado de Virginia Richard Black en entrevista a Sputnik. El 23 de agosto Zelenski declaró que Kiev recuperará Crimea “por cualquier medio” que considere correcto. “La propia idea de que consiga conquistar Crimea de alguna manera es extremadamente tonta y simplemente absurda”, destacó.

Rusia y Ucrania son acusadas por usar reiteradamente bombas de racimo, prohibidas por una convención internacional. La denuncia la hizo un grupo de organizaciones que monitorea el uso de este tipo de armamento. Señaló Human Rights Watch al publicar la edición 2022 de un informe de 100 páginas.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, dijo que a pesar de los problemas que intentan crear los detractores, los ingresos del país procedentes del petróleo y el gas y los no procedentes del petróleo y el gas están creciendo, declaró.

El jefe de los inspectores nucleares de la ONU, el argentino Rafael Grossi, aseguró que está cerca de cerrar un acuerdo para poder visitar una central nuclear de Ucrania.