Criptomonedas: una visión desde la izquierda

221

Thomas Redshaw

 El uso de criptomonedas está aumentando rápidamente en todo el mundo. En 2020, los académicos de la Universidad de Cambridge estimaron que había 101 millones de personas que usaban criptomonedas en todo el mundo, un aumento con respecto a los 35 millones de sólo dos años antes.

El auge de las criptomonedas suele ser una historia de pizzas compradas con bitcoins que ahora valen más de 1.000 millones de dólares, capos de los mercados de drogas de la red oscura que ordenan asesinatos y hospitales retenidos por piratas informáticos anónimos. Sin embargo, estos nuevos niveles de actividad han popularizado la criptomoneda y su tecnología blockchain subyacente, con consecuencias significativas.Qué son las criptomonedas y cómo funcionan?

El primer y posiblemente el mayor impacto hasta ahora es cultural. Los orígenes de la criptomoneda se encuentran en los libertarios utópicos que intentan construir una base para el libre mercado definitivo. El bitcoin fue diseñado para ser una moneda que ninguna organización centralizada, y mucho menos un Estado nación, pudiera controlar. En cambio, los activos digitales podrían intercambiarse a través de redes peer-to-peer operadas, en teoría, por cualquier persona con una computadora.

Surgida en un momento en que los préstamos imprudentes de las instituciones financieras habían hecho colapsar la economía mundial y los gobiernos nacionales habían trasladado sus costos a los trabajadores a través de medidas de austeridad, la idea de una moneda administrada por sus usuarios que podría desafiar el poder de los bancos atrajo a muchos. Estas ideas florecieron en línea, particularmente a raíz de las revelaciones de Edward Snowden sobre la vigilancia masiva, y surgió una nueva subcultura, repleta de sus propios sitios de noticias especializados, foros, eventos, negocios y lengua vernácula.

Si bien hubo cierto grado de ambivalencia en la política de los primeros usuarios de bitcoins, el populismo antisistema que ahora caracteriza a esta subcultura es fervientemente derechista.

Por un lado, esto se debe a las ideas libertarias que inspiraron el diseño del bitcoin. De hecho, debido a que muchas de estas ideas están integradas en su funcionalidad –como por ejemplo establecer un límite predeterminado sobre la cantidad de bitcoins que se pueden crear– aprender cómo funciona el bitcoin a menudo implica aprender la teoría económica libertaria y su premisa política implícita de que los mercados libres son la mejor solución a los problemas sociales. Por otro lado, usar bitcoins implica especulación financiera.

Se derrumban las criptomonedas y el Bitcoin toca su valor más bajo en seis  meses | PerfilEl bitcoin aún tiene que demostrar que es una moneda estable, pero ha demostrado que aquellos que controlan de cerca sus fluctuaciones de precios salvajes pueden ganar dinero si pueden comprar barato y vender caro. Esto ha fomentado una cultura de negociación frenética al estilo de El lobo de Wall Street.

El resultado es una subcultura libertaria que detesta los bancos y los gobiernos nacionales, pero celebra los mercados volátiles y convierte al bitcoin en un fetiche como agente de cambio histórico. En lo que puede ser la mejor expresión hasta ahora del realismo capitalista, una nueva herramienta para la especulación de libre mercado se ha convertido para muchos en un símbolo populista de resistencia a los estragos del capitalismo financiero. Este es el poder ideológico del bitcoin: rearticular el capitalismo de libre mercado de una manera nueva y estimulante que resuena en una era definida por instituciones financieras aparentemente irresponsables, vigilancia masiva e inercia política.

Esto no ha pasado desapercibido para los movimientos políticos de derecha que buscan generar apoyo popular para las políticas neoliberales. De hecho, podría decirse que es la razón principal por la que el presidente populista de derecha de El Salvador, Nayib Bukele, convirtió al país en el primero del mundo en aceptar el bitcoin como moneda de curso legal. Aquí el bitcoin puede no funcionar como una moneda estable sino como un truco publicitario. Bukele ha sido capaz de dinamizar con éxito su estrategia para establecer la hegemonía de la derecha atrayendo el interés de una subcultura global y en crecimiento.

Los flujos de capital

Un segundo impacto importante de la criptomoneda se refiere a la forma en que se ha incorporado a los flujos globales de capital. Esto ha ocurrido de muchas maneras, desde que las criptomonedas se volvieron tan frecuentes en el comercio de bienes ilícitos que los “criptomercados” ahora son un enfoque clave para los criminólogos, hasta la innovación de blockchain que atrae grandes inversiones de una variedad de corporaciones transnacionales como Amazon, IBM y MasterCard.

Estas empresas que cotizan en bolsa están arrastrando a las instituciones  hacia las criptomonedasEl contexto indispensable de todo esto es la continua crisis de sobreproducción. Después de décadas de neoliberalismo en las que la economía global se ha reestructurado para facilitar un mayor comercio libre y disminuir el poder del trabajo organizado, la plusvalía se ha concentrado cada vez más dentro de la clase capitalista. Para decirlo sin rodeos, las élites ricas tienen tanto dinero que sus financistas ya no saben qué hacer con él.

Históricamente, esos momentos conducen a aumentos en la actividad especulativa, ya que un sector financiero inflado busca cada vez más formas de ganar dinero con el dinero, como el comercio de futuros y derivados o la especulación sobre el precio futuro del oro o las obras de arte. Sin un valor subyacente real producido por tales actividades, las burbujas financieras crecen peligrosamente y amenazan con colapsar todo el sistema. Están creciendo preocupaciones similares sobre las posibles consecuencias de una caída de las criptomonedas.

En el corazón de este problema está Tether. Tether es esencialmente un banco para personas que buscan ganar dinero rápido intercambiando criptomonedas (porque la mayoría de los bancos no tratan con empresas de criptomonedas). Usted compra tokens llamados “tethers”, cada uno de los cuales, según la empresa, está respaldado por dólares estadounidenses. Con estas fichas de casino puede ir a los intercambios de criptomonedas y comenzar a especular, con la certeza de que siempre puede volver a Tether y cambiar sus fichas por dinero real.Tether: la maniobra de moda de los inversores para escaparle a la baja de  Bitcoin - Infotechnology.com

Sin embargo, cada vez surgen más preguntas sobre la autenticidad de las afirmaciones de Tether. Esta es una preocupación seria ya que ahora hay 69.000 millones de tethers en circulación. Si la confianza cae, como resultado de investigaciones criminales, por ejemplo, un número significativo de personas puede tratar de sacar provecho de sus tethers al mismo tiempo. Tether podría colapsar y provocar una caída en los mercados crediticios más amplios. El impacto potencial de tal caída crece a medida que la criptomoneda se involucra más en las finanzas globales y en la vida cotidiana.

La cuestión de la energía

El impacto final y quizás más conocido de las criptomonedas se refiere a sus elevados niveles de consumo de energía. La cantidad de energía utilizada para alimentar la red bitcoin por sí sola es más de lo que muchos países utilizan en un año.

Cientos de miles de operadores de hardware conocidos como “mineros” compiten entre sí para procesar datos en la red de bitcoin, incentivados para hacerlo mediante recompensas en unidades de bitcoin. Para procesar con éxito los datos y recibir estos bitcoins, un minero debe configurar su computadora para generar constantemente secuencias aleatorias hasta que uno de ellos gane efectivamente una lotería operada por la propia red.

El aumento del consumo de energía de Bitcoin provoca un debate entre la  cripto comunidad – InfoCoinCuanto más poderosa sea su computadora, más probable es que genere el boleto ganador. Esto ha llevado a una carrera armamentista entre los mineros, la producción en masa de hardware especializado y el surgimiento de “granjas mineras” gigantes: almacenes llenos de computadoras poderosas que generan códigos aleatorios con el objetivo de procesar datos para la red bitcoin.

Históricamente, la gran mayoría de la minería de bitcoins ha tenido lugar en China debido al acceso económico a la electricidad. Sin embargo, recientemente, el rápido crecimiento de una industria que es notoriamente difícil de regular y que muestra todos los signos de una peligrosa burbuja especulativa ha llevado a las autoridades chinas a tomar medidas drásticas contra las actividades mineras y comerciales, imponiendo una prohibición total de las criptomonedas a partir de junio de 2021.

¿Qué puede hacer la izquierda?

El impacto de esta prohibición de las criptomonedas aún no está claro. Si bien muchas operaciones mineras cerraron o migraron a otras regiones, algunos analistas argumentan que las emisiones de carbono de la red en realidad pueden aumentar. Esto nos lleva a la pregunta: ¿qué hacer con las criptomonedas?

Los debates de la izquierda se dividen en general en dos campos: pedir a más gobiernos que sigan a China y prohíban las criptomonedas, o llamar a los movimientos sociales a comprometerse con la tecnología y orientar su desarrollo hacia fines más progresistas.

Rusia prohíbe fondos en bitcoin y restringe así las opciones de  inversionistasLa primera de estas respuestas recibió una mayor cobertura de los medios de comunicación e influyó en figuras públicas, desde Elon Musk hasta Elizabeth Warren, a través de la denuncia del consumo de energía de bitcoin. El segundo ha revitalizado las visiones de un bien común global dentro de algunos círculos “hacktivistas”, con blockchain visto como una infraestructura alternativa muy necesaria para las plataformas de monopolio que dominan internet.

Estos dos campos están librando una lucha cuesta arriba en un escenario dominado por el capital financiero y la ideología libertaria. También están en desacuerdo entre sí, ya que los que abogan por la regulación no perciben ningún potencial salvable y los que abogan por la adaptación a menudo se sienten atraídos por blockchain precisamente por su capacidad para escapar de la regulación. Como demuestran los bloqueos financieros a organizaciones como Wikileaks, por no mencionar los de países con gobiernos socialistas, no son sólo los movimientos de derecha los que tienen motivos para evadir las restricciones legales y financieras.

Una forma de conciliar estas dos posiciones puede ser descentrar la tecnología y centrarse en la práctica. Es indiscutible que las criptomonedas han dado lugar a prácticas problemáticas (por Qué es la minería de criptomonedas? | NÚMEROSejemplo, la “minería”) y exacerbado otras (por ejemplo, la especulación desregulada) y hay que oponerse a ellas. Sin embargo, también es cierto que la tecnología ha llevado a muchos a experimentar con monedas y proyectos alternativos para construir un “bienestar común” digital global.

La tecnología aquí es sólo una herramienta; los objetivos principales y el potencial real radican en la capacidad de construir redes de solidaridad y colaboración destinadas a abordar las injusticias reales. Redes como Crypto Commons, P2P Models, DisCO Coop, Breadchain, Circles UBI, Holochain y Nym (por nombrar sólo algunas) merecen el compromiso y el apoyo de la izquierda en sus intentos de abordar los reclamos pertinentes sobre la desigualdad, la vigilancia y las concentraciones de poder en la era digital.

*Profesor de sociedad digital en la Universidad de Salford. Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Red Pepper.