Convulsión en la clase política argentina

24

Juan Guahán-Question latinoamérica

Estamos transcurriendo los tiempos en los cuales la llamada clase política argentina vive sus momentos más convulsos. Estos son esos días donde los millones de ciudadanos observan cómo los políticos se desviven ante la vigencia de la “ley de embudo”. Son muchos los que entran en el juego con sus aspiraciones y solo un puñado saldrá hacia la perspectiva del privilegiado lugar desde el cual se administra el Estado, en cualquiera de sus diferentes niveles: nacional, provincial o municipal.

Los “cierres” definitivos se dieron cuando el reloj marcaba el fin del sábado. Ya habrá tiempo para comentar los vericuetos y efectos de ese nervioso trámite, en el cual los apoderados son envidiados por los congéneres que los rodean. Ahora es bueno referirse al hecho sustancial que vincula estos 12 años de gobierno kirchnerista, con la actualidad cristinista y el futuro. La fórmula del kirchnerista Frente para la Victoria Scioli-Zannini, con una fuerte posibilidad de ser quienes gobiernen el país desde el próximo 10 de diciembre, pone sobre la mesa una serie de cuestiones que merecen consideración. Una de ellas, de la que muy poco se habla, es que nuestro país se asoma a la constitución de un doble comando o dicho de otra manera a la constitución de dos mesas chicas que van a coexistir.ar Zannini-Scioli

En primer lugar esa fórmula puede imaginarse como una mezcla de triunfo y derrota de Daniel Scioli, pero también de Cristina. Scioli ganó porque se cumplió su expectativa y fue el nombre imprescindible que tuvo que aceptar Cristina para que el FpV tenga posibilidades ciertas de continuarse en el gobierno. Pero también fue una derrota porque Scioli llega a este tramo final muy condicionado por el cristinismo que lo precedió. De modo tal que en la clave de su consigna “continuar-cambiando” parece imponerse la idea de continuidad, por lo menos en el imaginario público.

Cristina ganó porque Scioli tuvo que avenirse a un candidato a Vice que puso su inteligencia al servicio del modelo iniciado en Santa Cruz en 1987, hace 27 años. Pero esa victoria se da en medio del traspié de tener que aceptar que “alguien que no es del palo” como Scioli, sea quien encabece la boleta. Ese es el precio pagado a un modelo de conducción que no generó un reemplazo. Hace un tiempo, en un reportaje que le realizara Jorge Rial al preguntarle en quien tenía confianza respondió: “En mis hijos”. Ahora, después de dos mandatos propios y 4 años de gobierno de Néstor, tiene que entregar la posta a alguien bastante alejado de sus convicciones.

A partir de esta situación se abre una perspectiva con escasos antecedentes institucionales. Comienzan a existir “dos mesas chicas” en las que se discuten las cuestiones vinculadas a la administración del gobierno. Entre ellas habrá confrontaciones y coincidencias, según lo indique la evolución de la correlación de fuerzas con el paso del tiempo.

Una de las mesas chicas seguirá siendo la que integran Cristina; su hijo Máximo; Eduardo “Wado” de Pedro”, jefe de “La Cámpora” y el ahora fortalecido Carlos Zannini. La otra tiene como cabeza a Daniel Scioli; su hermano José y al actual Jefe de Gabinete del gobierno provincial, Alberto Pérez. La ex modelo y empresaria Karina Rabolini, pareja de Daniel con quien estuvo casada y posteriormente divorciada, suele ser parte de algunos debates.

A partir de hoy la relación entre ambos “equipos” se vuelve imprescindible. Hasta el 9 de agosto, fecha de las PASO, las decisiones van a ser claramente hegemonizadas por el equipo de Cristina, procurando mostrar una “unidad” y mutuas reivindicaciones, para beneficio de ambos sectores. En dependencia de los resultados electorales de las PASO las relaciones sufrirán modificaciones, aumentando el peso del equipo de Daniel. Pero un cambio de calidad se producirá a partir del 10 de diciembre, en el supuesto que Scioli -ese día- asuma como Presidente.

A partir de allí, con un nuevo gabinete cuya integración seguramente va a provocar rispideces, la situación observará un drástico cambio y la relación entre los dos equipos tenderá –más allá de las palabras- a complicarse.

Cristina intentará reeditar las experiencias de Perón con Héctor Cámpora y Néstor Kirchner con ella. Imagina que otro estará en la Casa Rosada pero que las decisiones fundamentales seguirán en sus manos.

Daniel piensa, por el contrario, en la tradición presidencialista de nuestro país y en el hecho que quien se sienta en el “sillón de Rivadavia” maneja el gobierno y al peronismo. Si Scioli gana las elecciones, al compás de esa cambiante relación se irán desenvolviendo la política argentina y las respuestas del gobierno.

MÁS SOBRE “ELECCIONES 2015”

ar macri-michetti
Macri eligió a Gabriela Michetti como compañera de fórmula

Más allá de los avances en el cumplimiento de los plazos para las elecciones nacionales, diversas provincias continúan eligiendo sus autoridades locales. El domingo pasado fue el turno de santafesinos y rionegrinos, hoy lo harán los ciudadanos de Mendoza y Tierra del Fuego.

Río Negro: Es difícil saber si la derrota de Miguel Pichetto, candidato del oficialista FpV, tuvo que ver o no con la crisis de los productores. Lo cierto es que una elección que pintaba para reñida terminó con cerca de 20 puntos de diferencia a favor del actual gobernador Alberto Weretilneck. No es fácil separar ese estruendoso resultado de la crisis frutícola que vive esa provincia, con la mayor parte de sus rutas cortadas. Recién en esta semana se avanzó en resolver un aspecto del problema al reabrirse la exportación de peras y manzanas a Brasil. El triunfador en la contienda electoral, un hombre que viene de ser un aliado al kirchnerismo, aclaró –elegantemente- que no tiene candidato para las elecciones nacionales.

Santa Fe

Las elecciones santafesinas terminaron en un triple empate, con alrededor del 30% de los votos cada una de las fuerzas principales (FpV, el Progresismo de la alianza socialista-radical y el PRO). Con ese resultado el más beneficiado fue, Omar Perotti, candidato del FpV. La sangrienta confrontación entren los otros dos contendientes terminó ayudándolo. También lo benefició el hecho que el candidato socialista colocara el eje en la capacidad de gestión para acusar al cómico Miguel del Sel de inexperiencia administrativa. Perotti, varias veces intendente de Rafaela, pudo exhibir su manejo ejemplar de la cosa pública y esa campaña terminó favoreciéndolo. Todo eso hizo que la mayor parte de la gente que no votó en las PASO ahora lo hiciera por el candidato del FpV.

El gobierno socialdemócrata vuelve, a semejanza de las PASO, a tener dificultades en el conteo de los votos en el escrutinio provisional. Hay más de 300 urnas (unos 100 mil votos) con actas rechazadas. Hay otros 60 mil votos anulados o en blanco. Todo ello se está recontando en el escrutinio definitivo, que duraría unos 10 días, aunque ya fue cuestionado por el PRO. El oficialismo santafesino rechaza que se abran todas las urnas. Si tenemos en cuenta que la alianza socialista-radical ganó por poco más de 2 mil votos respecto al candidato del PRO y 26 mil de diferencia con el candidato del FpV, vemos que los 160 mil votos en cuestión pueden ser decisivos. Todo ello además de otras múltiples denuncias sobre incongruencia entre los votos y las actas.

Mendoza : En las recientes elecciones de las PASO la oposición unificada, en torno a un candidato radical al que apoyaron el PRO, los massistas y otras fuerzas, le ganó a los 3 candidatos del FpV por 5 puntos de diferencia. Las cosas ahora han tenido algunos cambios. Los votos del radical Alfredo Cornejo -intendente de Godoy Cruz- se mantienen, pero el candidato del FpV triunfante en las PASO, Adolfo Bermejo, actualmente senador y más cercano al pejotismo que al cristinismo, habría crecido, acercándose a los votos del candidato radical -hasta ahora- opositor al gobierno provincial.

 Tierra del Fuego: este doningo también se estará votando en Tierra del Fuego, la provincia poblacionalmente más chica y geográficamente más grande del país. Unos 132 mil electores elegirán a las autoridades provinciales y municipales del Ejecutivo y cuerpos legislativos, de esta Provincia, hoy gobernada por Fabiana Ríos, dirigente de origen progresista actualmente de escasa incidencia electoral.

La elección está muy reñida entre, Rosana Bertone, la senadora nacional y candidata del FpV y Federico Sciurano, el radical intendente de Ushuaia. Árbitro de la elección será el Movimiento Popular Fueguino (MOPOF), que en otros tiempos gobernara esa Provincia. Como aparato partidario apoya a Sciurano pero Jorge Garramuño, su líder histórico, firmó en conjunto con Bertone y Scioli el “Acta Compromiso para el Desarrollo de Tierra del Fuego”. Dado que seguramente ninguno de los candidatos alcance el 50%, necesario para ser ungido Gobernador/a, el próximo domingo 28 de junio se realizará la segunda vuelta.