Comandante del ELN Antonio García: “la crisis en la negociación de paz es superable”

El comandante del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Antonio García, en entrevista con el periodista colombiano William Parra, sobre la marcha y las dificultades en la negociación de paz con el gobierno colombiano de Gustavo Petro.  

178

William Parra |

– Se puede hablar de crisis en las negociaciones entre el ELN y el gobierno, tras el anuncio frustrado de cese bilateral del fuego hecho por el presidente Petro?

– Una crisis es una alteración del curso normal de la vida o de los eventos. Efectivamente fue lo que sucedió, pues no era lo acordado el diciembre pasado. Una crisis introduce cambios abruptos, introduce incertidumbre; y cuando es muy profundo el cambio se puede estar ante situaciones irreversibles. Esta en particular no la consideramos irreversible y puede retornarse el camino, se puede aprender de ella para bien del proceso de paz.

– ¿Qué tanto puede afectar esta decisión unilateral inconsulta la buena marcha de las conversaciones de paz?

– Es lo que no entiende Juan Camilo Restrepo, pues una cosa es una decisión unilateral y otra cosa es un cese el fuego unilateral. Son dos cosas muy distintas y fue también lo que el gobierno confundió, de pronto voluntariamente. El ELN realizó un cese el fuego unilateral, eso quiere decir que por voluntad propia hace una tregua temporal para navidad y fin de año, no dice que el gobierno colombiano debe obligatoriamente hacerlo también, ni dice que fue un acuerdo. Hace una muestra de voluntad unilateral y le dice al gobierno que haga algo parecido en correspondencia, a voluntad del gobierno. El Presidente saca un decreto, no un trino, obligando a que el ELN cumpliera unas exigencias que no hemos pactado, y luego dice que no tenemos voluntad.

Un proceso de conversaciones para construir paz, es un proceso de acuerdos entre dos partes y se realizan con base en una metodología y agenda pactada. Hay una estructura de negociación que cualquier principiante en teoría de soluciones políticas lo sabe: primero se pacta una agenda, luego de negocia sobre cada punto de agenda y por último se implementan los acuerdos. También está acordado un orden en la discusión de los puntos de agenda. Aún hoy no se ha culminado de negociar la agenda, por cuanto hay que hacer ajustes y eso lo han conversado las dos delegaciones y llevaron propuestas a consulta, tanto al Presidente como al Comando Central, es un tema pendiente en la Mesa.

El ELN considera que es superable la crisis, partiendo que no fue el ELN quien la generó, debe reflexionarse sobre lo acontecido, sacar lecciones y evitar decisiones unilaterales cuando sea responsabilidad de la Mesa, tal como está pactado. También está acordado que cualquier acuerdo se comunica al país desde la Mesa de manera conjunta, pues se entiende que se está construyendo una visión conjunta de paz; ahí no caben anuncios unilaterales que obliguen a las dos partes, menos si no se han pactado.

La primera rueda de negociaciones, en Caracas, en noviembre de 2022. (Xinhua)

– El gobierno ha propuesto una reunión previa antes de iniciar el segundo ciclo para resolver los problemas que trajo el anuncio del cese bilateral del fuego hecho por el presidente Petro, están dadas las condiciones para esta reunión, la ven factible?

– La idea de reunión extraordinaria también ha sido la propuesta del ELN, hemos coincidido en ese punto y se realizará para buscar superar el incidente. El ELN no está pasando factura a nadie ni cobrando cuentas, sólo hemos dicho: no es cierto que haya un acuerdo de cese el fuego bilateral, porque no es cierto y lo pueden testificar los países garantes; hay unas reglas acordadas y las dos partes debemos cumplirlas. No es otra cosa. El ELN tiene voluntad de buscar soluciones, pero no fue quien causó la crisis.

– Muchas críticas ha recibido el ELN por rechazar el anuncio de cese bilateral del fuego que si se concretó con otras cuatro organizaciones, qué responden ustedes a esa crítica y qué tan factible seria pactar un cese bilateral, entre ustedes y el gobierno como ustedes mismos han sugerido en ocasiones anteriores?

– El ELN no puede cumplir un acuerdo en el que no ha participado, menos de un decreto Presidencial, pues no somos gobierno ni partido de gobierno. Es elemental nadie aceptaría que alguien haga un acta de matrimonio con otra persona que no ha sido consultada, ni está de acuerdo ni quiere, y luego reclame porque no se acepte. Podría colocar muchos ejemplos de la vida cotidiana que nadie se aguantaría, es algo de sentido común.

Si es un acuerdo que se discute en la Mesa dentro de la normatividad pactada es lo que hemos dicho, y en otras oportunidades se pudo firmar. Es un tema que hemos estado abiertos a conversarlo y construir un acuerdo. En la Agenda no está escrito que el mecanismo de construir acuerdos es por medio de decretos Presidenciales, no son el mecanismo de acuerdo. Otra cosa es que el gobierno los necesite para legalizar sus acciones.

El jefe negociador por el ELN, Pablo Beltrán (i), estrecha la mano con el jefe de la delegación del gobierno colombiano, Otty Patiño (d), durante las negociaciones en Caracas, en noviembre de 2022. (Xinhua/Marcos Salgado)

– Pese a que ustedes siempre han desmentido fracturas al interior del ELN, sin embargo muchos sectores advierten que sí hay divisiones al interior de la organización, hay garantías que el ELN en su totalidad le apueste a una negociación de paz?

– Lo concreto es que ninguna estructura ha dicho nada distinto a lo que el Comando Central ha orientado, o a lo que ha pactado la Delegación de Diálogos. El Comando Central recibe reportes de todas las estructuras todos los días. ELN tiene una estructura más centralizada que las Ex-Farc, pues desde el punto de vista político existen eventos democráticos donde participan todas las estructuras y construyen sus políticas, eligen a sus comandantes de la Dirección Nacional y al Comando Central, como cuerpos de conducción nacional, no por representación, sino por sus capacidades como dirigentes nacionales y pueden conducir cualquier Frente de Guerra en el País. El Comando Central es la Jefatura de toda la organización y es acatado en todo el país. Nuestro sistema de conducción tiene una continuidad ininterrumpida en el tiempo desde 1982, los combatientes, los militantes y los mandos saben quiénes son sus dirigentes. Desde luego que ser mando en el ELN no es hacer lo que se le ocurra a uno como persona, las bases y los cuerpos de dirección le exigen coherencia en los actos. El ELN le apuesta a una paz que traiga cambios para el país, para que Colombia sea más democrática, más justa, un país para todos. Una cosa es la realidad de los cambios y otra muy distinta son las promesas o una hipótesis de las que se montan para promocionar productos de venta. Eso, aún está por dilucidarse.

¿Cuál es el papel que jugara Venezuela en estas conversaciones?

– Venezuela será el país anfitrión de dicha reunión, pues al ser una reunión extraordinaria debía buscarse un sitio de manera ágil, y por haber sido la sede anterior era el país mejor preparado para eso. Los demás países garantes y acompañantes permanentes también asistirán, pues es una reunión con toda la formalidad, pero no el ciclo acordado. Es una reunión extraordinaria para superar la crisis, que confiamos saldrá bien.