Carta de la OEA como el «Gran Garrote» contra el gobierno de Maduro

15

Diego Olivera – Barómetro Internacional

Nuevamente la doctrina del “Gran Garrote” o Big Stick es el nombre con que se conoce a una tendencia en las relaciones diplomáticas estadounidenses de principios del siglo XX. La expresión se origina en una frase escrita por el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, en el año 1901, donde manifestaba su agrado porque el comité del Partido Republicano de Nueva York había expulsado a un corrupto consejero. La frase, tomada de un proverbio del África occidental era: “habla suavemente y lleva un gran garrote, así llegarás lejos» (speak softly and carry a big stick, you will go far).

Tal concepto ilustra la voluntad de este Roosevelt, para establecer negociaciones y pactos con sus adversarios internos y externos, pero siempre mostrando la posibilidad de una actuación violenta como modo de presión. Aplicada a la política de Estados Unidos en América Latina, la frase mostraba que el régimen de Roosevelt podía presionar a los países latinoamericanos, particularmente los ribereños del Mar Caribe con una intervención armada.

No podemos separar a Obama de la idea golpista y su visión hegemónica del mundo

Hoy esta tesis es llevada adelante por el Presidente Barak Obama, que si bien es del Partido Demócrata, aplica la doctrina del “Gran Garrote” o Big Stick, para establecer las relaciones con los países latinoamericanos, como las naciones del mundo, bajo su visión de que EEUU es el país líder del Mundo, como los señalan sus últimos discursos. En este marco se inscriben las acciones, contra el presidente Nicolás Maduro, destinadas al derrocamiento del gobierno bolivariano, no podemos analizar que solo los halcones, son los encargados de esta estrategia, con sector político republicano, en alianza al Complejo Militar Industrial.

Hoy la cara visible de esta estrategia es Obama, quien de premio Nobel de la Paz, ha derivado como el presidente, con mayores acciones militares en el planeta, llevando al mundo a niveles de una nueva guerra fría, en su interés de destruir la Economía de Rusia, como tratar de agredir a China, con su estrategia de querer controlar las naciones de Asia, a la cual el mismo definió “como zona de mayor desarrollo económico”, por tanto área a ser controlada con mayores bases militares, como lo ha venido desarrollado su gobierno, para controlar el mundo.

Carta de la OEA como el “Gran Garrote” contra el gobierno de Maduro

Es buen señalar que parte de esta doctrina de EEUU, es aplicar acciones como un estado gendarme, usando la violación del derecho internacional, para aplicar sanciones a través de sus funcionarios, como el congreso Estadounidense, asumiendo sus leyes y decisiones, como validez de derecho internacional, no respetando la soberanía, ni los derechos intrínsecos de cada nación, como sus autoridades y leyes. Las nuevas sanciones aplicadas a funcionarios del gobierno bolivariano, no tienen nombre, es decir son casi un secreto sumarial, pero están claramente orientadas a crear un expediente, de que Venezuela es una nación forajida, que apoya al narcotráfico y viola los derechos humanos.

Parte de esta estrategia golpista, como lo ha manifestado recientemente el vicepresidente gringo Joe Biden, de que “había un golpe militar en proceso”, va vinculado a la intención de Obama, de cercar al presidente Maduro, con el intento de aplicación de la carta Democrática, instrumento “seudo legales”, creado en los orígenes de Organización de Estados Americanos (OEA), para poder controlar América Latina, permitiendo golpes de estado, a los cuales nunca condenaron por derechos humanos, ni por la libertad. La misma separación de Cuba en la Cumbre de Punta del Este (Uruguay), de la OEA en 1962, dejaron entrever el carácter entreguista de los gobiernos de aquellas décadas, con atropellos a la dignidad de los pueblos latinoamericanos.

Hoy el fantasma de las agresiones continental de EEUU y algún socio apátrida de América, intentaran aislar al gobierno del presidente Maduro, luego de fracasar en 16 años de gobierno bolivariano, de varios intentos desestabilizadores contra el Comandante y presidente desparecido, Hugo Chávez Frías, golpes, paros empresariales, acciones violentas “guarimbas”, acciones de funcionaros de la embajada de EEUU, acciones de paramilitares, no han logrado quebrar al pueblo y a las Fuerzas Armadas de Venezuela, en una alianza cívico militar.

Esta unidad pueblo- militares mantiene el apoyo al presidente Maduro, ante una guerra económica despiadada, con especuladores y ciudadanos pagados para hacer colas, como un trabajo remunerado, para violentar los derechos de los ciudadanos, a conseguir los productos alimenticios, medicinas y enseres. Ante surge la pregunta, para Obama y EEUU, estas acciones desestabilizadoras, no violan los derechos humanos, la muerte de decenas de ciudadanos, derivados de las guarimbas, no son actos criminales, sin embargo para los gringos son presos de conciencia, bueno el propio Obama, justifica la muerte de afro estadounidenses, como las torturas en la Ley Patriota, como en la cárcel de Guantánamo, pero para ellos estos es “democracia”, pero realmente es imperialismo y violencia.

Cancilleres de UNASUR rechazan acciones belicistas de EEUU contra Venezuela

Nos parece importante destacar una nota de prensa de Agencia Venezolana de Noticias (AVN), donde destaca la reciente reunión de los cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), realizada en Montevideo, Uruguay, para ratificar su respaldo a Venezuela ante las acciones injerencistas por parte de Estados Unidos, en una maniobra que pretende quebrantar la estabilidad del Gobierno bolivariano.

En ese sentido, se comprometieron a buscar los canales de diálogo que permitan superar esta situación promovida desde Estados Unidos, que comprende además una guerra económica contra el pueblo y sanciones contra funcionarios y sus familiares. «Por ahora, entre los cancilleres de la UNASUR buscaremos esos canales de diálogo», manifestó el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, durante una rueda de prensa.

Mencionó que los señalamientos que realiza el Gobierno de Estados Unidos contra funcionarios venezolanos, sin ni siquiera dar nombres, son «decisiones unilaterales que pueden afectar la estabilidad de Venezuela y también de la región», agregó Patiño. Por ultimo AVN señala que, se tiene previsto convocar próximamente una nueva reunión extraordinaria de cancilleres para dar continuidad a las evaluaciones sobre las acciones de desestabilización emprendidas por Estados Unidos contra Venezuela.

[email protected]