Canciller uruguayo presenta su candidatura a la secretaría general de la OEA

15

Nodal – El Espectador

El canciller, Luis Almagro, pedirá este miércoles en la Organización de Estados Americanos (OEA) apoyos para convertirse en el próximo secretario general del organismo, una carrera en la que se ha quedado sin rivales y que parece encaminada a acabar en su elección sin problemas el próximo mes, según fuentes diplomáticas.

Almagro hará una presentación sobre su candidatura ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), justo un mes antes de las elecciones para reemplazar al chileno José Miguel Insulza como secretario general del organismo.

Por ahora, el canciller uruguayo comparece sin rivales a las elecciones del próximo 18 de marzo, tras la retirada en enero del candidato de Guatemala, el exvicepresidente Eduardo Stein, y la del aspirante peruano, Diego García Sayán, el pasado octubre.

Como no hay una fecha límite para inscribir candidaturas, nadie descarta aún que se presente un candidato de última hora, como ocurrió en las elecciones de 1994, cuando el expresidente colombiano César Gaviria se postuló semanas antes de la votación y logró imponerse a los otros dos candidatos en liza.

No obstante, los apoyos cada vez más amplios recabados por Almagro en el continente no hacen “fácil que aparezca un nuevo candidato”, según una fuente diplomática consultada por Efe.

“En teoría, puede surgir otro candidato hasta la víspera (de la elección), pero las posibilidades de que salga son menores a medida que pasa el tiempo”, dijo a Efe otra fuente diplomática, para quien ya “se ha perdido el suspense” en torno a estas elecciones.

Para convertirse en secretario general de la OEA durante los próximos cinco años, Almagro necesita una mayoría simple, de 18 votos de los 34 Estados de la organización.

Hasta ahora, al menos 18 países le han dado su apoyo: Panamá, República Dominicana, Honduras, Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Belice, Bolivia, Surinam, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda.

Estados Unidos y Canadá mantienen por ahora su silencio, como han hecho en otras elecciones a la OEA, al igual que los países del Caribe que no están afiliados a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Dentro del ALBA, Venezuela tardó en definir su apoyo a Almagro y “no se ha entusiasmado” en ningún momento con el candidato uruguayo, en parte por considerar que mantuvo un rol “cercano a la oposición” dentro de la misión de cancilleres de la Unasur que visitó Venezuela en marzo de 2014, según una de las fuentes diplomáticas.

Durante su discurso de este miércoles, Almagro expondrá una serie de elementos que, a su juicio, pueden “ayudar a que la OEA pase definitivamente al siglo XXI”, según un portavoz de su campaña consultado por Efe.

En concreto, presentará una iniciativa sobre seguridad ciudadana y otra relacionada con la gestión de desastres naturales, un área en la que quiere aumentar la cooperación con el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina CAF, según el portavoz, que pidió el anonimato.

Además, Almagro tiene como prioridad “reorientar el presupuesto” de la OEA “hacia resultados tangibles” en las áreas de “democracia, derechos humanos, desarrollo integral y seguridad multidimensional”, que, según el candidato, deben ser los cuatro pilares del organismo.

“Es muy probable que nombre una comisión de expertos internacionales adjuntos a la Secretaría General para plantear recomendaciones respecto a cómo orientar el presupuesto con los objetivos de la organización”, explicó el portavoz.