Armas químicas en Siria: ONU y EEUU/ Siria y Venezuela en la mirilla de la derecha internacional

21

Armas químicas en Siria: Consejo de Seguridad y Estados Unidos

Nicolás Boeglin|

En razón del sustancias químicas en Siria que, el pasado 4 de abril han dejado un saldo mortífero de 87 personas, entre las cuales 20 niños, y más de 400 heridos, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebró una reunión este 5 de abril para escuchar a varios altos funcionarios de Naciones Unidas encargados de monitorear el uso de estas armas y a algunos de sus integrantes.

Las dudas y las tésis existentes

Las autoridades de Siria niegan haber hecho uso de estas armas . A la fecha no existe ninguna investigación realizada in situ por parte de alguna entidad independiente que permita conocer las causas de este trágico hecho. Esta inspección permitiría saber quiénes estaban en posesión de estas sustancias y su origen exacto. Mucho más precavidos que otros, algunos medios de prensa como la BBC usan «chemical attack» en sus titulares entre comillas, ante algunas incógnitas aún no dilucidadas sobre lo que originó esta mortal explosión con sustancias químicas .

Rusia por su parte, sostiene que el Ejercito sirio bombardeó desde el aire posiciones de los rebeldes que al parecer incluían un depósito de sustancias químicas.

Para Estados Unidos, Francia y Reino Unido, no hay duda alguna sobre la responsabilidad directa de las autoridades de Siria en ordenar el uso de estas armas contra grupos rebeldes. Francia sobre el particular se muestra particularmente vehemente. Al respecto, un proyecto de resolución presentado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido circuló, con las reservas de Rusia y de China al no existir, según ellos, pruebas suficientes para imputar la intención de usar estas armas a mandos del Ejército regular sirio . Este nuevo drama humano se da en el marco del conflicto armado entre las fuerzas regulares sirias y los grupos rebeldes, en el que cualquier acción armada que cause la muerte de civiles es objeto de acusaciones recíprocas de ambos bandos. Resultado de imagen para armas quimicas siria

Las resoluciones anteriores del Consejo de Seguridad sobre Siria

El 28 de febrero del 2017, un proyecto de resolución sobre el tema de las armas químicas en Siria presentado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido fue vetado por China y por Rusia, alegando la segunda que una resolución de un ente como el Consejo de Seguridad debe basarse en hechos probados y no en suposiciones .

La última resolución sobre Siria se adoptó el 31 de diciembre del 2016, en la que el Consejo de Seguridad manifestaba su beneplácito ante las iniciativas de Rusia y de Turquía en aras de relanzar una salida política al conflicto en Siria.

La última resolución sobre la violencia en Siria como tal del Consejo de Seguridad es la Resolución 2328 adoptada el 19 de diciembre del 2016, relativa a la evacuación de la población civil en Alepo ante el avance de las tropas sirias apoyadas por la aviación de Rusia. Diez día antes, Francia había intentado frenar el avance hacia Alepo, presentando un proyecto de resolución objeto de un veto por parte de Rusia. El 9 de diciembre, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó una resolución sobre la situación en Alepo.

Nótese que desde 1997 entró en vigor la Convención sobre Armas Químicas, otorgando a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) el buscar erradicar el uso de las armas químicas y de verificar su destrucción. Siria es parte a dicha convención desde el 2013. Dicha convención cuenta con 192 Estados Partes: al revisar el detalle del quién es parte a dicho convenio y quién no, Israel se mantiene como el único Estado en el mundo en no ser parte a dicho instrumento . En el caso de Siria, el equipo de Naciones Unidas a cargo de monitorear la destrucción de armas químicas en suelo sirio (denominado OPCW-UN), presentó sus respectivos informes a finales del 2014.

El ataque de Estados Unidos perpetrado contra Siria a modo de represaliaResultado de imagen para ataque de eeuu a siria victimas

De forma sopresiva, Estados Unidos lanzó un ataque con misíles dos días después contra posiciones del Ejercito de Siria, a modo de represalia armada. Esta acción obligó al mismo Secretario General de Naciones Unidas a llamar a evitar una escalada de acciones militares horas después.

Como bien se sabe, el uso de la fuerza es terminantemente prohibido por la Carta de las Naciones Unidas, y la única excepción a esta regla está previsa en el Artículo 51 de la misma (caso de legítima defensa). Las represalias que impliquen el uso de la fuerza contra otro Estado son prohibidas, y las únicas acciones militares jurídicamente válidas son las expresamente autorizadas por el Consejo de Seguridad. Por lo tanto, esta acción militar de Estados Unidos se dió en clara violación a la legalidad internacional, y sin que medie autorización previa del Consejo de Seguridad: remitimos al respecto al análisis del Profesor Marko Milanovic (Universidad de Nottingham) titulado «The Clearly Illegal US Missile Strike in Syria, publicado en el EJIL-Talk.

Pretextos para justificar guerras: el precendente de Irak (2003)
Con relación a la agresión militar a Irak acaecida en el 2003, se supo en el 2015 que durante más de un año las máximas autoridades de Estados Unidos y del Reino Unido intercambiaron opiniones sobre cuál sería el pretexto más convincente para justificar ante la opinión pública internacional una declaración de guerra a Irak . Como se recordará Estados Unidos lideró una coalición de Estados en su aventura militar en Irak, los cuales a la fecha no parecieran haberse manifestado ante el ardid encontrado en aquella ocasión por los estrategas de la Casa Blanca para justificar esta acción militar colectiva (la cual no contó nunca con la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas).

A modo de conclusión: el mundo ante la peculiar manera de tomar decisiones de la actual administración norteamericana

A diferencia del tiempo tomado por la administración del Presidente Georges W. Bush para consultar y definir la mejor estrategia en Irak, la administración del Presidente Donald Trump pareciera esta vez haber reaccionado sin mayor cautela ni consulta. No se tiene claro si se han previsto las consecuencias de este ataque militar en Siria y el riesgo de escalada que conlleva. Con ello, se confirma esta muy peculiar manera de tomar decisiones en materia de política exterior del nuevo ocupante de la Casa Blanca. Esta decisión posiblemente sea objeto de una nueva reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en la que los demás integrantes del máximo órgano de Naciones Unidas deberán tomar posición con respecto a esta decisión unilateral que constituye una violación flagrante a la Carta de Naciones Unidas de 1945.

*Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica (UCR).

—-

Siria y Venezuela en la mirilla de la derecha internacional

Resultado de imagen para ataque de eeuu a siriaVíctor Manuel Ramos|  A los grandes intereses económicos del capitalismo les importa un bledo el bienestar de la humanidad. Los beneficiarios son pocos contra la gran mayoría que constituye la casi totalidad de la humanidad en una situación de total negación de los derechos fundamentales garantizados –¡vaya un decir!- por la Carta de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Es así como Los Estados Unidos, ahora sin tapujos y en con una decisión de persistir en su política de ser– a la vista de todos- el gendarme del mundo, se atribuye la potestad, mientras violenta toda las normas elementales del derecho internacional, de querer decidir por los pueblos.

El señor Trump ha mostrado nuevamente los colmillos del Tío Sam y nos quiere convencer de que los tiene magníficamente afilados y que está dispuesto, si la ONU no le apoya en sus tropelías, a provocar los desastres que se le ocurran en otros países soberanos. Ha puesto en la mira de sus misiles y de otras armas de destrucción a Siria y a Venezuela.

Recordarán los lectores cuando el señor Bush, en su condición de presidente de USA, engañó al mundo y lanzó una feroz guerra en contra de Irak, con el pretexto de que el presidente Sadam Husein era poseedor de armas de destrucción masiva. La excursión mortífera de las tropas norteamericanas en Irak no pudo encontrar tales armas y el gobierno norteamericano tuvo que aceptar que todo era una falsedad. Para quienes no hubo falsedad fue para los iraquíes que aún siguen en el sufrimiento que no se ha superado, ahora gracias a ISIS que es otro engendro de Norteamérica y sus aliados.Resultado de imagen para ataque de eeuu a siria

Pues bien: desde que inició la guerra en Siria, patrocinada indudablemente por los mismos norteamericanos y sus pares de la OTAN, han menudeado las denuncias falsas de que el ejército de Siria y el presidente Asad, usan armas químicas para combatir a los terroristas que han ocasionado imponderables daños a los sirios, con un saldo de destrucción, muertos y refugiados alarmante. Al no poder derribar al gobierno legítimo de Siria, Los Estados Unidos han acudido a Arabia Saudí, a Turquía, a Israel y a otros países árabes que, en desvergonzada traición a sus hermanos sirios, se han prestado para avalar y patrocinar la tragedia en ese país.

Por suerte para los sirios, han recibido la cooperación invaluable de Rusia, a través del Presidente Putin, de Irán y de Hezbolá. La conjunción de fuerzas formada por el ejército y el pueblo de Siria y los apoyos de los países amigos han llevado a Isis a una situación de inminente derrota. Y, para evitar tal derrota, Turquía invade la zona Norte de Siria; Israel bombardea al ejército sirio; los terroristas reciben entrenamiento, armas y dinero de Estados Unidos y de vez en vez lanzan gases letales sobre la población para acusar al gobierno sirio, gobierno que ya entregó su arsenal de gases tóxicos, mediante certificación por la ONU.

Como respuesta Trump está dolido por los muertos en Idlib, a causa del gas tóxico que, sin la menor duda, ha utilizado Isis como estrategia para culpar a Siria. Trump, entonces, advierte que está dispuesto a actuar. Hay un problema para que tales amenazas se cumplan: los colmillos también afilados de Rusia, Hezbolá  e Irán que han ratificado su apoyo a Siria, como país soberano. Sin embargo ha actuado -70 misiles- y ha causado destrucción y muerte entre los sirios. Claro estas muerte no cuentan, porque para USA el asesino es Asad.

En el caso de Venezuela, los norteamericanos iniciaran su asedio durante sus gobiernos anteriores, principalmente durante la administración del Presidente Obama, el flamante Premio Nobel de la Paz, cuya administración se caracterizó por ser guerrerista y sanguinaria. No pudieron los yanquis con Chávez y ahora arremeten en contra del gobierno de Nicolás Maduro, gobierno al que Trump ha puesto, también, en la mirilla y se ha comprometido, públicamente, a enmendar los entuertos de su desenfocada visión, tanto en Venezuela como en Siria y otros países que ahora no comento porque este trabajo sería interminable.

Trump quiere que la Venezuela Bolivariana entregue el gobierno a la derecha recalcitrante porque tal pacotilla devolverá a las transnacionales del petróleo el control de las riquezas naturales del país. Le enfadan a Trump los avances sociales logrados por la revolución chavita bolivariana y han sometido a ese pueblo a un acoso económico y político, tal y como lo hicieron con Guatemala, durante el gobierno de Árbenz, con Cuba revolucionaria, con la Dominicana gobernada por Juan Bosh, con la Nicaragua sandinista, con Grenada de Bishop, con Panamá para intentar volver al control de Canal, con Haití nación a la que no le han permitido dar un paso hacia adelante, con Brasil ahora gobernado por corruptos, con Argentina en manos de la derecha radical que niega los derechos de los de abajo y de los trabajadores, con el Paraguay atrasado y sumiso, con el Uruguay que simula tener un gobierno progresista pero que adopta las políticas dictadas por la Casa Blanca.

Ha instrumentalizado a la OEA, Los Estados Unidos. Y el libreto es exactamente el mismo que se utilizó cuando el gobierno norteamericano derrocó, mediante una invasión al gobierno de Árbenz en Guatemala, el mismo libreto que intentaron poner en escena cuando invadieron Cuba, país que se defendió con heroísmo y por tal motivo fue expulsado de la OEA.

Los peones son casi los mismos, con las excepciones de Nicaragua, El Salvador, Bolivia, Ecuador, que han adoptado la posición de la dignidad, de tal manera que no han podido lograr la mayoría necesaria para condenar a Venezuela, para condenarla, insólito, de absurdos que, sin embargo, son realidades en sus respectivos países: los asesinatos de estudiante y periodistas en México de su gobierno surgido del fraude electoral, la burla al pueblo de Guatemala que derrocó al tirano y se dejó montar un payaso, el acomodo servil de Costa Rica y Colombia, el pinochetismo de Chile, los salteadores del poder en Brasil, los atropelladores de la Constitución en Paraguay, el impopular Machi de la Argentina…

Pero sobre todo el vasallaje de Honduras a quien incluso le ponen a violentar el orden jurídico de la OEA y le empujan a suplantar a la presidencia de ese organismo. Pero lo más insólito: reclaman por la falta de medicinas y alimentos gobiernos cuyos pueblos no tienen ni medicinas ni alimentos. En Honduras los medicamentos y los fondos para comprarlos fueron saqueados por este régimen nacionalista y a los desheredados les engañan con un mendrugo al año, sobre todo en tiempos de elecciones.

Pero, cuidado, señor Trump: Siria y Venezuela Bolivariana son huesos duros de roer. Sus ejércitos y sus pueblos saben sus deberes revolucionarios. De su valentía y determinación, al no permitir el triunfo de cualquier agresión, depende, en gran medida, el futuro del Medio Oriente y de América Nuestra, la de Bolívar, Martí, Fidel, Torrijos y Chávez. La humanidad entera celebrará el triunfo de la razón en contra de la brutalidad.