Argentina: La pelea entre el gobierno y la cúpula judicial

22

Juan Guahán- Question Latinoamérica

El pasado fin de semana se enfrentaron el boxeador norteamericano Floyd Mayweather y el filipino Manny Pacquiao, aquí no hablamos de eso sino de otra cuestión que está ocurriendo -en estos días- por estos pagos, donde ejerce su administración el gobierno argentino. Aunque merece algún comentario lo ocurrido, el fin de semana, en el Estadio de Nevada. Allí se anunció lo que sería la “pelea del siglo” y terminó siendo “el fraude del siglo”.

Dejemos a los boxeadores que continúen con sus chisporroteos propagandísticos, que son parte de ese negocio y vayamos a nuestras refriegas locales.

Desde hace un tiempo a esta parte se viene advirtiendo el crecimiento de la confrontación entre el gobierno y buena parte del sistema judicial. El historial de conflictos es largo y ahora está llegando a sus etapas definitorias. No quedan dudas que el conservadorismo más pronunciado encuentra su refugio en el sistema judicial, ello viene de lejos y el peronismo -desde su aparición- tiene allí un punto permanente de conflicto. Eso no ha sido sustancialmente distinto en los últimos tiempos, con este gobierno. Las causas las podemos encontrar en algunos temas de fondo: La voluntad del gobierno de dejar sembradas algunas cuestiones institucionales que consoliden aspectos desarrollados durante estos años de gestión (nuevo código procesal penal); la colonización, con personal cercano al gobierno, de todos los espacios posibles dentro del aparato judicial; el temor que tienen varios funcionarios de primera línea a investigaciones judiciales.arg corte-suprema1

Todo ello derivó en diversos intentos por tener una influencia importante en la Suprema Corte de Justicia. Hasta ahora esos intentos fueron frustrados por la acción de los actuales miembros de la Corte y por no tener los 2/3 de los votos del senado para aprobar los reemplazos posibles. Es por eso que el gobierno apuesta a una carta difícil pero no imposible: Producir una vacante más (luego de la renuncia de Eugenio Zafaroni) y de ese modo contar con dos lugares, uno para compartir con algún sector de la oposición que –a cambio- le dé los 2/3 que necesita.

Otra medida aún más audaz es modificar por ley (con mayoría simple) el número de integrantes (llevándolos a 7 ó 9) y negociar los 4 ó 6 nuevos miembros, en ese caso serían 2 ó 3 propios y otro tanto para la oposición. Para cualquiera de esas maniobras necesita que se vaya otro integrante, Carlos Fayt es el candidato. La incapacidad psico-física que supondrían sus 97 años son el argumento y allí está el meollo de los “ruidos” de esta semana. El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández pide que Fayt se muestre y haga declaraciones, duda que sus últimas firmas fueran hechas en el recinto de la Corte. Elisa “Lilita” Carrió, le contesta -a esa denuncia acerca de una eventual incapacidad de Fayt- diciendo que ella “vio a un Jefe de Gabinete duro por la cocaína”. El gobierno dio algunos pasos más: Cambió la conducción de la Comisión de Juicio Político, ahora está en manos de una joven de “La Cámpora”. Legisladores oficialistas están pidiendo un examen médico de Fayt y el Jefe de Gabinete amplía su acusación a los restantes miembros de la Corte por “falsedad ideológica”, dado que hicieron figurar en un acta que la firma de Fayt fue puesta en el Despacho de la Corte lo que no sería cierto.

Más elecciones y algo sobre candidaturas

Se realizaron las elecciones definitivas en los municipios de la Capital y San Carlos de Mendoza y 23 municipios de Río Negro.

En Mendoza, en ambos casos –al igual que en las PASO- ganaron los actuales intendentes. En la Capital se trata de una alianza de radicales y PRO que sacó el 60% de los votos. La novedad es que el Frente de Izquierda y los Trabajadores –FIT- le arrebató el segundo lugar al FpV, Frente para la Victoria. En San Carlos el triunfó fue de un aliado a Sergio Massa y el segundo lugar fue para el FpV.

En las elecciones municipales realizadas en Río Negro los resultados están fragmentados. Sin embargo el FpV, que tiene como candidato a gobernador –para las elecciones del 14 de junio- a Miguel Pichetto, es el que está mejor posicionado (obtuvo la mayor cantidad de votos) y podría permitir la recuperación de esa provincia del control del actual massista Alberto Weretilneck que hoy ocupa esa gobernación. El FpV puso en juego 14 Intendencias, mantuvo 10, ganó una más y perdió 4. El radicalismo arriesgó 7 y las retuvo a todas. Otras fuerzas se repartieron el resto.

ar parrilli y anibal fernandez En otro orden de cosas la novedad más importante es que Daniel Scioli parece haber escogido su sucesor para la Provincia de Buenos Aires, este sería Aníbal Fernández, actual Jefe de Gabinete. Ahora el trabajo consiste en bajar varios candidatos, entre ellos a Martín Insaurralde –Intendente de Lomas de Zamora y mediático marido de Jésica Cirio- hasta hace poco candidato indiscutido y que resiste a las insinuaciones de la Presidenta y del propio Aníbal para que se baje de dicha candidatura. Es de suponer que los “conocimientos” que tiene el actual Jefe de Gabinete de las cuestiones del sur del Gran Buenos sirvan para convencer al Intendente de Lomas de Zamora para que desista de su candidatura.

Mientras tanto, comienzan las visitas de Cristina a distintas provincias que están en pleno proceso eleccionario. La primera salida fue al Chaco en apoyo de Jorge Capitanich y las fuerzas del FpV para las elecciones del 24 de mayo.

Paritarias y el régimen de «ganancias»

Durante la semana hubo dos temas de la vida económico-social que absorbieron el interés público. Uno estuvo vinculado al anuncio sobre un nuevo régimen para los descuentos por “ganancias” a trabajadores y jubilados, el otro a la cuestión salarial y su debate en las paritarias.

Sobre la cuestión del “Impuesto a las Ganancias” que pagan los trabajadores, el Ministro Axel Kicillof anunció que quienes ganen entre 15 y 25 mil pesos tendrán una reducción respecto al descuento que actualmente se les realiza. El mínimo no imponible continúa en los 15 mil pesos. Los voceros del gobierno anuncian que los sectores involucrados en esta norma reciben de hecho un incremento del 3 al 6% en sus ingresos. Esta disposición se comenzaría a aplicar con los salarios de mayo y sería retroactiva a enero de este año. Desde el sindicalismo la rechazan por las confusiones que encierra y porque cuando vengan los aumentos de este año terminarán pagando más que antes. De hecho, en esos sectores, produjo más indignación que satisfacción.arg moyano h y barrionuevo

En lo que respecta al tema salarial el debate es más duro y está cargado de situaciones conflictivas. El gobierno aspira que el “techo” sea alrededor del 24/25% y los gremios sostienen que la inflación actual supera esa cifra y que además tienen que recuperar pérdidas salariales del año pasado. Esa diferencia hace difícil los acuerdos. Desde el gobierno niegan que haya un “techo” pero dicen, como lo hizo Aníbal Fernández, que “el límite lo pone la economía”. Desde la Unión Industrial Argentina (UIA) piden que el gobierno ponga el tope en el 25%. Lo concreto es que los sindicalistas están con bronca. Un sector oficialista, como los metalúrgicos, decretó un paro, ante esa medida el gobierno ordenó la “conciliación obligatoria”.

Los bancarios iniciaron medidas de fuerza que seguirán el próximo martes y amenazan con que no aceptarán tal “conciliación obligatoria”. El portavoz de ese gremio, ante críticas de Axel Kicillof al sindicalismo no trepidó en calificarlo de “gorila”. De hecho el gobierno no está homologando los acuerdos que se firmen por encima del 25%, acaba de rechazar el acuerdo de los mercantiles que habían firmado con sus cámaras patronales un incremento del 30%.