Andrés Pierantoni: lo que Rusia realmente quiere de la OTAN, Estados Unidos y Ucrania

126

 

Dmitry Straus 
Analista venezolano señala que la política de Rusia hacia Ucrania no es agresiva, cuenta quién es el principal adversario de Estados Unidos y explica cuál es el peligro de la inestabilidad interna en este país
-Rusia ha planteado el tema de la no proliferación de los sistemas de ataque con misiles de EEUU y la OTAN cerca de sus fronteras. Este tema será discutido por Rusia con la OTAN y Estados Unidos en los próximos días. En su opinión, ¿qué tan legítimo es este punto de vista de Rusia?

-De hecho, se puede recordar que durante el período comprendido entre la caída del Muro de Berlín y el colapso de la URSS, se llegaron a acuerdos verbales de que los países de Europa del Este que formaban parte del Pacto de Varsovia no se unirían al bloque de la OTAN.Imagen

Por supuesto, surge la pregunta de por qué un tema tan importante no se arregló en el contrato.De una forma u otra, estos acuerdos no se cumplieron. La OTAN se ha estado expandiendo constantemente y este tema se ha vuelto crítico para la seguridad de Rusia.
Si Ucrania se une al bloque militar y despliega misiles allí, la vulnerabilidad de la Federación Rusa aumentará dramáticamente. Vladimir Putin declaró recientemente que el tiempo de vuelo de tales misiles a Moscú podría ser de unos 10 minutos y, en el caso de los misiles hipersónicos, de cinco. Hay una violación de la paridad estratégica.
Podemos recordar la historia del uso de armas nucleares por parte de los Estados Unidos. Se dice en EEUU que el uso de bombas atómicas salvó la vida de decenas de miles de estadounidenses que habrían muerto si las islas japonesas hubieran sido invadidas. Sin embargo, la flota japonesa fue destruida, bajo las condiciones de un bloqueo naval, el país capitularía sin necesidad de una invasión.
El verdadero objetivo del bombardeo fue la URSS, y esto fue reconocido más tarde por Winston Churchill en sus memorias. Era necesario dejarle claro a Joseph Stalin que debía aceptar las condiciones dictadas por Occidente, teniendo en cuenta que en ese momento la URSS no poseía armas nucleares.
Foreign Policy pide más armas a Ucrania contra Rusia
Por lo tanto, uno puede ver los lanzadores de misiles “defensivos” estadounidenses (que se convierten fácilmente en misiles de ataque) en Europa del Este como, hasta cierto punto, una repetición de la situación en la que Estados Unidos tenía armas nucleares y la URSS no.
Cabe recordar que la Crisis del Caribe no se inició con el despliegue de misiles soviéticos en Cuba, sino con la instalación de misiles estadounidenses en Turquía, desde donde era posible atacar a corta distancia a la URSS.
Como saben, la crisis se resolvió mediante la retirada mutua de misiles: soviéticos de Cuba y estadounidenses de Turquía.Es decir, la política estadounidense de usar el componente nuclear para presionar a sus oponentes (antes la URSS, ahora la Federación Rusa) no comenzó ayer.
Si Rusia permite que los países vecinos, incluida Ucrania, se conviertan en miembros de la OTAN, perderá las mismas oportunidades de defensa y EEUU podrá dictar sus propias reglas del juego.
Naturalmente, Rusia se esforzará por todos los medios para evitar tal situación.

– Estados Unidos y la OTAN citan los “planes agresivos” de Rusia con respecto a Ucrania como la razón de la proliferación de sistemas nucleares de ataque. Rusia niega la existencia de tales planes, y la acumulación de tropas cerca de la frontera con Ucrania explica su derecho a desplegarlas en su territorio, cuando y como quiera. ¿Qué opinas, desde tu punto de vista, cual argumento es más convincente?

-Necesitamos mirar hechos concretos. Cuando dicen que el gobierno ucraniano es una democracia, no explican que después del Maidan y el golpe de estado de 2014, no hay democracia en Ucrania. Entre otras cosas, las elecciones ganadas por Volodymyr ZelenskyUn actor cómico y sin experiencia política es el nuevo presidente electo de  Ucrania - Infobae tampoco fueron democráticas. Desde 2014, figuras de la oposición han sido asesinadas regularmente en Ucrania, el gobierno ha prohibido los partidos políticos, los medios de comunicación han sido cerrados con el pretexto de la “guerra con Rusia”, los extremistas de extrema derecha han sido designados para altos cargos, incluidos los que tienen a Stepan Bandera, un colaborador nazi alemán, como su símbolo.

Es muy difícil considerar democrático un régimen así. Tras el golpe de Estado de 2014, se inició un movimiento en el Donbass contra las nuevas autoridades de Kiev, que tuvo carácter de autodefensa. El ejército ucraniano se mostró muy reacio a iniciar una guerra contra sus compatriotas; las hostilidades estallaron más tarde, con la llegada de formaciones de organizaciones nacionalistas ucranianas al Donbass.
Volviendo a la cuestión, recordemos que en agosto de 2014, las fuerzas del régimen de Kiev sufrieron una dura derrota cerca de Ilovaisk. El ejército ucraniano se debilitó, algunas unidades huyeron. Partes de la milicia de Donbass se acercaban a Mariupol y teóricamente podrían entrar en Jarkov, donde había un movimiento que los apoyaría.
Para que tal escenario se hiciera realidad, la Federación Rusa ni siquiera tendría que usar sus tropas, sería suficiente proporcionar a la milicia de Donbass (que incluía voluntarios de Rusia, pero la mayoría eran residentes de Ucrania) apoyo a gran escala con armas, municiones y alimentos.
¿El gobierno de Putin lo aceptó? ¡Nada como esto! Por el contrario, hizo mucho para evitar que esta ofensiva, que podría haber llevado a la formación de una Novorossiya independiente, que incluía varias regiones de Ucrania, no se llevara a cabo. Además, la DPR y la LPR no están unidas, y permanece una frontera entre ellas, coincidiendo con las fronteras administrativas de Ucrania.
Creo que esto también se explica por la influencia de la Federación Rusa en las repúblicas, y resulta que Rusia se esfuerza por preservar incluso la estructura administrativo-territorial de Ucrania. En tal situación, es absolutamente improbable que la Federación Rusa fuera agresiva con Ucrania, y buscar anexar las regiones de este país o dividirlo.
Me parece que la Federación Rusa espera la “finlandización” de Ucrania, es decir, su estatus neutral. En ese sentido, Rusia está impulsando la idea de una reforma constitucional que otorgaría cierta autonomía a Donetsk y Luhansk. Tal movimiento libraría al idioma y la cultura rusa en Ucrania de la discriminación oficial que actualmente practica el régimen de Kiev y haría que el país fuera más democrático. No es parte de Rusia y no es un régimen prorruso, sino un país neutral que tiene relaciones con la Federación Rusa, los EEUU, los países europeos, si se quiere, un “estado tapón”.
Por lo tanto, la política actual de la Federación Rusa hacia Ucrania no solo no es agresiva, sino que, con un conjunto exitoso de circunstancias, objetivamente permitirá que el país se vuelva más libre y verdaderamente multicultural.

– ¿Con qué crees que está conectado el conflicto entre Rusia y Ucrania y Rusia y EEUU: la redistribución geopolítica del mundo? ¿”Agresión rusa”? ¿Enfoques obsoletos de EEUU a los procesos políticos mundiales? ¿Con algo más?Rusia vs EEUU; una comparación de su poderío militar | HISPANTV

– Yo llamaría a una de las razones histórica, relacionada con el eterno deseo de Occidente de subyugar a Rusia y sus vastas extensiones. Puede decirse que incluso la campaña de Napoleón Bonaparte fue uno de los eslabones de esta agresión permanente. En este sentido, me gustaría recomendar la excelente entrevista de Andrey Fursov de 2014, publicada bajo el título “¿Romperá Putin el escenario occidental?”, que sigue siendo extremadamente relevante incluso ahora, explicando completamente, por ejemplo, los acontecimientos recientes en Kazajstán.
Otra razón tiene que ver con China.

El principal problema para los EEUU en la actualidad no es Rusia, sino China. El último informe anual del Departamento de Defensa de EEUU, publicado a principios de noviembre, establece que para 2027 el ejército chino debe completar importantes reformas en el campo de las comunicaciones y la informatización, en particular las relacionadas con la inteligencia artificial.
Vale la pena señalar aquí que en términos de nivel de equipamiento con equipo militar, China ya no está muy por detrás de los Estados Unidos, y de alguna manera incluso lo supera, por ejemplo, la armada de superficie china es más grande que la estadounidense.
Sin embargo, en el campo del software, China sigue rezagada. Y en la guerra moderna, la comunicación y la coordinación de acciones entre varias ramas de las fuerzas armadas, incluidas las basadas en inteligencia artificial, juegan un papel muy importante. China aún no tiene Los peligros de una invasión china en Taiwán | Lampadiasistemas tan complejos. Para recuperar Taiwán, China necesita lograr la paridad militar en el Mar Meridional de China En este caso, China podrá negociar con Taiwán sobre la reintegración desde una posición de fuerza.
Entonces, según el informe estadounidense antes mencionado, China alcanzará la paridad con los Estados Unidos en el campo de las tecnologías militares modernas ya en 2027. En este sentido, es importante que el Pentágono subyugue a Rusia antes de este tiempo, para asegurarse de que Rusia deje de ser un aliado de China y que sea posible, por ejemplo, comenzar a construir nuevamente bases militares en Asia Central.
Cabe señalar que ciertos establecimientos estadounidenses están obsesionados con mantener su superioridad militar a pesar de la pérdida continua del liderazgo económico estadounidense en el mundo.

– ¿Por qué cree que hay una situación política tan tensa en el mundo? ¿Qué tan cerca crees que estamos de la guerra? ¿O es solo una impresión externa, pero de hecho, todo transcurre sin mucha sorpresa? ¿Qué piensa usted al respecto?

– Por un lado, la posibilidad de un conflicto militar a gran escala depende de si Estados Unidos tiene una fuerte superioridad militar. Cuanto más pequeño sea, menos estadounidenses buscarán el conflicto. Ahora esta superioridad de Estados Unidos está disminuyendo, sobre todo dado el acercamiento que se está produciendo entre China y la Federación Rusa. Pero ciertos círculos en Washington están ansiosos por hacer algo antes de que desaparezca esta superioridad.
Por otro lado, existe una fuerte división interna en EEUU. Rusia y China fortalecen sus lazos de cooperación

Hace unos días, el exvicepresidente estadounidense Dick Cheney y su hija Elizabeth (miembro de la Cámara de Representantes) eran los únicos republicanos destacados asistiendo a eventos que marcan el aniversario del ataque al Capitolio el 6 de enero del año pasado. Así, los republicanos, con raras excepciones, en realidad se niegan a condenar el asalto emprendido por los extremistas, lo que muestra claramente la profundidad de la escisión.
Esto genera inestabilidad política y dificultades para llegar a acuerdos interpartidarios, caldo de cultivo para aventuras de diversa índole. Por cierto, Donald Trump no tomó una posición antirrusa muy beligerante, sino que continuó y agravó el rumbo antichino lanzado por Barack Obama.
Así, Estados Unidos se encuentra en una etapa difícil de su historia, marcada por profundas contradicciones y problemas internos, resultado del rumbo neoliberal iniciado bajo Ronald Reagan.
En los últimos cuarenta años, el desempleo y la caída de los ingresos reales de grandes sectores de la clase trabajadora blanca, incluidos los llamados “rednecks” del sur y los “cuellos azules” Rust Belts en el noreste y medio oeste del país, ha llevado a un fuerte aumento del descontento político social de esta parte de la población. Los populistas de derecha están tratando de canalizar este descontento hacia otros grupos raciales y más allá a través de una política de inmigración irracional, porque ahora hay muchos tipos de trabajo duro y mal pagado que los trabajadores blancos no quieren hacer.
El presidente Joe Biden está tratando de alejarse del rumbo neoliberal, pero después de cuarenta años de dominación neoliberal, es muy difícil hacerlo. No debe olvidarse que el uso de la política exterior con fines de lucha política interna es una técnica muy común en los Estados Unidos. Por ejemplo, de esta manera puedes demostrar que eres más patriota que tu oponente.
“Oh, entonces tú, Biden, ¿estás saliendo con Putin? ¡Sí, eres indefenso, sí, eres una babosa, no puedes negociar con Rusia!” Y así desacreditan al presidente, o al ministro, etc. En otro ejemplo relacionado con mi país (Venezuela) y Cuba, también se puede ver cuán estrechamente entrelazada está la política exterior de Estados Unidos con la política interna.
Como saben, una de las promesas de campaña de Biden fue el regreso a la política de Obama de normalizar gradualmente las relaciones con Cuba. Además, tras el intento fallido de usurpar el poder en Venezuela por parte del protegido estadounidense Juan Guaidó en 2019, el Departamento de Estado estadounidense abogó por dejar de reconocerlo como presidente de Venezuela a partir del 5 de enero de este año.
Sin embargo, tres influyentes senadores demócratas: Dick Durbin de Illinois, líder de la mayoría demócrata en el Senado, Bob Menéndez de Nueva Jersey, presidente del Subcomité de Política Exterior del Senado del Hemisferio Occidental y Tim Kaine de Virginia, se opusieron. Como resultado, el Departamento de Estado no ha podido cambiar la política sobre Cuba y Venezuela Los ex presidentes del grupo IDEA alertaron sobre la "injerencia" de Rusia,  China y Cuba en Venezuela - Infobaeporque Biden necesita los votos de todos los senadores demócratas para aprobar el proyecto de ley Build Back Better sobre gastos en política social y lucha contra el cambio climático.
La capacidad del Partido Demócrata para mantener una mayoría en ambas cámaras en las elecciones intermedias de noviembre depende en gran medida de la implementación de esta ley y su impacto en la economía, el empleo y los salarios de los Estados Unidos.
Las políticas “neo-Roosevelt” del gobierno de Biden, como antídoto contra el populismo de Trump, podrían preparar el escenario para otra victoria demócrata en 2024. Así, un pequeño número de senadores demócratas que representan los intereses de los círculos conservadores bloquean cambios en política exterior que respondan a los intereses estratégicos de Estados Unidos.
Con tal influencia recíproca de la política interior y exterior, la situación de inestabilidad en el país, que sigue siendo el más fuerte militarmente del mundo, no puede sino causar preocupación.
*Publicado en https://ukraina.ru/interview/20220113/1033059984.html