Al-Assad: Siria nunca renunciará a sus “principios y soberanía”

54

El presidente de Siria, Bashar Al-Assad, ha afirmado que su país nunca renunciará a sus “principios” y su “soberanía” pese a las “presiones” de las que es objeto.

Gara

Durante un encuentro celebrado ayer en la ciudad de Sweida (suroeste de Siria) con representantes de clérigos drusos libaneses, Al-Assad señaló que Siria es “fuerte” gracias al apoyo de su pueblo y puede “superar los acontecimientos actuales”, según ha informado hoy la agencia de noticias oficial, SANA.

Además, subrayó que Siria “nunca renunciará a su postura, sus principios y su soberanía, reciba las presiones que reciba”. La Liga Arabe, Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones a Damasco por reprimir de forma violenta las protestas antigubernamentales que comenzaron el pasado mes de marzo.

Al-Assad dijo en la reunión que aprecia la postura de la delegación de clérigos drusos, que se basa en “su interés en que Siria y Líbano mantengan unas relaciones de cooperación y fraternidad” y en “el rechazo de cualquier injerencia extranjera en los asuntos internos de los dos países”, según SANA.

Los miembros de la delegación “expresaron su apoyo al pueblo y los dirigentes de Siria para hacer frente a una conspiración cuyo fin es fragmentar Siria y toda la región”, ha añadido la agencia.

El líder del Partido Democrático Libanés, el druso Talal Arslan, que también se reunió con Al-Assad, señaló que “la guerra contra Siria es una manifestación de la guerra contra la nación árabe” y advirtió de que el objetivo de esa guerra es “destruir Siria, la fortaleza de la nación árabe, porque nunca renuncia a los derechos árabes”.

Además, Arslan recomendó a los “países imperialistas” que hagan “reformas estructurales en sus sistemas” antes de “dar lecciones a otros”, según SANA.

El jeque Nasreddine al Gharib pronosticó, por su parte, que Siria saldrá victoriosa de la crisis política que atraviesa y afirmó que lo que debería hacer la Liga Arabe es reunirse a fin de tomar decisiones para defender al pueblo palestino y castigar a Israel por mantener el bloqueo sobre la Franja de Gaza, en lugar de “atacar a Siria, cuyo error fatal ha sido no querer alcanzar la paz con Israel”.