A dos meses de las elecciones en México no hay tendencia firme

43

A poco más de dos meses de las elecciones presidenciales del 1 de julio aún no hay una tendencia firme para vislumbrar quién resultará electo como sucesor de Felipe Calderón, lo que dependerá de los planes sociales y contra la violencia que transmitan Enrique Peña (PRI), Josefina Vázquez (del oficialista PAN), Manuel López Obrador (PRD) y Gabriel Quadri (Nueva Alianza).

Télam

Los diputados Nicolás Bellizia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Alejandro Encinas, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), estimaron en diálogo con Télam que recién a fines de mayo podría haber una tendencia a considerar, aunque obviamente cada uno prefiere vaticinar un triunfo de su candidato.

Los legisladores coincidieron en adjudicarle más importancia a las políticas de desarrollo económico y de mejoras en la educación que a la del enfrentamiento militar al narcotráfico y el crimen organizado, bajo la premisa de que los grupos mafiosos logran poder gracias a la falta de oportunidades y la pobreza del pueblo.

En ese sentido, pusieron de relieve que siete millones de jóvenes mexicanos no estudian ni trabajan y que en el país hay 40 millones de pobres, de los cuales 25 millones no tienen asegurada su alimentación diaria.

De paso por Buenos Aires para participar de un foro ambiental organizado por la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Bellizia y Encinas evaluaron la marcha de la campaña electoral y la situación de violencia extrema que se vive en su país, que ya ha causado más de 50 mil muertos en cinco años.

Otro punto de coincidencia que exhibieron los dos legisladores es el referido a cómo enfrentar al crimen organizado, ya que ambos sostienen que sería “más efectivo atacar su poder financiero” que encarar una lucha armada que provoca muertes en ambos bandos.

Bellizia confía en que Peña se alzará finalmente con la victoria en los comicios de julio -que se definen en primera vuelta por mayoría simple de votos- por un margen de “ocho o 10 puntos de ventaja”, tal como aseguran hasta ahora todas las encuestas.

Según el legislador del tradicional PRI, ese hipotético gobierno buscará “recuperar la tranquilidad que teníamos antes” y brindar “mayores oportunidades para los jóvenes”, como forma de evitar que millones de mexicanos “caigan en la tentación que brinda el narco cuando ocupa el lugar que debiera ocupar el Estado”.

“Cuando los chavos (niños) juegan a policías y narcotraficantes, prefieren hacer el papel del narcotraficante”, aseguró el legislador para ilustrar hasta qué punto los grupos mafiosos lograron en algunas poblaciones ocupar el lugar del Estado brindando oportunidades económicas y hasta impartiendo justicia.

Acerca de qué haría el candidato del PRI de llegar al gobierno, explicó que “la idea es darle carácter legal a esta guerra, porque por ahora el ejército actúa sin ningún sustento legal y podría quedar sujeto luego a alguna comisión de la verdad o similar, y se trata de una de las instituciones que cuenta con mayor respeto y credibilidad”.

Encinas, por su parte, admitió que el candidato del PRI marcha primero en las encuestas, aunque aclaró que el apoyo en esas muestras bajó de 60 a 49 por ciento y todos los sondeos indican que existen aún 25 por ciento de indecisos y 10 por ciento de la población se niega históricamente a ser encuestado.

El legislador del PRD aseguró que Calderón “quiso legitimar un gobierno que no fue legitimizado en las urnas con una guerra” al crimen organizado, en referencia al triunfo en 2006 del actual presidente por sobre López Obrador por algunas décimas de porcentaje, en un resultado cuestionado por el PRD.

Señaló que, de llegar al poder, López Obrador encarará una retirada paulatina del ejército y la policía de la guerra contra el narcotráfico y las mafias, y destinará la mayoría de sus esfuerzos a brindar facilidades para que los pobladores más pobres puedan estudiar y acceder a microemprendimientos agrarios.

“México es hoy un país inviable. Hay que reconstruir el tejido social y facilitar el acceso a la educación e incorporar a los pobres al mercado del trabajo. Sólo así lograremos aislar al narco”, enfatizó.