Claudio della Croce-CLAE|

Mientras altos funcionarios del Mercosur y la Unión Europea han ratificado en los últimos días la firme voluntad política de alcanzar un acuerdo antes de fin de año, crecen las dudas y las demandas para trasparentar lo que se negocia en las reuniones, que hasta ahora se han mantenido en el más estricto secretismo.

En Argentina el  Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, afirmó en el Congreso de su país que se trata de una  “inserción inteligente”, pero según los diputados presentes el el hecho que se mantienen en completa reserva los criterios y  posiciones que se presentarán por parte del Mercosur ante la nueva ronda negociación.

Algunos legisladores argentinos suponen que no se llegaría a un entendimiento por el hecho que los europeos no ampliarían su oferta en relación a los temas críticos de la carne y los bicombustibles, pero no habría  que descartar que los gobiernos  del Mercosur terminaran aceptando las restricciones europeas a cambio de promesas de cooperación y/o futuras apertura.

Los presidentes de Argentina y Brasil, Mauricio Macri y Michel Temer, con  el aval silencioso de Paraguay y Uruguay,  están decididos a  mostrar su voluntad de “abrirse al mundo” aceptando las exigencias europeas de no hacer mayores  concesiones a la demandas de apertura de sus  mercados agrícolas (sus oferta de apertura para las carnes y biocombustibles es aun menor que en propuestas anteriores).

En el marco  del clima político anti-TLCs existente en los  países europeos cooptado por el avance de una derecha regresiva el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, desea demostrar a su opinión pública que gracias a la actitud aperturista de los gobiernos neoliberales del Mercosur, Europa solo obtendrá benefiResultado de imagen para biocombustibles argentinoscios del acuerdo no solo por ganar mayores mercados para los productos europeos ante el ahorro de más de 4,400 millones de euros (5.200 millones de dólares) que representaría tres veces más que las reducciones logradas en recientes negociaciones con Canadá y Japón.

Asimismo, garantizaría a los europeos, entre otros beneficios,  mayores ingresos para sus empresas  por la mayor apertura en  áreas de servicios, incluyendo en particular el sector financiero, compras públicas, y la mayor extensión para la protección monopólicas de sus patentes medicinales.

El economista y docente de la Universidad de Buenos Aires Jorge Marchini señala que de avanzarse en la firma inmediata del acuerdo en las condiciones planteadas. aunque fuera  en forma preliminar y estuviera pleno de expresiones de deseo de cooperación y complementariedad, y tal como ha ocurrido con otros páises con acuerdos europeos  en la región, es de esperar que ahondará las asimetrías y el desequilbrio en las relaciones comericlaes y econòmicos en general  de la región con Europa ya en la actualidad crecientemente deficitarias tanto en comercio como en el movimiento de capitales.

A su vez, el eurodiputado Helmut Scholz, coordinador de la bancada de Izquierda Unitaria (GUE/NGL) para los asuntos de comercio internacional, señala que “una apertura precipitada a una economía como la europea puede tener consecuencias dramáticas en el Mercosur para el empleo, en particular el industrial, la seguridad alimentaria, enfocando el uso de la tierra hacia los productos de exportación como el etanol, y para la estabilidad financiera de la región, dado que la liberalización financiera limita fuertemente el espacio político de los gobiernos para reaccionar ante cualquier futura crisis financiera, que desafortunadamente no tardará, considerando que los gobiernos no han reaccionado con decisión después de la crisis del 2008”.

La desinformación y el secretismo

La desinformación sobre el tema ha logrado que reine cierta  confusión, desconocimiento  y/o una pérdida de foco de atención  sobre el acuerdo y sus consecuencias en los sectores progresistas .

Los europeos han sido muy inteligentes en presentar este acuerdo como distinto a ALCA, aunque sus condiciones y exigencias serían aun mucho más severas.  También contribuye a la desconcierto por esta negociación históricamente regresiva, el hecho  que la mayor parte de las organizaciones y movimientos anti-globalizadores (muchos de ellos con apoyo de fondos públicos europeos o de partidos políticos que apoyan el acuerdo) concentran en la actualidad  su atención solo en la próxima Conferencia Ministerial de la OMC en Buenos Aires a principios de diciembre.Resultado de imagen para ue mercosur negociaciones

Lo paradójico es que mientras se pone toda la  atención en la muy paralizada Ronda de la  OMC, en una reunión en la cual no se esperan novedades , tal vez el mismo marco sirva para “sacar de la galera” el anuncio del acuerdo Mercosur- Unión Europea con un abrazo de los presidentes del Mercosur con Juncker. Si asi ocurre, podría quedar hacia la historia  como una muestra más de las dificultades  existentes para  los sectores de izquierda y progresistas para ubicarse en forma efectiva y no solo declamativa en este período de tantos cambios y desconcierto.

* Economista y docente argentino, investigador asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*