Perú: Un gabinete de recambio, dirigido por un actor, trata de salvar a Vizcarra

Mariana Álvarez Orellana

A pocos días de cumplir un año de gestión y en medio de la caída de su imagen en las encuestas, el presidente Martín Vizcarra decidió cambiar su gabinete ministerial, desprendiéndose de su aliado político César Villanueva, sorprendiendo con la designación del mediático abogado y actor y director cinematográfico Salvador Del Solar como presidente del Consejo de Ministros.

Del Solar, exministro de Cultura del renunciado presidente Pedro Pablo Kuszynski, aseguró que los cambios no responden a “una urgencia”, sino a “nuevas ambiciones” y dijo que entre sus prioridades está la reducción de los niveles de anemia infantil, que según las Naciones Unidas afectó en el 2018 al 46,6 % de los niños del país..

La pregunta que se hacen los analistas políticos es que si a Vizcarra le alcanzará estos cambios para superar el estancamiento del país y llegar tranquilo hasta el 2021. Otra novedad en el anuncio de Vizcarra fue el incremento de mujeres en el gabinete, mientras Villanueva retornará al Congreso para  fortalecer un respaldo importante del Legislativo al Ejecutivo.

El nuevo gabinete llega en un momento en donde se tiene suficiente espacio político para empezar a capitalizar las transformaciones que necesita el país. Es importante aprovechar esta oportunidad, y que el Ejecutivo y el Legislativo trabajen de manera conjunta. Las reformas que beneficiarán a los peruanos no pueden esperar, señaló el conservador diario El Comerciuo..

Sus primeras declaraciones no sumaron respuesta a lo que vendrá.“No soy de izquierda ni de derecha, soy de centro” dijo Del Solar, quien agregó que impulsará los grandes proyectos de infraestructura y extractivos, pero con respeto al medio ambiente y a las comunidades, pero no explicó cómo lo va a lograr

Para algunos analistas, la designación del nuevo primer ministro, basada en su capacidad mediática,  significa un énfasis a dos temas que dejan en segundo plano cualquier intento de cambio en reformas económicas: las reformas políticas y  la lucha anticorrupción, que tiene aún en vilo a diversos personajes políticos, entre ellos cuatro expresidentes. La prioridad de estos temas deja en un segundo plano cualquier intento de cambio de la política económica.

Del Solar no es un dirigente político, es alguien que ganó prestigio y conocimiento público en otra actividad y pretende invertir éste en la política. Y por eso  mantiene a Carlos Oliva al frente del ministerio de Economía, lo que garantiza la continuidad del sistema, apoyado ahora en una propuesta de Política de Competitividad, que significa el crecimiento empresarial a costa de la reducción de derechos laborales y la disminución de beneficios de los trabajadores.

Un reportaje de “Ojo público” señaló que la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) envió una carta al Ministerio de Economía y Finanzas con el fin de que no se apruebe la “norma XVI”, ley que busca identificar todos los mecanismos que inventan los estudios de abogados con el fin de esconder las fortunas de sus clientes en paraísos fiscales fuera del país y que no paguen impuestos.

La revelación confirma que el empresariado sigue trabajando en los pasillos, en las sombras, impidiendo reformas que puedan  favorecer a las grandes mayorías, tratando de enterrar las revelaciones del caso Lavajato que reveló la entrega de un aporte no declarado de un grupo de empresarios -entre ellos la trasnacional brasileña Odebrecht- afiliados a Confiep, de dos millones de dólares en el 2011 para que Ollanta Humala  no ganara la presidencia,.

Como recordatorio, Ojo Público señala que “El entonces presidente de la Confiep, Ricardo Briceño pidió dinero a [Jorge] Barata para la campaña de Keiko Fujimori (…) y esperaba que los empresarios [aportaran] usando a la Confiep como intermediario.

Del Solar ha señalado que la norma antielusiva “va”, al tiempo que agregó: “Nuestro país se va a fortalecer contra mecanismos que se han venido utilizando para que las arcas del estado se empobrezcan”.

La controvertida norma XVI legisla por vez primera  sobre la elusión tributaria que no es lo mismo que evasión tributaria. La elusión es el ahorro tributario para lo cual se realizan actos, en principio, lícitos que carecen de causa económica (las empresas realizan actos de fachada lícita con el fin de pagar menos tributos). La evasión es el acto abiertamente delictual, opuesta abiertamente a la ley tributaria, donde se realiza una doble contabilidad, facturas negras, etc.

En un país con 440 mil adolescentes incluidos en la categoría “Nini”, jóvenes que no estudian ni trabajan, con un crecimiento económico en el mes de enero de apenas 2%, llama la atención que se continúe con una política económica que no prioriza el desarrollo ni el crecimiento social, señala La Otra Mirada.

En julio de 2018 la estrella d Vizcarra tocó techo, aprovechando el enorme escándalo de corrupción que envolvía a la Magistratura, enfrentándose al Legislativo manipulado por un fujimorismo herido, logrando que en referéndum se aprobara –en diciembre pasado- la no reelección de los congresistas. Pero la gente siente que la crisis crece y el gobierno sigue beneficiando a los grandes empresarios con medidas que los exima de cargas tributarias..

Este descontento, sumado a la falta de reacción con la reconstrucción del norte, la atención de las nuevas emergencias y la ausencia de un vocero que pueda manejar los conflictos sociales y los reclamos de las regiones pone a Del Solar y su equipo en la necesidad de equilibrar su buena relación con los medios hegemónicos con medidas que oxigene al gobierno y desmienta la sensación de los analistas de que éste es un gabinete ya destinado al fracaso.

* Antropóloga, docente e investigadora peruana, analista asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*