Luis Britto: DDHH como fake news/ Stelling: Los de abajo/ Haddad: Ante el diálogo

Luis Britto García|

Uno.-No hay causa más noble que la de los Derechos Humanos, ni hipocresía más ruin que utilizarlos para propósitos opuestos a aquellos para los cuales fueron reconocidos.

Dos.-Los Imperios nunca suscriben tratados que los sometan a  tribunales competentes sobre Derechos Humanos. Las Cortes o instituciones que dicen defenderlos no tienen reparos en formular condenas infundadas para culpabilizar a las víctimas de los imperios. Un informe de la Alta Comisionada en Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ACNUDH) Navy Pali en el cual se acusaba falsamente de violación de Derechos Humanos a  Muhammar Khadafi sirvió de pretexto para el linchamiento del mandatario, el bombardeo sistemático de Libia por fuerzas de la OTAN y su saqueo y desmembración por fuerzas mercenarias que desde 2011 destruyen el país en  guerra civil interminable.

Tres.-Un documento vale por su coherencia con otros  del mismo ente.  El 16 de marzo de 2017 el Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó, es decir aprobó,  el  resultado del Examen Periódico Universal sobre Venezuela. Entre noviembre y diciembre de 2017 Alfredo de Zayas, Experto independiente de la ONU para la Promoción de un Orden Internacional Democrático y Equitativo, nos visitó y concluyó que “la guerra económica no comenzó con las sanciones de 2015, sino con la llegada de Hugo Chávez al poder hace veinte años”.

El informe de Bachelet intenta desautorizar ambos documentos arrojando toda la responsabilidad de la crisis sobre el gobierno bolivariano a partir de 2018: “El desvío de recursos, la corrupción y la falta de mantenimiento en la infraestructura pública, así como la subinversión, han tenido como resultado violaciones al derecho a un nivel adecuado de vida, entre otros, debido al deterioro de servicios básicos como el  transporte público y el acceso a electricidad, agua y gas natural”.

Cuatro.-Un informe tiene el mismo valor que sus fuentes. El  de ACNUDH sobre Venezuela  sostiene que la Alta Comisionada se reunió con “muchas contrapartes, incluido el Presidente Nicolás Maduro, el Vicepresidente, el Ministro de Relaciones Exteriores, altos cargos de 17 ministerios, el Presidente de la Asamblea  Nacional y diputados/as de la oposición. Asimismo, se reunió con el Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, el Fiscal General, el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia y el Defensor del Pueblo”.

En este conteo son mencionados sólo veintiún representantes del gobierno legítimo. Mientras  que entre los opositores son luego mencionados más de mil (en su mayor parte sin especificación de nombres ni de cantidades): el presidente elegido por nadie; los diputados de la oposición, “representantes de la Iglesia Católica, el sector empresarial, universidades, estudiantes, sindicatos, organizaciones de derechos humanos,  aproximadamente 200 víctimas, la comunidad diplomática y el equipo de la  Organización de las Naciones Unidas en el país”. Además de ello, la Comisionada habría realizado “558 entrevistas con personas víctimas, testigos y otras fuentes”.

Cinco.-Un Informe tiene el mismo valor que sus datos. De los 558 testimonios, confiesa el informe disimuladamente en nota al pie de página que “460 entrevistas fueron realizadas en la Argentina, el Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, y Perú, y 98 de manera remota”. Vale decir, la mayoría tuvieron lugar fuera del país, con personas que por  ausentes no tienen conocimiento real y actual de lo que en él acontece y presumiblemente adversan al gobierno legítimo. Ello evidencia que el informe de Bachelet fue redactado o por lo menos documentado de manera previa a su visita, a partir de fuentes con igual  desconocimiento de la realidad del país al cual todavía no había visitado.

Seis.- Un informe vale lo mismo que su imparcialidad. A pesar de la voluntaria omisión de precisiones, cifras y menciones, por propia confesión trasciende entonces que el de ACNUDH habría sido redactado, por un lado, a partir de la consulta a 21 representantes del gobierno legítimo, y por el otro mediante la consulta a más de un millar de personas o instituciones adversas a él, en su mayoría   sin contacto directo con la realidad del país sobre el cual declaran. Esta impresionante desproporción de casi cincuenta a una de fuentes en su mayoría anónimas y ausentes del país descarta cualquier pretensión de objetividad o veracidad. Resultado de imagen para informe bachelet

Como bien apunta Alfredo de Zayas: “El principio fundamental que guía a cualquier investigador honesto es audiatur et altera pars:Todas las partes deben ser escuchadas”. Pero no en proporción de veinte a una.

Siete.- Una denuncia vale lo mismo que quien la formula. Añade el informe que “garantizó confidencialidad” a los entrevistados, “para proteger las identidades de las fuentes, y observa que muchas de estas manifestaron  su temor a represalias”. Tal argumento no es válido. Si la mayoría de los denunciantes estaban fuera del país, también lo  estaban fuera del alcance de sus autoridades. A diferencia de Estados Unidos, Venezuela no opera cuerpos represivos fuera de sus fronteras.

Y la acción de éstos dentro de la frontera tampoco es contundente: una de las pocas fuentes cuya identidad se menciona es la de un autoproclamado que pretende usurpar las funciones del Presidente electo, a cuyo efecto engañó efectivos del ejército para que dispararan e hirieran gravemente a otros efectivos, y que a pesar de ello anda en libertad sin sufrir consecuencia alguna de sus delitos. La mención del ACNUDH sólo significa que “muchas de estas” denuncias (de hecho la casi totalidad)  son anónimas, y por tanto sin efectos.

Es principio universal el derecho del acusado de conocer los hechos que se le imputan, incluyendo la identidad de su acusador.  Ninguna declaración de testigo procede sin su identificación con nombres, apellidos y domicilio, salvo en casos muy limitados de juicios especiales en los cuales una legislación previa dispense explícitamente tales requisitos.  A denuncia anónima, efectos nulos.

Ocho.- El  Informe examinado por  tanto no es más que  colección de opiniones de informantes anónimos prejuiciosamente seleccionados por adversar al gobierno legítimo. Ni una sola de sus conclusiones invalida la del informe de Alfredo de Zayas en 2018: “Algunos países prefieren prolongar el sufrimiento del pueblo venezolano con la expectativa de que el país se sumerja en una crisis humanitaria para justificar la intervención militar”.

Los de abajo

Maryclen Stelling|

El reciente dialogo cupular que tuvo lugar en Barbados, se ha desarrollado en un marco político de desgaste de la polarización, aunado a un clima emocional de incredulidad, deslegitimación desesperanza y frustración. El momento político engendra una larga lista de dudas e interrogantes. ¿Quién o quienes capitalizarán tal desgaste? ¿Están dadas las condiciones para un ensanchamiento del centro político? ¿Cuál será el futuro del diálogo? ¿Se impondrá la violencia como salida a la crisis? ¿Se podrá incidir desde la sociedad en los procesos de dialogo?

De la observación ciudadana expectante, se pasa a una etapa de profunda reflexión por la resolución política de los conflictos y de preocupación por la preservación de la paz, en un contexto democrático. La sociedad, principal víctima del conflicto político y de la crisis multidimensional, quiere influir en la orientación, en el contenido de los acuerdos y hasta en los términos de la negociación. Así, desde las bases sociales se despierta el interés por destrabar e incidir en la dinámica del diálogo.

Desde las entrañas de la sociedad, emerge la necesidad de un diálogo “social” por oposición a un dialogo “cupular” entre actores políticos, que necesariamente no representan a “los de abajo”. Conscientes de que el diálogo no se decreta, toma cuerpo en la ciudadanía la necesidad de asumir desde abajo el proceso con miras a reconstruir la convivencia, reconocimiento del otro y lograr la paz. Construir desde el ámbito ciudadano una suerte de red dialogante, que sistematice la necesidad de dialogar y además rescate el protagonismo popular.

Desde un espacio ciudadano que denominamos “microdiálogo”, brota entonces un reto en cuanto a la apropiación, reconducción y redemocratización del dialogo. Expropiado por la ciudadanía el diálogo impuesto desde arriba, se fortalece una suerte de ámbito local despolarizante abierto a nuevos actores, desde donde se podrán administrar disensos y dirimir conflictos. Constituidos en foro del diálogo, la energía se dirigiría a promover un proceso de amplia participación social. Se rescataría el reencuentro y el reconocimiento; la solidaridad, el respeto a las diferencias y la convivencia. En resumen, se fortalecería la democracia participativa, protagónica y dialogante.

Ante el diálogo

Beltrán Haddad|

Es nuestro deber desmontar cualquier intento de tergiversación sobre lo que ha pasado o está pasando en Venezuela y por esa razón -digamos sustancial- no se pueden permitir, bajo ningún concepto, las mentiras y falencias deliberadas que día a día se construyen contra el país en conspiraciones, dentro y fuera, o con estigmas persistentes para confundir o hacernos caer en el error de creer lo que no es verdad, sobre todo en derechos humanos.

Resultado de imagen para informe bachelet mentirosaPor eso hay que mantener viva la memoria de nuestro pasado para entender el presente y que ese presente, como diría Galeano: “camine sin trampas”, camine sin “informes” tipo Bachelet. Se olvidan los opositores que Venezuela tuvo dolorosos momentos de “noche y niebla” en las décadas de los 60, 70 y 80 del siglo pasado, a semejanza de la nefasta orden nazi de hacer prisioneros a los que hicieran resistencia para luego desaparecerlos, como regularmente desaparece la noche y de la misma forma en que el sol disipa la niebla.

Ahora, la idea de una “mesa de diálogo permanente” es una propuesta acertada ante una crisis política, que de una u otra forma entorpece salir de la crisis económica que se siente y que se sufre y se agrava por el bloqueo infame sugerido por una oposición que está al margen del sentido de Patria. Lo que importa en ese diálogo permanente es convertirlo en un instrumento institucional a la manera de discusión sincera o de conversación llana para buscar la verdad -como dicen por ahíen el punto de vista del otro, porque lo que hemos conocido hasta ahora es un odio enfermizo y desmedido a un paso de la guerra.

Pero en todo esto hay un detalle que la conjura de la derecha internacional y la oposición que buscan derrocar al Gobierno no quieren ver. Es el pueblo chavista que a pesar de las condiciones de carencias y de guerra económica, resiste y defiende su derecho a existir y no permitirá que le quiten su esperanza. Vivimos momentos difíciles; sin embargo, para sorpresa de muchos, Venezuela no está sola. A favor de ella y de su revolución se despertó una solidaridad internacional jamás vista, que ha servido de barrera para contener en este momento una intervención militar, por más que los opositores guerreristas invoquen erradamente el 187 de la Constitución o pidan reincorporación al Tiar. Este país ha demostrado que sabe resistir, y ¡resistir es vencer!.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*