La pandemia perfecta

Al fin están reunidos los amos del Poder para celebrar la Pandemia Perfecta. Extingue a los viejos que no producen y a los pobres que no consumen; arrasa minorías étnicas en trance de convertirse en mayorías y reduce  mayorías excluidas a minorías anónimas; disuelve la carga de  pensiones y  beneficios sociales; desestabiliza el empleo y posibilita automatizar tareas a  ritmo nunca antes conocido: pone en cuarentena la protesta social y desconcentra a las masas. De no haber aparecido, hubiera sido necesario inventarla.

En medio de la celebración un mesonero arroja la cápsula con la pandemia más que perfecta. Consume a los parásitos exhaustos por no haber trabajado un día en sus vidas. Paraliza a los gerentes con el cerebro congestionado por no haber admitido jamás una nueva idea. Disuelve a los espías que no vivieron por vivir ocupados en investigar la vida ajena. Sume a los inventores de Fake News en la esquizofrenia de no poder distinguir si ellos mismos son verdaderos o falsos.

Condena a los financistas que obtienen beneficios a partir de nada a obtener nada a partir de beneficios. Después de todo los seres humanos no fueron más que animales de cría para alimentar la multiplicación de un virus que ni crea ni siente ni piensa, para lo cual fue necesario lograr que  la humanidad no sintiera ni pensara ni creara.

EL EFECTO CYRANO

Cometí el error de criticar el programa de redacción inteligente que en el correo electrónico adivina lo que vamos a escribir y se anticipa a proponérnoslo. Noté sin embargo que una misiva aparentemente trivial dirigida a una Diosa produjo suspiros y apasionada réplica. La evidencia de que el programa redacción inteligente escribía con más eficacia que yo me llevó a aceptar  que la Diosa no estaba conmocionada por mis palabras sino por las de redacción inteligente.

En mis manos estaba cuanto pudiera desear, a condición de dejar de ser Yo. Esta tercera certidumbre no me tomó de sorpresa. No soy el único que por cansancio deja de oponerse a que otro haga mejor lo que antes hacía. Redacción inteligente escribe ahora las constituciones, las leyes,  las novelas bestseller, los ensayos sesudos, los tratados de metamatemáticas: todo lo que la palabra humana creaba y descreaba está mejor hecho y deshecho por una fuerza inhumana.

O nos suicidamos en masa, o aceptamos  un mundo casi perfecto en el cual no tendremos  decisión sobre nada.

CONTAGIOS

Se predica la eficacia del distanciamiento social, la mascarilla y los guantes  contra  contagios de pandemia. A veces con más celeridad que el padecimiento se transmitían los supuestos remedios. De niños podíamos estar en perfecta salud pero nada nos salvaba del saquito con alcanfor colgado del cuello contra la gripe imaginaria. No existe panacea contra la transmisión de las malas mañas.

Ninguna profilaxia nos salva de la infección de las modas, que según  Oscar Wilde  son tan horribles que hay que cambiarlas cada seis meses. No  hay vacuna  que nos  resguarde del hit musical que atormenta todos los altoparlantes. Ni reconoce barreras el morbo de palabras como alienación o transversalidad, que todos repiten sin saber qué significan. Repunta la infección de la temporada deportiva que vibra en todos los televisores  y  reduce la conversación a bramidos guturales cada vez que se anota un gol o un tanto.

https://expertosenjuegosonline.de/wp-content/uploads/2019/02/CARRERA-DE-CABALLOS-1.jpgLa pasión hípica consumía a la administración pública y privada dejándola sin más oficio que elaborar cuadros para el cinco y seis, hasta que se cortó el contagio prohibiendo la teledifusión de las carreras. Sin ton ni son nos contaminaron con películas de Harry Potter o esperpentos de zombies. Se pudo muy poco contra la pandemia que  imponía nombres de celebridades efímeras a las niñitas, revelando la época de su nacimiento: Jacqueline, Estefanía o Milady.

Azotó a media niñez la pandemia del Bebé Querido, y a la otra mitad la del animalito virtual que se moría si no lo alimentabas apretando botones cada cierto tiempo. Quién desarrollará la vacuna contra la obligación de estar alegre en Navidad o triste el Viernes Santo. Quién pudiera inmunizarnos contra la melancolía, que se transmite por contacto. Al fin no vamos siendo más que la historia de las tonterías contra las cuales el aburrimiento nos ha ido inmunizando.

MASCARILLAS

La máscara nos oculta y nos revela. El  Carnaval nos permite ser quienes somos. En el Diablo Danzante aflora  el diablito que nos danzaba dentro. Condenados estamos el resto del año a la careta del rostro. Revelar la expresión a los demás es entregar el alma; reservar el gesto es potenciarlo. Mediante la máscara los primeros sacerdotes se convertían en dioses, los primeros actores en personajes. La máscara laboral inviste de  prestigio: la del soldador convierte al obrero en titán dueño del rayo  y los metales; el yelmo del guerrero o del policía lo nimba de fuerza contundente y anónima.

Los problemas de los obsoletos trajes espaciales de la NASA - EurekaToda la vida envidié la escafandra coronada de estrellas del cosmonauta,  pero apenas he cursado la máscara de buceo, que abre   mundos silenciosos e ingrávidos con inexpresivos habitantes. La concentración de nitrógeno en el sistema nervioso por la profundidad nos alivia del razonamiento y despierta la brutal percepción del instante. La máscara es frontera de la asimetría del poder. Se reserva la  identidad  por prepotencia, para alejar a los débiles, o por debilidad, para evadir la venganza que temen el ladrón o el verdugo.

Una nueva religión anuncian las caretas de los Superhéroes,  que revelan el desorden mental de quienes preservan el orden. Entre tantas mascaradas ninguna con tanto prestigio como la del cirujano. La ciencia es poderosa y a la vez anónima. No permitiríamos que nos descuartizara un pelagatos: la mascarilla quirúrgica que oculta el rostro del mortal que nos opera lo inviste de sabiduría perdurable. El inhalador de  anestesia con sus tubos de caucho por el contrario nos revela frágiles y sella la diferencia entre operador y operado.

Me escribe un eminente cirujano amigo que le extraña ver a todos con mascarillas como si fuera el mundo un inmenso quirófano. Con esta multiplicación y banalización queda el tapabocas  como desinvestido de su  prestigio. Apenas revela que todos somos vulnerables.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*