El alineamiento de la UE de reinsertar a Venezuela en su dispositivo geopolítico marcará decisiones venideras

Leopoldo Puchi|

Como consecuencia de la programación iniciada en enero de 2019 para un cambio de gobierno en Venezuela, los fondos en oro que se encuentran en el Banco de Inglaterra no han sido reintegrados al Banco Central de Venezuela.

Tal como lo señala John Bolton en su libro, La habitación donde sucedió, esta decisión fue concertada entre la administración Trump y el gobierno británico. El objetivo era impedir que Venezuela dispusiera de divisas para realizar importaciones, y se suponía que con este tipo presiones económicas se produciría el cambio que se buscaba.

La planificación para la estrategia de cambio de gobierno que fue resuelta en la sala situacional de la Casa Blanca, según informaciones de la prensa estadounidense, incorporó a varios países de la Unión Europea de forma activa, entre ellos al Reino Unido, y de una forma más tibia a otras capitales del viejo continente.

De manera que el rol que en otras ocasiones habían jugado países europeos en algunos momentos en relación al Medio Oriente, África o América Latina con posiciones matizadas o como mediadores quedó prácticamente anulado. Ese papel fue importante en la etapa de la posguerra mundial, pero progresivamente se fue imponiendo lo que se ha denominado “el atlantismo”. Diversos cambios tuvieron lugar de forma progresiva desde la desaparición del gaullismo en Francia, país que ingresa a la OTAN, lo que ya antes había hecho España.

El alineamiento de la UE con el interés estadounidense de reinsertar a Venezuela en su dispositivo geopolítico marca las decisiones que se han venido tomando por medio de sanciones. Se pueden observar vaivenes y matices en la medida en que todavía importantes sectores de opinión y capas de la población rechazan los hábitos heredados de la tradición colonial, que han conducido a las élites dirigentes a tratar a Venezuela como si fuera un protectorado de Occidente.

La UE impone sanciones a 11 altos cargos de Venezuela ...Se ha llegado incluso a la extravagancia de sancionar a diputados venezolanos por sus posiciones o conductas en el parlamento, como si el Consejo Europeo fuese un tribunal de alzada del poder legislativo venezolano.

El mundo actual está mucho menos guiado por la normativa internacional que hace unas décadas atrás. Los tratados establecen que ningún país puede actuar para cambiar el gobierno de otro país. Pero nadie respeta esa norma. Ha habido un retroceso y cada día priva más la ley del más fuerte, del poderío económico o nuclear.

Ya no es Europa el recodo que en ocasiones fue. También se ha desvanecido la solidaridad, como lo muestra la conducta que se ha tenido con Venezuela en este momento de pandemia, negándole hasta el uso de sus propios recursos para comprar los insumos necesarios para atender a la población. Una actitud que no puede ser justificada por los desacuerdos que puedan existir sobre sistemas políticos o su funcionamiento. Este es el corazón de las tinieblas del siglo XXI.

Día a día

  • La embajadora de la Unión Europea, Isabel Brilhante, celebró el acuerdo alcanzado por Josep Borrell y Jorge Arreaza, en el que se revierte la resolución de expulsión tomada por Venezuela. A diferencia de Estados Unidos, la UE no desconoce a Nicolás Maduro como presidente, y se han mantenido las relaciones diplomáticas. Sin embargo, varios países de la UE están estrechamente comprometidos con la operación de cambio de gobierno.

    • La portavoz de exteriores de Rusia, Maria Zakharova, dijo que “ciertos países europeos” buscan impedir el acercamiento entre la oposición venezolana y el gobierno y hacerlo «tóxico», reporta TASS.

    • Varias empresas navieras griegas y de las Islas Marshall “se comprometieron a dejar de participar en el sector petrolero venezolano” y por eso fueron sacadas de la lista negra de EEUU. El objetivo de esa lista es impedir que Venezuela realice exportaciones de petróleo y disponga de divisas para importaciones.  Sin embargo, no se ha podido llegar al punto de la asfixia completa que se busca alcanzar.

    • En este sentido, Argus dio a conocer que “está previsto que el Gemma, con bandera de Malta, atraque en la terminal de Amuay en Venezuela alrededor del 8 de julio, después de haber cargado en Milazzo, Italia”. “Eni de Italia y el KPC estatal de Kuwait manejan una refinería de 235,000 b/d en Milazzo, que recibió un cargamento de crudo venezolano esta semana”

  • “Estados Unidos busca incautar gasolina en cuatro petroleros de Irán con destino a Venezuela”, reporta Reuters. La iniciativa fue tomada por miembros del Departamento de Justicia del gabinete de Donald Trump, y avalada por un tribunal de ese país. Fuentes legales dijeron que la gasolina solo podría ser incautada por las autoridades de EEUU  si los petroleros ingresan a las aguas territoriales de EEUU. El objetivo de la medida es obstruir el ingreso de insumos a Venezuela y así agravar la situación social, con el fin de alcanzar un cambio de gobierno.
  • El portavoz iraní Ali Rabiei dijo que Irán está listo “para proporcionar a Venezuela bienes y mercancías si se le solicita”, informó Mehr News.

*Politólogo y exministro de Trabajo

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*