EE.UU. y un paso clave hacia la intervención en Venezuela

Marcos Salgado – Question Digital

“Yo, Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América, encuentro que la situación en Venezuela, incluyendo la erosión de las garantías de derechos humanos por parte del Gobierno de Venezuela, la persecución de los opositores políticos, restricción de la libertad de prensa, el uso de la violencia y violaciones de los derechos humanos y los abusos en respuesta a las protestas en contra del gobierno, el arresto y la detención arbitraria de manifestantes antigubernamentales, así como la exacerbada presencia de significativa corrupción pública, que constituye una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos, y por tanto declaro una emergencia nacional para hacer frente a esa amenaza”, así arranca el decreto que firmó Obama en la mañana del lunes 9 de marzo.

El salto cualitativo es evidente: de la repetición de comunicados y declaraciones de funcionarios de primera y segunda línea, se pasa ahora a un decreto firmado por el mismísimo Obama, el mismo a quien el presidente Nicolás Maduro le pidió una y otra vez que “rectifique” su política hacia Venezuela. Rodeado de todos sus ministros, el Alto Mando Militar, y el presidente de la Asamblea Nacional, el presidente Maduro contestó en cadena nacional a Obama.

“No tiene derecho usted a meterse con el pueblo de Venezuela, ni con esta patria, que es de paz”, dijo Maduro, y agregó: “se ha equivocado presidente Obama, y creo que ya no vale hacer más llamados a la rectificación. Ya usted ha elegido el camino de hundirse en el foso de la historia”.

Maduro aseguró que Estados Unidos asumió la desestabilización contra Venezuela directamente en sus manos por el fracaso de varios intentos anteriores para terminar con su gobierno, entre los que contabilizó el portazo opositor en la designación de autoridades de poderes públicos, en noviembre del año pasado, hasta el “atentado golpista” con aviones militares que -insistió- pretendía llevarse a cabo en la segunda semana de febrero de este año.

Maduro aseguró que Estados Unidos quiere retomar el control en su otrora “patio trasero”. “Pretende golpear a Venezuela en su plan alocado de después luego por los demás proceso revolucionarios, patrióticos, antiimperialistas que hay en toda América Latina y el Caribe”, dijo el presidente venezolano.

Siete “condecorados”

En el amplio salón del Palacio de Miraflores estaban también los siete ciudadanos venezolanos que Obama incluyó en el anexo de su decreto de “bloqueo de la propiedad y suspensión de entrada de ciertas personas que contribuyen a la situación en Venezuela”. Son seis militares y una fiscal, Katherine Haringhton.

Los militares son Antonio Benavides, comandante de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en la región central; Justo Noguera, ex comandante de la Guardia Nacional Bolivariana; Manuel Pérez, director de la Policía Nacional Bolivariana; Manuel Bernal, ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN); Miguel Vivas, ex comandante de la FANB en la región andina y Gustavo González, director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN).

Maduro designó a González como ministro del Interior, y dijo que todos deben sentir las sanciones como una “condecoración del imperio”. Más temprano, el Defensor del Pueblo, Tareck William Saab, reveló que los “sancionados” no tienen visa vigente para ingresar a Estados Unidos y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo que tampoco tienen cuentas ni activos en el país del norte.

La concentración del ataque de la Casa Blanca contra los militares no es nueva: hace pocas semanas el blanco fue Diosdado Cabello a quien según el diario español ABC un ex integrante de la custodia del Comandante Chávez acusó de ser el un capo del narcotráfico.

Precisamente Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, fue el primero en responder a la provocación de Barack Obama. En un acto del PSUV en el estado Lara (centro) dijo que hay que tomar “con mucha seriedad” la orden ejecutiva de Obama y advirtió que “lo que viene ya está planificado y debemos decirlo, son ataques sobre nuestra tierra, sobre nuestro país, ataques militares”, dijo Cabello.

Lea la orden ejecutiva de Barack Obama contra Venezuela

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*