Washington mira de cerca elecciones en Venezuela

135

Steve Ellner|

Parece que fue ayer cuando Elliot Abrams declaró que la administración Trump estaba «trabajando duro» para destituir al presidente Nicolás Maduro. Ahora Abrams (actualmente miembro del Consejo de Relaciones Exteriores), junto con la administración de Biden, está instando a la oposición venezolana a participar en las elecciones estatales y locales programadas para el 21 de noviembre. Sin embargo, el cambio de rumbo de Washington está muy lejos de renunciar al derecho a intervenir en los asuntos internos de Venezuela.

No es de extrañar que Washington se haya impuesto a la oposición derechista liderada por el autoproclamado presidente Juan Guaidó y Leopoldo López para que abandone su política de tres años de boicot a las elecciones, que según ellos carece totalmente de legitimidad. La participación electoral es una píldora difícil de digerir para ambos políticos, porque echa por tierra la ilusión alimentada por Washington de que Guaidó es el presidente legítimo y vigente y que está a pocos días o semanas de ocupar el palacio presidencial.

A modo de control de daños, López anunció que se oponía a participar en los comicios de noviembre, pero que las bases de su partido y de Voluntad Popular de Guaidó lo presionaron para que aceptara la nueva línea. López, que representa una posición extrema incluso dentro de su partido, era para Estados Unidos «nuestro hombre en Caracas» hasta la autoproclamación de Guaidó en 2019.

Ejemplos recientes del extremismo de López son su comentario de que la principal organización empresarial Fedecámaras «traicionó al país» al invitar a la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez como invitada de honor a su reunión anual y su ataque a la Unión Europea por legitimar a Maduro al aceptar enviar observadores electorales en noviembre.

La fragmentación de la oposición aumenta la posibilidad de que el Partido Socialista Unido (PSUV) de Maduro y sus aliados logren una pluralidad en las urnas. La empresa de encuestas Hinterlaces sitúa la popularidad del PSUV en un 34 por ciento, frente al 13 por ciento de Voluntad Popular y el resto de la oposición juntos. En cambio, el encuestador de la oposición, Luis Vicente León, afirma que el PSUV está entre el 20 y el 25 por ciento.A pesar de la ventaja del PSUV, el fenómeno de Nicaragua de 1990, cuando los nicaragüenses expulsaron a los sandinistas del poder por miedo a la violencia y a las sanciones económicas promovidas por Estados Unidos, puede influir en los resultados de noviembre en beneficio de la oposición.

Washington mira de cerca  elecciones en Venezuela
 Juan Guaidó, títere devaluado del imperio

La política de Biden: ¿qué tan grande es el cambio?

Maduro dijo a Bloomberg que a pesar de la promesa de Biden de revisar la política exterior de Trump, prácticamente no ha cambiado nada hacia Venezuela. Maduro lamentó que «no ha habido ni una sola señal positiva, ninguna», aunque a continuación reconoció que al menos los funcionarios del Departamento de Estado «están de acuerdo con un diálogo político entre venezolanos.» Abrams también indicó que los republicanos y los demócratas están en la misma página cuando se trata de Venezuela. Con Biden, las sanciones siguen intactas y los funcionarios del gobierno han indicado que no tienen prisa por revisarlas.

Sin embargo, la política de Biden se aleja de la estrategia de Trump de incitar a un golpe militar y amenazar con una intervención militar con su discurso de «todas las opciones están sobre la mesa». Además, el presidente de Estados Unidos ya no posa para las fotos con las esposas de López y Guaidó. El Panam Post señaló que la administración de Biden, ansiosa por conseguir un éxito diplomático y escéptica de la capacidad política de la oposición venezolana, ha restado importancia a Venezuela y «ha vuelto la vista hacia Nicaragua», donde las perspectivas de cambio de régimen son más brillantes. Difícilmente un abandono de las maquinaciones de cambio de régimen.

Washington mira de cerca elecciones en Venezuela

El verdadero cambio en 2021 ha sido la aplicación de una política gradual de empujar a Maduro para que se adapte a los intereses económicos y políticos de Estados Unidos, en lugar de un cambio de régimen.

En el frente político, se han hecho concesiones a favor de Voluntad Popular de acuerdo con las preferencias de Washington. En el proceso, los partidos moderados de la oposición han sido apartados. El año pasado, Washington sancionó a cuatro de sus dirigentes por haber desafiado la política estadounidense, que en aquel momento se oponía a la participación en las elecciones al Congreso.

Ansioso por conseguir que Washington levantara las sanciones, Maduro liberó en julio a Freddy Guevara, de Voluntad Popular, acusado de fomentar la violencia. No es de extrañar que fuera Guaidó quien consiguiera nombrar el equipo negociador de la oposición para las conversaciones que se están llevando a cabo con el gobierno venezolano en México, e incluyera a Guevara como miembro destacado.

Washington mira de cerca  elecciones en Venezuela

Las concesiones políticas de Maduro de cara a las elecciones de noviembre incluyen el aumento de la representación de la oposición en la Comisión Nacional Electoral de 5 miembros de uno a dos (ambos elegidos por la oposición) y la liberación de los presos políticos. Los intentos de canje de Maduro estaban destinados a animar a Voluntad Popular y sus aliados a abandonar el abstencionismo electoral y, a su vez, conseguir que Washington levantara las sanciones.

El portavoz de la Casa Blanca, Ned Price, ha anunciado que Washington «aliviará las sanciones» si hay un «progreso significativo» en las negociaciones entre Maduro y la oposición. Del mismo modo, Abrams se refiere a una posible «relajación de las sanciones o un acuerdo para utilizar algunos activos congelados para objetivos sanitarios y relacionados», en función de las concesiones que Maduro esté dispuesto a otorgar.

Elecciones de noviembre: no hay un ganador predecible

La retórica binaria de Washington que enfrenta a los buenos con los malos convencería a cualquiera de que la elección en noviembre es entre Maduro y Guaidó. Habiendo asumido el manto de Washington de «nuestro hombre en Caracas», se asume que Guaidó es el principal portavoz de la oposición, y se asume que Voluntad Popular es el partido más grande de la oposición. Este estatus contradice el total descrédito de Guaidó en Venezuela y el hecho de que Voluntad Popular es un partido relativamente pequeño en la franja radical de la oposición.

De hecho, el hecho de que Washington privilegie a Guaidó y a su partido ha perjudicado a la oposición, ya que otros partidos y líderes antigubernamentales tienen mayor credibilidad en Venezuela. La popularidad de Guaidó,  según Hinterlaces está por debajo del 17 por ciento.

Según el analista político venezolano Ociel López, existen las luchas internas entre los dos partidos supuestamente aliados. Por un lado  la insistencia de Primero Justicia en dar prioridad a las elecciones de noviembre en lugar de descartarlas de antemano como fraudulentas, como han hecho los dirigentes de Voluntad Popular. López añade que neutralizar a Voluntad Popular «facilita que la oposición entre en el carril electoral» y salga victoriosa en las urnas.

La rivalidad entre los dos partidos supuestamente aliados de cara a las elecciones del 21 de noviembre es sólo la punta del iceberg. Hasta el 6 de septiembre había 70 mil 244 candidatos, en su gran mayoría antigubernamentales, para tres mil 082 puestos. Mientras que los cuatro partidos más importantes están unidos en la MUD, otras agrupaciones les reprochan sus intentos fallidos de cambio de régimen bajo la dirección de Washington.

En el área metropolitana de Caracas, una serie de concursos para gobernador, alcalde y consejo municipal enfrentan a los candidatos de la MUD con los de la recién creada Fuerza Vecinal. Afirmando tener un fuerte apoyo de la comunidad, Fuerza Vecinal critica a la MUD por rechazar las primarias como medio para seleccionar candidatos opositores unidos.

El encuestador de la oposición, Luis Vicente León, predice una abstención de entre el 50 y el 60 por ciento, a pesar de la atención nacional e internacional que han recibido estos concursos.

Las sanciones de Estados Unidos han hecho estragos en la economía y el pueblo venezolano. Como no podía ser de otra manera cuando durante un siglo Venezuela ha dependido totalmente de la exportación de petróleo que ahora está siendo bloqueada por las sanciones contra cualquier empresa en cualquier parte del mundo que se atreva a comprar el producto.

En el frente político, la política de Estados Unidos hacia Venezuela también ha tenido un efecto devastador, ya que exacerba la polarización a expensas de un término medio de moderados de la oposición, así como de críticos de Maduro en la izquierda, a los que el presidente tiene poca tolerancia.

El gran dilema para la oposición es conseguir el voto en noviembre. En cierto sentido, Voluntad Popular se está disparando en el pie al insistir (en algo sacado del libro de jugadas de Trump) en que las elecciones estarán amañadas, desalentando así a sus propios votantes. Pero más que eso, la abstención prevista del 50por ciento en noviembre refleja el repudio generalizado de toda la clase política entre los votantes. En efecto, la mitad del país culpa al gobierno de los acuciantes problemas económicos de la nación, pero también a la oposición por haber caído en el programa de cambio de régimen de Washington.

Durante los últimos tres años, los principales partidos de la oposición, secundados por los principales medios de comunicación, se atribuyeron el mérito de la alta tasa de abstención en las elecciones venezolanas, alegando que los que no votaron simpatizaban con su causa.

Ahora que estos mismos partidos han optado por la participación electoral, la tasa de abstención prevista para el 21 de noviembre, del 50 por ciento, es un claro indicio de su sobreestimación del apoyo popular. De hecho, el hecho de que la MUD no obtenga una mayoría considerable entre los votantes elegibles demostrará la insensatez de que Washington siga reconociendo a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela.

 

*Profesor de historia económica y ciencias políticas en la Universidad de Oriente en Puerto La Cruz, Venezuela desde 1977. Es autor de numerosos libros y artículos en revistas académicas sobre la historia y política venezolana