Un tránsito entre votos, muchas encuestas, campañas sucias y amenazas

44

ARAM AHARONIAN | A dos meses de las elecciones presidenciales venezolanas, recrudecen los ataques opositores contra la institucionalidad democrática (descalificación del Consejo Nacional Electoral, denuncia de fraude y parcialidad de los rectores) y cobra fuerza un eventual plan de violencia.

A esto se suma la tesis de un “ventajismo” de Chávez, aun cuando el primer boletín del árbitro electoral demuestra que es abismal la diferencia a favor de Capriles Radonsky en los medios de comunicación. Dentro de este contexto, Capriles, el candidato de la derecha venezolana, atacó nuevamente el último domingo de julio a las encuestadoras privadas que lo ubican hasta 20 puntos por debajo del abanderado del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Hugo Chávez, y calificó de “disparates” los sondeos electorales de cara a las presidenciales del 7 de octubre.

“Hablan de que la distancia entre los dos candidatos se reducirá de manera significativa y que podría presentarse un hecho que determinara una situación excepcional que influiría sobre el resultado de octubre. No hay explicación al respecto, tan solo la conjetura”, señaló el exvicepresidente José Vicente Rangel, para quien cada día aumenta la sospecha sobre la actitud de Capriles y de su equipo sobre los argumentos que emplea con “extrema irresponsabilidad”, y la campaña de desprestigio adelantada contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Y a la oposición se le ha presentado otro problema: Al fin se pudo elaborar científicamente, a través de la reconstrucción a partir de la imagen de su cráneo, el rostro real -y no versiones que de un modo u otro dejan traslucir la subjetividad- de Simón Bolívar, que muestra a las claras algunos rasgos negroides. Inmediantamente surgió el rechazo de la derecha al rostro mestizo de Bolívar.

Para esta parte de la sociedad, El Libertador tenía y tiene que ser blanco como ellos y no mostrar rasgos similares a los del resto del pueblo venezolano. “La característica de la oposición venezolana, su ADN, es la violencia abierta o simulada, lo cual explica la manera como adelanta su actual actividad electoral”, manifestó el exvicepresidente José Vicente Rangel. “Si alguna oposición en el mundo o en la región latinoamericana se ha caracterizado por el culto a la violencia, es la venezolana”, añadió.

Paralelamente, Salvatore Mancuso, exjefe de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia, dijo a magistrados de Estados Unidos (donde se encuentra preso) que políticos, militares y empresarios venezolanos le ofrecieron armas y nacionalidad venezolana para participar en un golpe contra Chávez.

Como balde agua fría le cayó a la oposición las declaracions del jefe del Comando Sur de EEUU, general Douglas Fraser, quien afirmó que no cree que Venezuela represente una amenaza a la seguridad nacional estadounidense.yque no considera que la compra de armas que hace el presidente Hugo Chávez y el fortalecimiento de sus lazos con Irán en su forma actual, amenacen la seguridad de Estados Unidos.

Lo cierto es que de la observación de los últimos resultados de las principales cinco encuestadoras se desprenden importantes diferencias, contradicciones e interrogantes, pese a que todas dan sólida ventaja a Chávez frente a Capriles Radonski, quien aparece con 31-32% de simpatías, o sea poco más de seis millones de votos potenciales. Para GIS XXI, apenas 23% lo votaría (cuatro millones 600 mil). Para Datanalisis, encuestadora vinculada a la opositora Mesa de Unidad Democrática; la brecha es de 15% (tres millones de votos), pero Chávez no alcanza el 50% (en 1998, su primera elección, obtuvo 56,7%), con más de cuatro millones de indecisos (23%).

Según Consultores 30-11, los indecisos son apenas uno de cada diez: dos millones, la mitad de los estimados en Datanalisis. Una de las dos debe estar equivocada. Mientras en Datanalisis Chávez aparece con 46% (más de nueve millones) en Consultores 30-11 se eleva a 58,6% (unos 12 millones); la diferencia es de tres millones: 12,6%.

Es evidente que las dos no pueden estar reflejando la verdad de la votación chavista, aunque sorprendentemente coinciden en el 31% para Capriles. Las condiciones electorales han mejorado sustancialmente, y extraña que el tema se haya convertido en información de primera página a diario.

Sin duda, hay sectores que intentan así preparar el terreno que permita declarar fraude en caso de ganar Chávez. Algunos sueñan con una “primavera árabe” y otros especulan desde ahora que para reconocer hay que obligar primero al gobierno a negociar la noche del 7 de octubre.

En las elecciones venezolanas no compiten solamente candidatos y partidos, sino también diferentes factores sociales y políticos, nacionales e internacionales, participantes de una contienda por el poder que trasciende el comicio mismo. Ahí están el empresariado, los medios de comunicación, el factor militar, la Iglesia católica, por el lado vernáculo, y gobiernos, ONGs, fundaciones, partidos políticos y trasnacionales, financiando y aupando a la oposición.

Según estimaciones del Consejo Nacional Electoral, en las primeras dos semanas de campaña, el tiempo acumulado de informaciones favorables a los candidatos en Venevisión y Televen, fue a Capriles Radonski 1.680 segundos en Televen y 4.500 en Venevision, mientras a Chávez le dedicaron 900 y 540 respectivamente, y en Globovisión: 30.480 al candidato opositor y 3.360 al actual mandatario, y en el canal oficial VTV 12.180 a Capriles y 30.360 a Chávez.

El total general en esas cuatro televisoras emitidas desde la capital fue de 48.840 al opositor y 35.150 a Chávez. Un minuto en Venevisión y otro en Televen significan audiencias de 60%, pero ese mismo tiempo en Globovision y VTV no debe alcanzar al 10%. Pero héte aquí que en Venezuela operan 111 estaciones de televisión: 61 privadas, 13 públicas y 37 comunitarias con limitado alcance de audiencias.

En esas televisoras el apoyo al candidato opositor es abrumador. Eleazar Díaz Rangel, director del diario Últimas Noticias señala que, en cuanto a radio AM, 172 (87%) son del sector privado, dos de ellas con 60 frecuencias adicionales cada una, y 25 (13%) públicas.

En FM, operan 466 (57%) privadas, 82 (10%) públicas y 243 (31%) comunitarias. Deben circular en el país unos 100 diarios, de los cuales apenas unos 20 son progobierno o equilibrados. Sin ningún estudio científico, el editor Rafael Poleo lanzó a la ligera la tesis de que Capriles obtendrá 500 mil votos más que Chávez, pero esa supuesta “ventaja opositora desaparecerá porque, antes de llegar a su destino, los votos tropezarán con dos estaciones ilegales en las cuales serán interceptados y cambiados de signo”.

Poleo coincide con la reciente intervención de la diputada derechista María Corina Machado, según la cual es “necesario alertar a factores claves nacionales e internacionales de esta crisis política que estamos viviendo (…) porque la democracia no son sólo elecciones, hay que llamar a la resistencia civil”. Según el Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD), Chávez aventaja al candidato opositor en las cinco regiones del país.

La intención de votos en la región occidente que comprende los estados de Zulia, Yaracuy, Lara y Falcón serían: Chávez 57,1 por ciento, el opositor Henrique Capriles 30,3, con una brecha favorable al mandatario de 26,8 por ciento. En la región de Oriente (Anzoágueti, Monagas, Sucre, Bolívar y Nueva Esparta), Chávez aventaja por 30,9 puntos porcentuales a su contendiente. Mientras, en la región Los Llanos (Portuguesa, Barinas, Apures, Cojedes y Guárico) la brecha es de 23,4 a favor de Chávez; en la Central (Carabobo, Aragua, Miranda, Distrito Capital y Vargas) 14,8, y en la Andina (Táchira, Trujillo, Mérida) de 2,3 por ciento.

Por grupos de edades, el estudio concluyó que de los entrevistados comprendidos entre 18 y 24 años, 45,4 por ciento votarían por Chávez, y 37,8 por Capriles. En tanto, de 25 a 34 años el 53,7 por ciento favorece a Chávez, frente al 30,7 que lo hace al opositor; y de 35 a 49 años, la relación es de 57,3 y 27,8 por ciento, respectivamente.En el grupo etario de mayores e iguales a 50 años, favorecen a Chávez el 50,8 por ciento y el 31,1 a C Según los voceros de la oposición, fueron las giras de Capriles por el país, las que obligaron a Chávez a iniciar recorridos, aparentemente superada su enfermedad.

La teoría de las campañas políticas indica que los candidatos están pendientes del elector rezagado, que espera a última hora para decidirse. En Venezuela, en los últimos 13 años, la oposición estuvo siempre cercana al 40 por ciento de los votos, por lo que siempre se especula sobre el vuelco de los indecisos hacia un lado o el otro. Chávez sí, pero los otros…

En numerosos estados del país, son multitudinarias las concentraciones bolivarianas con una novedad: la gente vitorea a Chávez, pero no a los gobernadores bolivarianos, generalmente de pobre gestión administrativa, por la desidia, el mal estado de la vialidad, los apagones y el maltrato de la burocracia hacia la gente. Y es que al comenzar agosto, se inició el proceso de postulaciones para gobernadores y diputados de consejos legislativos, cargos que serán electos el próximo 16 de diciembre.

l lapso para las inscripciones para gobernadores vence el 12 de octubre, cinco días después de las elecciones presidenciales. De acuerdo con el cronograma aprobado por el Consejo Nacional Electoral, el lapso para las inscripciones de quienes aspiren a ocupar una gobernación se extiende hasta el 12 de octubre, es decir, que cuentan con 73 días para formalizar sus aspiraciones. El 16 de diciembre se elegirán 23 gobernadores y 229 legisladores, de los cuales 54 son por lista y 175 nominales. Además, serán electos ocho legisladores por la representación indígena al Consejo legislativo