Testimonios de abril: hablan los soldados de la guardia presidencial

56

LUIS ENRIQUE ARAUJO | El 11 de abril de 2002 tuvo miles de héroes, la mayoría de ellos aun desconocidos. Este trabajo busca sacar del anonimato a un grupo de ellos que sin duda tuvieron un rol estelar. Se trata de la tropa alistada de la cual formaba parte la Banda de Guerra de la Guardia de Honor Presidencial. Un grupo integrado por soldados de 21 años que tomaron las armas para rescatar el palacio aquellos 12 y 13 de abril en la madrugada, logrando el restablecimiento de la democracia revolucionaria y el regreso del Comandante Chávez. Hoy a diez años del golpe revelamos sus nombres y los hechos en los cuales este grupo de muchachos se hicieron héroes de la patria.

Luis Enrique Araujo- Radio Nacional de Venezuela

Día 11
Y lloramos… cuenta el cabo Primero Pedro Cabrera

«Aquel 11 desde que amaneció estaba extraño, primero porque yo no había visto tantos generales entrar y salir de Palacio Blanco. Segundo porque un conjunto de oficiales pasaron casi todo el día hablando por teléfono. La gente llegaba poco a poco cercana a las puertas del palacio. El ambiente estaba muy tenso y nosotros firmes desde la mañana esperando la salida de nuestro Comandante en Jefe para rendirle los honores correspondientes. Así se hicieron las 10, las 11, las 12, y como a la 1:30 de la tarde, nos dan la orden de que nos lleváramos la Banda de Guerra porque el jefe ya no saldría a Costa Rica, allí me di cuenta que algo malo estaba pasando».

«Luego pasamos casi toda la tarde acuartelados, y como a las 3 y pico comenzamos a oír los disparos. Sin embargo, nadie nos decía que estaba pasando, había un cerco. Se habían encargado de desinformarnos, incluso de lo que ocurría a las puertas del palacio. Hasta eso de las 6 de la tarde cuando nos ordenan al resguardo de Puerta Dorada (entrada principal del palacio), lugar en el que presenciamos a eso de las doce de la noche como un grupo de generales se llevaban a nuestro Comandante en Jefe. Nosotros queríamos impedirlo pero nuestro Comandante Chávez nos había bajado la orden de evitar cualquier derramamiento de sangre, porque sabía de la intención de bombardear el palacio. Nunca olvidaré a «Alto Pana» (miembro de la caravana presidencial) llorando como un niño. Eso fue lo único que pudimos hacer, llorar con los fusiles en las manos, mientras se llevaban al Jefe, así pase la noche más triste de mi vida».

Día 12
Carmona sin honores… relata el Cabo Rony Sambrano

«A mí me empezó a llamar mi mamá desesperada preguntándome que estaba pasando. ¿Por qué se lo llevaron? ¿A dónde? ¿Por qué no hicieron nada? Yo no sabía ni que decirle. Y a las 8 de la mañana formación».

«El capitán de navío Galindo Méndez nos envía a llamar con el sargento Huerfano, comandante de pelotón de la Banda de Guerra, quien nos llama a formación y nos manda con el Coronel Jesús del Valle Morao para rendirle los honores a Carmona Estanga, y nuestro compañero más antiguo Yan Vargas, que comandaba la Banda de Guerra se le paró firme y le responde: Mi coronel, con todo el respeto que usted se merece, nosotros, los subalternos y mis compañeros nos oponemos a rendirle honores a Carmona Estanga. Porque para nosotros Hugo Rafael Chávez Frías sigue siendo nuestro Presidente. Nosotros nos sorprendimos y más aun cuando Yan le dice también que: ‘Yo no sé que va a hacer con nosotros o conmigo. Si quiere nos da la baja, nos mete presos o haga lo que usted quiera. Pero nosotros nos oponemos a rendirle los honores a cualquiera que no sea nuestro Comandante en Jefe, ‘Hugo Rafael Chávez Frías’, y todos, hasta yo, nos quedamos sorprendidos, pero no habría vuelta atrás, ya no le íbamos a rendir honores al Carmona».

«Y mi coronel Morao le dice. Yan, yo estoy con ustedes. Pero es táctico que rindan honores, porque si no, nos van a sacar hoy mismo del Palacio, y es estratégico que nos quedemos aquí. Confíen en mí”, entonces subimos a formación, pero cuando Molina Tamayo nos dio la orden, igual nadie la cumplió y nos ordenó retirarnos, diciendo que no quisimos rendir honores por la gritería de la gente alrededor de Miraflores: “queremos a Chávez” gritaba el pueblo. Entonces llamó a la Policía Metropolitana (PM) para que despejara el frente del palacio y luego vimos como la Ballena de la PM estrellaba a las personas impulsadas por los chorros contra las rejas».

Día 13
Habla el rebelde Yan Vargas

«Aquella situación nos indignó y sentí la necesidad de hacer algo ya. Sea lo que sea pero había que hacer algo. Y acordé con mis compañeros tomar El Palacio ese mismo 12 de abril; y antes de la 9 de la noche habíamos logrado parte del objetivo, teníamos las llaves de todas las puertas, teníamos los nombres y la ubicación de quienes podían generar resistencia y teníamos las llaves de todos los parques de armas. Sin embargo, nadie sabía qué estábamos maquinando nosotros, mucho menos el pueblo en las afueras del palacio. Quienes nos gritaban en coro «traidores, traidores, traidores» incluso un señor llorando me escupió la cara, mientras me gritaba traidor, y yo sin poder decirle que pronto recuperaríamos el Palacio. Pues nadie podía saberlo o pondríamos en peligro la operación; y mi Coronel Jesús del Valle Morao, Comandante del regimiento de la Guardia de Honor, se enteró del plan. Pero estaba con nosotros, y le explicamos que teníamos todo listo para recuperar el Palacio, y con o sin su consentimiento lo haríamos, él nos pidió que procediéramos con mucha astucia. Primero fuimos por los parques de armas, allí custodiaban unos oficiales, con quienes ya sabríamos que hacer si se opondrían. Sin embargo, éstos aceptaron sin ninguna resistencia, por lo que pudimos apoderarnos de todas las armas, nos repartimos los fusiles y dimos inicio a la operación Rescate del Presidente, empezando por Miraflores».

El pueblo evitó derramamiento de sangre, relata Cabrera

«El batallón de seguridad se desplegó por todos los túneles, nosotros recorrimos los pasillos y los salones. Y a eso de las 6 de la mañana un grupo comando de la Unidad de Operaciones Especiales de la Armada (UOPE), pretendió hacernos frente. Pero nosotros éramos mayoría, al igual que la fuerza del pueblo en las afueras del Palacio, así que le dimos 5 minutos para que se retiraran y éstos se marcharon de manera inmediata. Seguidamente fueron acompañados por todos los golpistas que se encontraban en el Salón Ayacucho y en el resto del Palacio. Todos sin excepción corrieron como ratones.

Mientras Carmona logra escapar advertido de nuestro despliegue. Nosotros retuvimos allí algunas personas y luego resultó que eran periodistas. Todo ello mientras un compañero nuestro Pérez Cliver, se había trasladado a VTV con unos grupos comando para restablecer la señal de Venezolana de Televisión y así informar al país que El Palacio estaba nuevamente bajo el control del pueblo”.

Ya a las 6 de la mañana del día 13, la Tropa alistada comandada por Yan Vargas había recuperado el Palacio; y ante la necesidad de que este hecho se informará al país, los jóvenes acompañan la operación de rescatar Venezolana de Televisión. Tras recuperar la señal de VTV, se da la noticia de que el Presidente Chávez no había renunciado, hecho que motivó la alegría de los jóvenes soldados quienes decidieron subir a la terraza, guiados por el Sargento Huerfano, para ondear el tricolor patrio en un claro mensaje de que el Palacio había sido recuperado y esperaba la presencia de su Comandante en jefe Hugo Chávez.

Si la tropa alistada y profesional no hubiera recuperado los parques de armas de Miraflores, el Palacio en su totalidad y el Canal 8; otros hubiesen sido los hechos de aquel 13 de abril. Pero la valentía de esos jóvenes soldados hizo correr a los golpistas del Palacio, terminar la fiesta que un grupo de ellos pretendía realizar en el Salón Ayacucho y dar el tiempo suficiente para que llegara la nota con el mensaje del Presidente «No he renunciado».

Los poderes fácticos y el poder imperial internacional en pleno, habían previsto todo, los medios de comunicación, los motivos, los muertos, los sucesores, los actores. Todo excepto la valentía de una juventud bolivariana en armas dispuesta a dar la vida por su Comandante Chávez.

Por ello, el 17 de abril de 2002 el Presidente Hugo Chávez ordenó que todos sus cabos primeros de la Banda de Guerra de la Guardia de Honor Presidencial, pasaran a formar parte de la Unidad de Seguridad y Protección Presidencial (USPP), es decir, se integraran de manera directa al resguardo de su vida. Responsabilidad que algunos de estos jóvenes siguen exitosamente cumpliendo.

¿Yan cómo te sientes al ser héroe del 13 de abril?

«El pueblo fue el héroe, no yo. Ese pueblo que estuvo ahí en el Palacio. Aún con Carmona, el pueblo siempre estuvo ahí arriesgando sus vidas, gritando que querían a Chávez aún con la PM reprimiéndolos. Ese pueblo que escupió mi cara lleno de indignación, encendieron el corazón bolivariano despejando cualquier duda. Los héroes también fueron mis compañeros: Daniel Pérez Cliver, Natanael Mendoza, Sivira Travieso, Cabrera Pedro, Sambrano Rony, Chacón García, Monsalve, Pérez Rodríguez, Fernando Zapata del batallón de seguridad, toda la tropa alistada y la tropa profesional. Y a los oficiales Subaran Bastidas, Pérez Malavé, Pérez Ampuera, Cap de Corveta Riovento, Sin ellos no hubiéramos hecho nada. Ellos y nuestro pueblo son los héroes».

Por estos motivos el 11 de abril de 2010, en transmisión del programa dominical “Aló Presidente” Nº 355, el Jefe de Estado decreta aquel 13 de abril como el Día de la Milicia Nacional Bolivariana, Día del Pueblo en Armas y Día de la Revolución de Abril”.

Otros datos

Yan Vargas nació en el estado Lara el 29 de agosto de 1980, es el menor de 17 hermanos, desde pequeño tuvo dos pasiones: la música y la milicia. Anhelos que en el año 2000 lo colocarían al frente de la Banda de Guerra presidencial.

Rony Sambrano nació en Upata, estado Bolívar el 27 de septiembre de 1980, se incorporó a la Guardia de Honor presidencial en el año 2000, donde le ofrecieron posibilidades para culminar el bachillerato.

Pedro Cabrera nació en Maracay, estado Aragua, el 4 de septiembre de 1980 ingresó en el contingente de la guardia de Honor de septiembre del año 2000; y pronto se incorpora a la Banda de Guerra Presidencial.