Terrorismo en Brasilia marca la continuidad de la guerra fascista contra la democracia

94

Jeferson Miola

La elección presidencial de este 2022 fue la batalla central de la guerra fascista-bolsonarista contra la democracia. A pesar de la derrota institucional de la máquina del crimen electoral de la boleta militar Jair Bolsonaro y el general Braga Netto, los fascistas no abandonarán la guerra para destruir la democracia y el estado de derecho con el objetivo de implantar un régimen militar-fascista a través de métodos terroristas. Brasil es uno de los principales epicentros internacionales de la escalada de extrema derecha que atemoriza al mundo entero.

La entrega de diplomas del presidente y vicepresidente electos -Lula da Silva y Geraldo Alckmin-, adelantada para el 12 de diciembre, tenía un sentido mayor que la “mera” formalidad republicana de cerrar el proceso electoral. Cargada de simbologías, la ceremonia representó la materialización de un amplio pacto nacional en defensa de la democracia.

La democracia brasileña está flanqueada y su supervivencia sigue amenazada, incluso con el resultado de las elecciones del 30 de octubre, que puso fin al gobierno militar presidido [solo] nominalmente por Bolsonaro.

El discurso del presidente del Tribunal Supremo Electoral (STE) en la ceremonia es representativo de esta crítica realidad. Nueve veces, el ministro Alexandre de Moraes citó ataques a la democracia y al estado de derecho perpetrados por criminales [cuatro veces] extremistas [siete veces] impulsados ​​por el odio [seis veces], la violencia [seis veces] y el pensamiento antidemocrático [seis menciones] .

Moraes defendió la “plena responsabilidad de todos aquellos que pretendieron subvertir el orden político creando un régimen de excepción” y garantizó que los delincuentes, “ya ​​identificados, serán plenamente responsables”. Para que esto no vuelva en las próximas elecciones”.

También en este sentido, el discurso del presidente Lula coincidió con el de Moraes. Para Lula, “es necesario sacar una lección de este período reciente en nuestro país y de los abusos cometidos en el proceso electoral. Para que nunca olvidemos. Para que nunca vuelva a suceder.”

La violencia terrorista fue la respuesta inmediata de los fascistas a la ceremonia de consagración de la democracia, que tuvo lugar horas antes en el “Tribunal da Democracia” – como llamó Moraes al TSE.

Brasilia fue testigo de otro ensayo del Capitolio brasileño. Sin embargo, con un patrón de odio, violencia y destrucción más radicalizado que el llevado a cabo en Washington.

Es un movimiento armado, organizado, con fuentes permanentes de financiamiento, apoyado y orquestado por el gobierno militar. El Palacio de la Alvorada y el área del Cuartel General del Ejército se convirtieron en “ lugares de Fan Fest ” para los criminales fascistas.

Es inaceptable que más de 12 horas después de los bárbaros atentados, ningún terrorista haya sido identificado y detenido. Ni siquiera los que intentaron invadir la sede de la Policía Federal, quemaron autobuses frente a una comisaría y atacaron vehículos policiales y de bomberos.

La omisión institucional y la falta de control son intencionales; todo está metódicamente programado para mantener el clima de agitación, caos, pánico y miedo, ingredientes que, en la ilusión delirante de los fascistas, legitimarían la intervención militar para “salvar a Brasil”.

El Ministro Moraes dijo que “esta diplomacia da fe de la victoria plena e incontestable de la Democracia y el Estado de Derecho contra los ataques antidemocráticos, contra la desinformación y contra los discursos de odio”.

Si es verdad. En la batalla del 30 de octubre, la democracia derrotó al fascismo en las urnas. Pero eso no significa, sin embargo, que la democracia haya logrado erradicar a la ultraderecha criminal y poner fin a la guerra fascista contra la democracia y el Estado de derecho.

El gobierno de Lula jugará un papel vital en la consolidación del amplio pacto nacional en defensa de la democracia. En el contexto de este pacto, Lula está llamado a liderar un proceso de desfascistización en Brasil que se conjuga con la necesidad de una diplomacia antifascista que contribuya a la lucha internacional que el mundo civilizado necesita librar contra el fascismo.

Alboroto por los cargos civiles ocupados por militares

En la rutina de cambio de mando del gobierno federal, la destitución de los ocupantes de cargos comisionados y funciones temporales de mando y dirección en la Administración Federal es automática. Se encuadran en esta categoría los cargos de Dirección y Asesoramiento Superior (DAS), que pueden ser adjudicados tanto por concurso como a cualquier persona sin vúnculo con  el servicio público, así como a los de “funciones gratificadas”, de atribución exclusiva a funcionarios de carrera.

Los cargos y funciones de mando no son vitalicios. Tampoco están sujetos a la tutela o dominio privado de corporaciones, como las Fuerzas Armadas, porque son cargos y funciones de confianza y, por tanto, de libre nombramiento y libre remoción por parte del gobierno que asumirá el mando del país a partir del 1 de enero.

La expectativa de que el gobierno electo gobierne con líderes designados por el gobierno derrotado y con una cosmovisión antagónica al programa electo, sólo puede ser fruto del delirio de personas con algún trastorno cognitivo o, también, con malas intenciones. Esta expectativa de continuidad puede significar, en realidad, una fantasía de quienes confiaban en la eternización del gobierno militar e, incluso, en la instalación de una dictadura militar más duradera que la anterior.

El derrumbe de esta expectativa fantasiosa y la consiguiente pérdida de pequeños montos de salarios dúplex (y en muchos casos extratecho) choca, ahora, con la realidad de las cuotas acumuladas de tarjetas de crédito y las cuotas largas para la compra de autos, bienes raíces y planes del nirvana eterno.

Por cierto, deben saber que el militar que exceda de dos años -continuos o no- de desempeñar un cargo, empleo o función pública civil transitoria deberá ser trasladado a la reserva – fracción III del inciso 3 del infame artículo 142 de la Constitución , tan evocado por ellos.

Observando respetuoso procedimiento republicano y democrático, se recomienda al gobierno que termina su funesto mandato publicar en el Diario Oficial [DOU] del 31 de diciembre las actas de destitución de todos los cargos de esta naturaleza, designados durante su período de gobierno. Tanto civiles como militares.

Todo hace pensar, sin embargo, que eso no sucederá, pues el gobierno militar deberá mantener ocupados los puestos, que incluyen entre seis mil y ocho mil puestos de funciones típicamente civiles y que fueron colonizados por militares activos y de reserva. Y, también, por hijos, hijas, esposas, parientes y amigos del personal militar.

El gobierno derrotado evidentemente opera con el objetivo de causar vergüenza al gobierno electo. Y también para alimentar tensiones, crisis y animosidades militares. Esta ineptitud republicana y democrática no causa, de ninguna manera, impedimento alguno para que el gobierno de Lula nombre a los profesionales y líderes que ejecutarán el programa electo el 1 de enero de 2023.

La única e irrelevante consecuencia de ello será un Boletín Oficial con doble tamaño, en el que se publicarán los ceses de los miles de ocupantes de estos cargos y el nombramiento de los nuevos ocupantes. Llama la atención que un tema tan banal y lugar común de la rutina republicana y democrática, como es la exoneración y designación de cargos de confianza por parte del gobierno electo, ocupa esta vez la noticia como un tema “preocupante”, “desafiante”, “sensible” tema…

El gobierno de Lula fue elegido para restaurar la democracia y salvar a Brasil del abismo y el desastre fascista. La desmilitarización del Estado, la política y la sociedad es un requisito fundamental para esta misión. El poder civil no puede ser objeto de regateos, presiones, chantajes, amenazas y tutelas de la dirección partidista de las Fuerzas Armadas, que, al igual que durante la dictadura, legó una vez más un país destrozado a la sociedad brasileña.

 

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)