Sólo dos razones

38

ELEAZAR DÍAZ RANGEL| A cuatro días del cierre de la campaña, no hay nada que hacer. Los últimos esfuerzos estarán dirigidos a ganarse algunos indecisos y blindar los votos seguros y cautivos. A tal efecto se anuncian las últimas movilizaciones, y en el caso de la oposición, apelaron a armas vergonzosas como ese aviso donde aparecen unas supuestas y fantasmagóricas encuestadoras dándole el triunfo a Capriles R. No creo que nadie les crea, más allá de sus seguidores más firmes.

Últimas Noticias

Porque hablando de encuestas, todas las más confiables y acreditadas y cuyas mediciones son conocidas (Ivad, Datanálisis, GIS XXI, Consultores 30-11 e Hinterlaces), con la excepción de una: Consultores 21 que visualiza un empate, dan a Chávez como ganador con 10 o más puntos de ventaja. Personalmente, luego de examinar las mediciones de las tendencias de los electores y de observar por los medios sus respectivas campañas y concentraciones en todo el país, creo que Capriles R. tiene un techo en el 40% y Chávez del 60%, porcentajes que naturalmente pueden variar.

La votación chavista podría ser afectada si, pese a toda las advertencias sobre el triunfalismo, hay gente que se enchinchorre, y si el descontento en algunos estados, se manifiesta el domingo. Creo que un diez por ciento será la brecha en el peor de los casos para los rojos rojitos.

Los indecisos. Una amiga, profesora de la UCV, típica clase media media, me llamó el jueves para que le ayudara en su indecisión como votante. “Quiero que me des el domingo en tu columna dos razones para darle mi voto a Chávez, eso sí, solo dos razones”, y me comprometí a hacerlo. Recuerdo que en una de mis primeras entrevistas, en septiembre de 2001, con Miguel A. Capriles L., presidente de la Cadena, cuando asumía la Dirección de este diario, me preguntó porque apoyaba a Chávez, y le dije que por su política hacia los pobres, como nunca lo había hecho ningún gobernante.

Hoy puede medirse en indicadores que van desde los 500 mil millones de dólares invertidos en el área social (salud, educación, alimentación y vivienda) hasta lo realizado en salud para los antes excluidos, en educación acabó con el analfabetismo, más de 4 millones de escolares reciben alimentación, si hasta 1998 había 765.989 estudiando en universidades, esa cifra está hoy por encima de los dos millones; es el país latinoamericano con menor desigualdad social, y en fin, según cifras de agencias de la ONU, Venezuela superó las metas del milenium para combatir la pobreza, gracias a las misiones.

La otra razón es la política desarrollada para recuperar la independencia. Desde 1908, cuando Castro fue desplazado por Gómez, la política exterior venezolana ha estado de una u otra forma, con mayores o menores matices, sometida a los intereses de Washington. Desde 1998 comenzó a cambiar, simultáneamente se recuperaba el control de nuestra industria petrolera, sin lo cual habría sido imposible levantarle la voz. Ser cada vez más independientes, le dio fuerzas a Venezuela para contribuir a la integración latinoamericana y a la formación de Celac, Unasur, Alba, etc., y a estrechar relaciones con potencias como la República Popular China, la Federación Rusa, y en menor grado, con Irán.