Siria denunció que hay una conspiración internacional para expulsar a su presidente

15

El presidente sirio, Bashar al Assad, denunció este domingo que existe una «conspiración internacional» en su país para expulsarlo del poder y prometió derrotar a las fuerzas que operan en su contra.

Télam

«Este plan no va dirigido solo contra Siria, sino también contra la región entera de la que Siria es parte fundamental», declaró el mandatario en un encuentro con el presidente del Comité de Política Exterior y Seguridad Nacional de la Shura (Asamblea Consultiva) de Irán, Alaeddin Boroujerdi.

Al Assad insistió en la necesidad de enfrentarse «con firmeza para defender los derechos legítimos del pueblo sirio sin importar la escala a la que estén cooperando países de Occidente y algunos regionales cuyo objetivo es desviar a Siria de sus valores».

Por su parte, el vicepresidente sirio, Faruk al Sharaa, reapareció este domingo en público tras casi un mes para reunirse con una delegación iraní en Damasco, con lo que puso fin a una serie de rumores sobre que se había pasado a la oposición, según informó la agencia de noticias oficial SANA..

Al Sharaa también se reunió con parlamentarios de Irán, uno de los principales aliados de Damasco, que integran la delegación encabezada por Borougerdi.

Al Sharaa, la personalidad sunita más importante dentro del poder alauita, es un hombre de confianza del gobierno que ocupó durante 15 años el cargo de ministro de Relaciones Exteriores hasta que en 2006 fue nombrado vicepresidente.

Poco después del letal ataque del 18 de julio que mató a la cúpula de seguridad de Al Assad, la cadena Al Arabiya informó que Al Sharaa había huido a Jordania, información que hasta este domingo no había sido confirmada.

La oficina del alto funcionario lo había desmentido, pero hasta ahora no habían difundido había imágenes del funcionario.

El encuentro en Damasco se produjo mientras la República Islámica insiste en buscar una salida negociada para el prolongado conflicto sirio durante la 16ª cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA o Noal) cuyas reuniones previas se iniciaron este domingo en Teherán, informó la agencia Europa Press.

El ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, señaló que sus propuestas están basadas en el plan de seis puntos del ex mediador para Siria de la Liga Arabe y la ONU, Kofi Annan. «Comparte muchos puntos comunes con soluciones previas», dijo.

En tanto, el Consejo Nacional Sirio (CNS), organismo que busca aglutinar a todas las fuerzas opositoras al gobierno de Al Asad, reclamó en Estambul una intervención militar a cargo de la comunidad internacional.

Su presidente, Abdelbaset Sieda, denunció en una rueda de prensa en la ciudad turca la masacre ocurrida el sábado en Daraia, un pueblo de la provincia de Damasco, que atribuyó a las fuerzas gubernamentales y que, según afirmó, costó la vida a centenares de personas.

La magnitud y frecuencia de estas matanzas, «urge imponer una prohibición de vuelos militares en Siria», dijo Sieda, quien advirtió que incluso esa media sería «insuficiente» pues considera necesaria una intervención militar directa.

«No queremos que la comunidad internacional derroque el régimen de Al Assad. Hacerlo es nuestra responsabilidad como pueblo sirio en lucha, pero sí exigimos que la comunidad internacional proteja a los civiles», dijo el dirigente opositor.