Pasajero de un viaje eterno

30

PÁGINA 12 | Edward Snowden, el ex agente que filtró el espionaje de Washington, seguía por cuarto día en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú tras pedir asilo político a Ecuador. En tanto, el gobierno de Correa indicó que podría tardar hasta dos meses en tomar una decisión y negó que le haya entregado documentación al ex técnico de la CIA. “En Kuala Lumpur dije que la decisión del asilo puede resolverse en un día, una semana o, como pasó con (el fundador de Wikileaks Julian) Assange, podría tomar dos meses”, señaló en Twitter el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, de gira por Asia.

260daad139451e0c8f3c36a9d151a5c0_articlePágina 12

“Han logrado centrar la atención en Snowden y en los ‘malvados’ países que lo ‘apoyan’, haciéndonos olvidar las terribles cosas que denunció contra el pueblo norteamericano y el mundo entero”, lamentó por su parte el presidente Correa, reaccionando en Twitter frente a un editorial del diario estadounidense The Washington Post que criticaba la decisión ecuatoriana de considerar el asilo político.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se refirió de nuevo ayer a Snowden y aseguró que su gobierno le otorgaría “casi seguro” asilo en caso de que se lo pidiera. Maduro había dicho que si su país recibiera una solicitud formal, “evaluaría” la posibilidad de otorgarle asilo.

La presencia de Snowden en Moscú sigue alimentando las tensiones con Washington, a pesar de que la Casa Blanca reconoció que hay “conversaciones” con Rusia, según indicó la portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. El gobierno ruso recordó por su parte que el ex consultor de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense puede irse cuando quiera. “No violó la ley rusa, no cruzó la frontera, está en la zona de tránsito del aeropuerto y puede volar a donde quiera”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov. “Es un hombre libre. Nosotros no tenemos nada que reprocharle desde el punto de vista jurídico”, recalcó. Por su parte, Alexei Puchkov, jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores en la Duma (Cámara baja del Parlamento ruso), lanzó una advertencia: “Las amenazas de Estados Unidos a Rusia y China no surtirán efecto”. Snowden y el fundador de Wikileaks, Julian Assange, son los “nuevos disidentes” que luchan contra el “sistema”, escribió en Twitter.

Snowden, de 29 años, llegó a Hong Kong el 20 de mayo procedente de Hawai, donde trabajaba para una consultoría, y de ahí viajó el domingo hacia Moscú. En tren de aclarar el panorama, Ecuador negó haber dado documentos a Snowden para facilitarle su viaje a Rusia desde Hong Kong, como había asegurado la organización Wikileaks. “No hay ningún pasaporte, ningún documento que se le haya entregado por parte de ningún consulado ecuatoriano”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores encargado, Galo Galarza.

Edward Snowden reveló la existencia de programas a gran escala del gobierno de Washington para espiar las llamadas telefónicas y las comunicaciones a través de Internet, una de las mayores filtraciones de la historia de Estados Unidos. El gobierno de Obama revocó su pasaporte y pide su extradición desde que llegó a Moscú, de donde habría salido con la ayuda de Wikileaks, según afirmó la organización.

Ayer, el juez español Baltasar Garzón, encargado de la defensa de Assange, refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres, anunció que no se hará cargo de la defensa de Snowden, quien se lo habría solicitado, aunque no explicó las razones de su decisión.

Según una fuente citada por la agencia Interfax, Snowden sigue en la zona de tránsito del aeropuerto en Moscú porque carece de un documento de viaje válido, después de que Washington revocara su pasaporte. “El pasaporte estadounidense de Snowden fue anulado, no tiene otro documento. Por ello está obligado a permanecer en la zona de tránsito del aeropuerto Sheremétievo, y por tanto no puede entrar en Rusia ni comprar un billete”, dijo esta fuente.

El informático había salido de Hong Kong hacia Moscú con un “documento de refugiado” emitido por Ecuador, según contó Assange, algo que las autoridades ecuatorianas negaron.

Tras muchas horas en las que nadie lo había visto ni sabía donde estaba, el presidente ruso, Vladimir Putin, confirmó el martes por la noche la presencia del “topo” en el aeropuerto de Moscú. “El señor Snowden llegó efectivamente a Moscú. Para nosotros fue totalmente inesperado”, anunció Putin. Washington está pidiendo insistentemente en los últimos días a Rusia que le entregue a su ex espía, pasible de una pena de treinta años de prisión en Estados Unidos. “A pesar de que no tenemos un tratado de extradición con Rusia, hay sin embargo una clara base legal para expulsar a Snowden”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense, Caitlin Hayden.

A través de la portavoz, el gobierno de Obama insistió con su exigencia. “Pedimos al gobierno ruso que tome acciones legales para expulsar a Snowden sin demora y con base en la fuerte cooperación de las fuerzas del orden que tenemos, sobre todo desde los atentados en el maratón de Boston”, dijo Hayden.