Palestina propone fijar las fronteras con Israel y establecer mecanismos de seguridad en seis meses

35

Palestina presentará a Barack Obama y a la comunidad internacional un plan para reanudar las negociaciones de paz con Israel que establece un plazo de seis meses para delimitar las fronteras y los mecanismos de seguridad. La iniciativa será presentada formalmente a mediados de marzo ante la comunidad internacional. Además, pide frenar la construcción de asentamientos en territorios ocupados.

Télam

«La propuesta plantea un plazo límite de seis meses para negociar, en conversaciones directas, (los asuntos) territoriales y de seguridad», dijo hoy a EFE una fuente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) próxima a las negociaciones.

El plan de paz, que le será expuesto al presidente estadounidenses durante la visita que hará a Medio Oriente a mediados de marzo, exigirá a Israel parar la construcción en los asentamientos durante esos seis meses, así como el cumplimiento de todas las obligaciones que aparecen en la llamada Hoja de Ruta.

El acuerdo incluye el cumplimiento de lo acordado en la Hoja de Ruta de 2003

Entre las exigencias de ese documento consensuado en el 2003, están la liberación de presos palestinos, la retirada de retenes y controles militares israelíes en carreteras de Cisjordania y la reapertura de instituciones palestinas en Jerusalén Este, explicó la fuente.

La propuesta palestina, que incluye un pequeño intercambio territorial con Israel para no mover a un 65% de los colonos en territorios ocupados, intentará recoger el apoyo de la comunidad occidental y, «en paralelo a la visita de Obama, una delegación ministerial árabe visitará capitales europeas para presentarla», añadió.

«No va dirigida exclusivamente a EEUU, sino a toda la comunidad internacional», puntualizó la fuente que pidió no ser identificada.

El nuevo plan se basa en los principios que la OLP defendió en el 2010 para retomar las conversaciones con Israel, interrumpidos a las tres semanas de comenzar en coincidencia con el final de una moratoria parcial que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, había declarado en la construcción de asentamientos.