¡Pájaros de mal agüero!

20

SORAYA EL ACHKAR | ¡Alguna gente intenta desmoralizar a nuestros estudiantes diciéndoles que no vale la pena, que están matando policías, que la PNB no es el mejor ejemplo! ¡A palabras necias, oídos sordos, mis estudiantes!

Soraya El Achkar – Rectora de la UNES

¡No se dejen llevar por las matrices! Ustedes están formando parte de la historia patria, de la refundación del modelo policial venezolano y de la institución que pretende ser la más prestigiosa del país. No se dejen llevar por las matrices que ensayan desmoralizarlos porque ustedes tienen muchas razones para seguir en el camino que escogieron. Es cierto que no es fácil ser policía y que hay que estar bien entrenado para cuidar la vida propia y la de nuestro pueblo, pero ustedes están listos para hacerlo. Confíen en el trabajo que han hecho durante este tiempo de estudio.

Hemos hecho seguimiento de los casos de policías fallecidos y no hay patrones comunes. Lo que sí podemos asegurar −por el seguimiento que hemos hecho desde el Consejo General de Policía− es que mueren más policías fuera del ejercicio de sus funciones. Mueren más policías por riñas o venganzas, en situación de vulnerabilidad porque se van de parranda pero armados. No es cierto que estén robando policías para quitarles el arma. El arma es un botín, después del atraco. Es cierto que los matan por quitarles las motos en horas de la madrugada y después se dan cuenta de que es policía y que está armado y, por supuesto, se llevan el arma de fuego.

No es cierto que estén matando policías. Los policías están resultando víctimas, como otros ciudadanos más, y por eso el gobierno del presidente Chávez está afanado por cambiar el viejo modelo de seguridad, de policía y de justicia. Por eso existe la UNES y ustedes forman parte de esta política nueva de formar policías profesionales para garantizar seguridad.

Cuando decidieron ser policías estaban claros con respecto a que no irían a un terreno sencillo de trabajo sino a un contexto complejo de cierto riesgo, pero en la UNES han recibido la formación necesaria, básica, para hacerlo bien y proteger y cuidar la vida.

Nos duele la muerte de cualquier persona, nos duele la muerte de nuestros oficiales y por eso es que nos hemos ocupado de que todos nuestros estudiantes sean disciplinados, tengan buen juicio, sean gente de bien, tengan el entrenamiento que corresponde, sigan las instrucciones, estén atentos en la calle, observando, vigilantes. Por eso nos hemos afanado para que sepan de tácticas policiales, de uso de fuerza y de Derechos Humanos. Porque nos duele la muerte de cualquier oficial de la República es que nos hemos afanado por mejorar la instrucción todos los días y nos hemos ocupado de hacer una selección permanente y han quedado los mejores en este final de curso.

¡No se dejen llevar por las matrices que aseguran que el UPDF no les servirá para nada! Por el contrario, quienes lo aplican correctamente y hacen del UPDF una rutina logran hacer la diferencia y alcanzan el propósito no sólo de cuidarse, sino de cuidar a los demás. La experiencia del pasado, mis estudiantes, no funcionó. Por eso es que hemos declarado la reforma policial en el país. No es la fuerza desproporcionada, no es con más capacidad de fuego, no es la represión, no es la criminalización contra los pobres, no es la fuerza mortal la que resuelve el problema de la seguridad. Eso ya lo probamos durante décadas y no funcionó. Pero no sólo no funcionó, sino que no es el modelo que respeta la vida ni pone al ser humano en el centro de la atención. Por eso estamos dándole vuelta al modelo de seguridad y de policía, porque nos interesan las personas y los colectivos, sobre todo los más vulnerados.

Ahora que andamos por todo el territorio nacional enseñando el UPDF los policías han reconocido que nuestros estudiantes sí podrán ser profesionales de la seguridad. Así que no se dejen llevar por las voces agoreras que pretenden asustarles y descalificar el método. Este método −así lo demuestran las experiencias exitosas− es el mejor de los métodos probados en el mundo. Sólo hay que creer y ser disciplinados en el mejoramiento de la técnica. Nunca dejen de aplicarlo y aunque el entorno lo critique, ustedes sigan el aprendizaje de la UNES.

Está estudiado, el 95% de la actividad policial se resuelve con uso de fuerza hasta bastón. Es falso aquello del enfrentamiento sostenido. La experiencia de la PNB también lo demuestra. Han logrado disminuir homicidios, sin tener que usar las armas de fuego. “Más inteligencia y menos fuerza”, indicaría el presidente Chávez. No vamos a volver al viejo modelo aunque haya oficiales que pretendan desprestigiar el método y, con ello, a la UNES. No volveremos porque estamos obligados a vencer en esta misión encomendada de garantizar seguridad, respetando los Derechos Humanos y quienes aseguren que eso no es posible sólo están declarándose incompetentes para el ejercicio profesional de la seguridad. Así que no se dejen seducir por aquellas voces o matrices que ensayan desmotivar o hacerles claudicar de esta noble profesión.

Ya están a punto de salir a la calle y no es hora de recular ni de pensar en otro cuerpo policial porque la apuesta está en la PNB. El proyecto político más importante de estos tiempos es la Policía Nacional Bolivariana y no podemos defraudar a quien depositó confianza en nosotros, tampoco podemos escamotear la esperanza de nuestro pueblo. El Estado invirtió mucho y con gusto en ustedes para que fundaran la PNB, el nuevo modelo policial, así que, llegada la hora, no hay vuelta atrás. ¡Vamos, mis estudiantes! No hay por qué temer ni escuchar las voces que intentan acobardar, ensayando instalar falsas matrices de traslados a otros estados. Los que se formaron en el Táchira trabajarán en el Táchira y los que se formaron en Caracas trabajarán en Caracas. Esta es la hora de dar el paso al frente y decir: “Presentes y siempre consecuentes”. Esta es la hora de ratificar nuestro compromiso de servir a nuestro pueblo desde la PNB.

Mi consejo antes de que salgan de la UNES siempre será la misma:

No olviden que apenas comienzan la carrera y por eso deben volver a la universidad, para seguir estudiando, pero desde la calle y en el trabajo deben procurar actuar como profesionales de la seguridad. Confíen en lo que aprendieron, no duden en practicar lo que saben, no dejen de usar la fuerza como corresponde y mucha inteligencia para cuidar sus vidas. Deben estar atentos en la calle; no usar los celulares sino cuando sea indispensable para que no los sorprenda el descuido. Acostumbrarse al arma de fuego y usar tácticas policiales para proteger a nuestro pueblo y a sí mismos. No se emborrachen en la calle ni anden en riñas callejeras. Ya ustedes son oficiales dignos de la República y por ello su actuación debe ser correcta y jamás desviar el comportamiento. Ya dejaron de ser adolescentes locos que no controlan sus emociones y empiezan una carrera que deben cuidar mucho con el comportamiento disciplinado y correcto.

Que la Virgen del Carmen me los proteja siempre y regresen a esta, su universidad, para seguir pensando la seguridad y haciendo su carrera. Vamos todos y todas a la PNB, que nuestro pueblo les espera con tanta ilusión que no vale la pena recular ni escuchar a los pájaros de mal agüero.

Defender, proteger y servir a nuestro Pueblo

Soraya Beatriz El Achkar G.
Aprendiz de Rectora