Nicmer Evans: “PSUV está cometiendo en la estrategia de campaña los mismos errores del 14-A”

14

JOSÉ G. MARTÍNEZ | Nicmer Evans, analista político advierte que la conducción del Gobierno venezolano está empujando hacia la posibilidad de un incremento de la abstención chavista. Estima que el oficialismo ganará más alcaldías pero seguirá perdiendo fuerza en las zonas urbanas, en las que se impondrá la oposición y el resultado nacional será nuevamente de fotografía. 

1-3JNnicmerEVANSpolitologo04.JPGLa Verdad

Guardar silencio frente a los desaciertos de quienes dirigen la revolución no es una opción. Nicmer Evans, politólogo con magister en psicología social, identificado con el chavismo, señala en entrevista con La Verdad desde su oficina en el centro de Caracas que en la estrategia de campaña el Gobierno está cometiendo los mismos errores que cometió en las presidenciales del 14 de abril.
Para Evans, la autocrítica es vital para hacer las correcciones necesarias que garanticen el triunfo en los comicios municipales del 8 de diciembre, lo que pasaría por un cambio de rumbo en la conducción del Gobierno de Nicolás Maduro, ya que de continuar por el mismo camino estaría empujando hacia la posibilidad de un incremento de la abstención dentro del chavismo.
Si bien el fallecido presidente Hugo Chávez apeló al dedo para designar candidatos en varias oportunidades, el politólogo, aunque no lo justifica, cree que obedeció a coyunturas diferentes a la actual. No cuestiona los candidatos a alcaldes del PSUV sino el método por el que fueron escogidos.

Cree que la oposición se anotó un punto a su favor cuando consultó a las bases y seleccionó a los candidatos por primarias pero el hecho de que esto haya ocurrido hace más de año y medio habría hecho que pierdan vigencia y se conviertan también en candidatos impuestos.

-¿Podría repetirse un fenómeno similar al ocurrido en las elecciones parlamentarias, que la oposición saque mayoría de votos nacionales pero se quede con menos alcaldías?

-Eso es absolutamente posible y viable pero al final eso es una derrota.

-¿Está incurriendo la oposición en un error al crear la expectativa de que las elecciones municipales serán una especie de plebiscito para Nicolás Maduro?

-Yo creo que es un absoluto error plantear que las elecciones son un plebiscito si no van unidos. Si fuesen unidos podríamos hacer la interpretación de un plebiscito.

-¿Se está despolarizando la sociedad?

-Yo creo que vamos hacia un proceso de inicio de despolarización que está tratando de ser detenido por los mismos polos, porque dentro del chavismo también hay mucho descontento. Yo no sé hasta qué punto haya candidatos outsider pero lo que sí sé es que la conducción del Gobierno del presidente Nicolás Maduro está empujando hacia la posibilidad de un incremento de la abstención dentro del chavismo, una desmovilización dentro del chavismo y la posibilidad de que empiecen a constituirse espacios alternos, chavistas pero que no estén directamente asociadas con las políticas del Gobierno.

-¿Serían chavistas pero no maduristas?

-Es que yo dudo que pueda existir el madurismo, yo lo que estoy seguro es que existe el chavismo, y dentro del chavismo hay su diversidad y sus gamas. Hay chavistas que pueden estar plenamente de acuerdo con el ejercicio de Gobierno actual del presidente Maduro y hay chavistas que mantienen el criterio de tratar de preservar el legado del presidente Chávez y ven con alguna duda el hecho de que el presidente Nicolás Maduro esté preservando en este momento la garantía de ese legado y están propugnando la necesidad de que se hagan las correcciones necesarias. En la reciente encuesta de IVAD se menciona lo siguiente: ¿Usted está de acuerdo con que se continúe el legado del presidente Chávez? 59 por ciento dice que sí. ¿Usted cree que el presidente Nicolás Maduro garantiza la continuidad del legado del presidente Chávez? 48 por ciento dice que sí; o sea que hay una diferencia de entre 10 y 11 puntos que genera una distancia entre lo que hacía Chávez con relación a lo que hace Nicolás Maduro.

-¿Qué diferencia hay entre la escogencia de candidatos a dedo por Chávez con los candidatos a dedo escogidos por Nicolás Maduro? ¿No es lo mismo?

-Las situaciones son absolutamente distintas. La trayectoria y el liderazgo del presidente Chávez no justificaban pero legitimaba un proceso de selección como ese. Creo que Nicolás Maduro apenas está empezando a construir su propio liderazgo y esto genera dificultades para poderle generar la legitimidad dentro de los partidos que forman parte del proceso revolucionario para que tenga la misma incidencia que podía tener el presidente Chávez en la designación a dedo de los candidatos.

-¿Pudiera Nicolás Maduro no ser el portaviones que fue Chávez para los candidatos?

-Está muy claro que la única manera de sustituir al presidente Chávez como portaviones es a través de una plataforma, no es a través de una individualidad, no es la sustitución de uno por el otro; es la posibilidad de que el Gran Polo Patriótico, tal como lo dijo el presidente Chávez, se transforme en el espacio que permita una dirección colectiva hacia la búsqueda del objetivo de trascendencia del proceso revolucionario, no solamente a nivel electoral sino a nivel del proceso de toma de decisiones.

-¿No será del todo efectivo que Maduro repita el esquema de ir por cada municipio a levantarles la mano a los candidatos?

-No tiene el mismo impacto de cuando lo hacía el presidente Chávez pero seguramente va a tener un impacto importante en la militancia. Es una estrategia. En todo caso, aquí el problema no son los candidatos ni quien les levante la mano a quien. Yo estoy absolutamente seguro que va a haber un sector del chavismo que va a apoyar al candidato independientemente de quien sea, sea el “Potro” Álvarez, Wiston Vallenilla, Jorge Rodríguez o Miguel Ángel Pérez Pirela. El problema es que más allá de que el chavismo se mueva a votar por le candidato impuesto –que seguramente habrá una mayoría del chavismo que lo va a hacer- dentro de las bases del proceso revolucionario hay un cuestionamiento a la forma de selección de estos candidatos.

-¿Será un pago por un favor recibido durante la campaña presidencial la designación de candidatos sin experiencia política como Wiston Vallenilla y el “Potro” Álvarez? ¿Cómo lidiar con la imagen de paracaidistas?

-Esto es una herramienta de la cual ha echado mano oposición y Gobierno y no solamente ahorita sino desde Renny Ottolina, pasando por Irene Sáez. En Estados Unidos Ronald Reagan fue actor de Hollywood. Es un recurso que se utiliza de un lado y del otro; ahora, si tú me preguntas a mí, en lo personal yo no estoy de acuerdo, pero creo que debe responder a una estrategia trascendente, bien planificada, que ha tratado de analizar y diagnosticar la realidad de Sucre, la realidad de Puerto La Cruz, la realidad de Baruta y que permite prever la irrupción de una imagen fresca, alterna, no vinculada con una trayectoria de lucha partidista pueda generar un cambio en la conducta del electorado en territorios donde hasta ahora le han sido adversos al proceso revolucionario los resultados.

Creo que responde a una estrategia aunque no es la mejor cuando estamos hablando de un partido defensor de los procesos ideológicos y de los liderazgos emergentes de base. Yo creo que ahí se genera una contradicción muy fuerte y muy poco sostenible en el tiempo pero de ahí a que se esté pagando un favor lo dudo. Yo advertí durante el proceso de campaña del presidente Nicolás Maduro que centrar la atención en artistas y en farándula era un error. El problema no son ellos, el problema es centrar la atención en ellos y yo creo que ese error se está manteniendo. Yo advertí que eso podía generar un resultado bien cuesta arriba para el 14 de abril y lamentablemente eso se cumplió. Quisiera equivocarme en decir que si se sigue con esta estrategia hacia diciembre podrá estar muy cerca el resultado de lo que fue el resultado del 14 de abril. Insisto en que ellos no son el problema, la esencia fundamental es la estrategia, y en la estrategia de campaña se están cometiendo los mismos errores que se cometieron el 14 de abril pero ahora a nivel municipal.

-¿Cuáles son las expectativas para el 8 de diciembre? ¿Quién está en capacidad de ganar más alcaldías?

-La oposición va a ganar más alcaldías de las que tiene, especialmente en las zonas más urbanas. El chavismo va a mantener la condición de pérdida de fuerza en las zonas urbanas pero va a adquirir más alcaldías que la oposición pero con una magnitud de votos menor que la concentración que tienen las alcaldías urbanas y el final va a ser de fotografía nuevamente en cuanto al voto general.

You might also like