Monedero: “El consenso sobre Europa se rompió”

100

MERCEDES LÓPEZ SAN MIGUEL| El partido español Podemos nació en diciembre del año pasado como la voz de los desencantados e indignados con las formaciones políticas tradicionales. Uno de sus fundadores, Juan Carlos Monedero, reniega de todo encasillamiento y prefiere hablar de un partido que tiene ideas progresistas, pero que puede albergar a personas que no se identifican con la izquierda pura y dura.

Página/12esp monedero

Monedero, quien hace tiempo fuera asesor de Hugo Chávez, politólogo de la Universidad Complutense de Madrid, estuvo en Buenos Aires participando de varias charlas académicas y dialogó con Página/12 acerca de los objetivos de la nueva agrupación y la perspectiva de una España en crisis.

Monedero cita a Marx y sus palabras acompañan la foto gigante del Che Guevara del bar de la Universidad de las Madres, en Congreso. “Marx anticipó que de cada crisis del capitalismo se sale con un abanico de respuestas más estrecho”, dice el vocero de Podemos. Monedero afirma que su partido se nutrió de la experiencia del movimiento de los indignados. “Venimos de la magia del 15-M, pero también de su limitación asamblearia. La crisis ha servido para evidenciar el alejamiento ciudadano de las fórmulas políticas tradicionales. Por tanto, entendimos que había que inventar algo nuevo que sacara lo mejor de la democracia representativa y participativa, y evitara los errores de ambas.”

¿Cuáles errores? El profesor ensaya una respuesta. “El error de la democracia representativa ya lo resumió Rosa Luxemburgo cuando dijo que el partido sustituye a la sociedad, el comité central sustituye al partido y el secretario general sustituye al comité central. Y a la democracia participativa le ocurre como a las olas con el mar: solamente existe cuando hay viento, capaz de tomar decisiones en niveles bajos de complejidad.”

La consigna de Podemos, que en octubre tendrá su congreso inaugural, es la de capitalizar la crisis y la desaprobación de los partidos políticos históricos, sobre la base de que se acabaron los viejos consensos heredados de la Constitución del ’78. “El consenso sobre la monarquía se rompió por el comportamiento sátrapa del rey. El consenso sobre Europa también se rompió, porque nos mandó un memorándum secreto que invitó al presidente Zapatero a cambiar la Constitución para darle prioridad al pago de la deuda por encima del gasto social. Y Zapatero lo hizo con el apoyo del Partido Popular. Se rompió el consenso territorial con los reclamos autonomistas en Cataluña y el País Vasco que no encuentran solución en la actual carta magna.”

Con respecto al referéndum soberanista de Cataluña, que el gobierno de Rajoy rechaza, Podemos marca su posición. “Estamos a favor del derecho a decidir de los pueblos, pero somos la fuerza genuinamente federalista y creíble. Entendemos que una España federal tiene que descentralizar las instituciones del Estado; sacarlas de Madrid. Pero no queremos que nadie se vaya.”

Monedero toma del intelectual argentino Ernesto Laclau el concepto de populismo, contrario al sentido negativo que le atribuyen otros pensadores. “Para construir nuevos consensos tenemos que apelar a la gente. Ahí nos ayudó la experiencia en América latina. El momento populista significa que las instituciones existentes ya no funcionan, y a fin de que otras instituciones aparezcan se apela a la ciudadanía.” En concreto, Podemos plantea la convocatoria a una Asamblea Constituyente de la que surja una nueva Constitución.

A la hora de las definiciones, el portavoz de Podemos evita encerrarse en la categoría de izquierda. “El continuum derecha-izquierda ha perdido sentido, somos conscientes que para el grueso de la ciudadanía significa muy poco ser de izquierda o de derecha.” Monedero afirma que tienen ideas progresistas, contra el neoliberalismo, pero que se alejan del postulado de la izquierda tradicional de estatizar los medios de producción. “El Estado no tiene que ser dueño de una peluquería, ni de un bar, no parece sensato. Tenemos que pensar en un sector público no estatal, en términos de economía social, autogestión.”

Podemos saltó a la fama en las elecciones europeas de mayo, cuando este partido que se dice transversal, con un electorado de distintas edades y clases sociales, obtuvo cinco bancas en el Europarlamento. Pablo Iglesias, la cara visible de Podemos, se hizo conocido internacionalmente. “En unos meses nos hemos convertido en la tercera fuerza política en España. Todas las encuestas nos dan así, a más de diez puntos de distancia de Izquierda Unida y muy cerca del PSOE. Hemos emergido con mucho apoyo popular”, afirma orgulloso.

Felipe González alertó sobre el avance del chavismo o bolivarianismo, asociándolo a Podemos. “Ha dicho que somos los populistas bolivarianos. El no es el ex presidente, es el consejero de Gas Natural, y asesor de Carlos Slim, es hoy una caricatura de aquel que emocionó a los españoles.” Monedero niega que Podemos reciba financiamiento del gobierno venezolano. “Sería ilegal. Por tanto, a nosotros nos financia la gente, las cuentas las tenemos en Internet, les pedimos dinero para objetivos concretos. Hace poco pedimos diez mil euros para presentar una querella contra una dirigente del PP y un periodista por acusarnos de ser de ETA y de recibir fondos de Venezuela. En tres horas recaudamos 16 mil euros. Los ataques que recibe Podemos son desmesurados.”

Se dice que Pablo Iglesias será el candidato presidencial de Podemos en las futuras elecciones generales. Falta un año y medio. Mucho aún. Coincide con la notoriedad de Iglesias la irrupción de un líder del Partido Socialista –Pedro Sánchez– con edad similar, y un mensaje renovador para un electorado desencantado. Sánchez ya dijo que espera seducir a los votantes de Podemos. Monedero lo minimiza. “Somos la referencia de la oposición. El PSOE y el PP coinciden en las cuestiones fundamentales. Nosotros aceleramos la abdicación del rey y la renuncia del secretario general del PSOE, Rubalcaba. Hemos obligado a todas las formaciones a hacer primarias, y de repente nuestro discurso las obliga a confrontar.”

El discurso surgido de una de las peores crisis de España. con un desempleo record, es crítico del salvataje de los bancos. Monedero esboza algunas medidas económicas que implementarían. “Hay una deuda ilegítima; hay mucho dinero en paraísos fiscales. Tendríamos que operar contra los fraudes fiscales. Necesitamos industrializar a España para generar empleo. Debemos incrementar las ayudas públicas a investigación, desarrollo e innovación. Y el sector publico tiene que apostar invirtiendo más allá del sector turístico porque genera una dependencia peligrosa. El dinero del fraude fiscal (25 por ciento del PIB) tiene que convertirse en una palanca de incentivo industrial dirigido a la pequeña y mediana empresa.”