Mi tercera navidad en una cárcel colombiana

12

JOAQUÍN PÉREZ BECERRA | Esta es mi tercera navidad en una cárcel colombiana. Un infortunado 23 de abril de 2011 fui detenido en el aeropuerto de Maiquetía por la guardia bolivariana apostada en ese muelle internacional de Caracas.

IMAGEN-9644184-2Agencia de Noticias Nueva Colombia (ANNCOL)

Los revolucionarios, bolivarianos, comunistas estamos expuestos a lo peor. Sin embargo, no me podía imaginar que un gobierno bolivariano al que desde el portal de ANNCOL apoyamos con firmeza, infringiera mínimos principios de la solidaridad de los pueblos.

No existe ninguna premisa valida que justifique esta desafortunada detención que terminó raudamente en una expulsión Express a Bogota, para satisfacción del ‘nuevo mejor amigo’.

¿Como se llegó a esa absurda decisión? Solo versiones, que en su momento necesariamente deben ser confrontadas con la realidad. No para denigrar del proceso bolivariano que hoy avanza y se consolida después de la última y exitosa contienda electoral. Se gobierna para estar al servicio del pueblo, no para congraciarse con sus enemigos internos ni externos. ¿O se gobierna para los pitiyanquis latinoamericanos?

La Cuba socialista es el mejor ejemplo de como son las relaciones con el imperio y sus satélites. Jamás Cuba, la de Fidel y de la Raúl, entregarían un revolucionario y comunicador social. Agregaría, tampoco Daniel Ortega. Entonces ¿porque el gobierno de Hugo Chávez, q.e.p.d?

La oligarquía colombiana y sus parlantes en los medios permanentemente despotrican de los logros de la Bolivariana Venezuela. En la Casa de Nariño, en su agenda imperial, gira el tema venezolano. Objetivo prioritario, desestabilizar el proyecto bolivariano iniciado por el compañero y comandante Hugo Chávez Frías y que hoy profundiza eficazmente, Nicolás Maduro, que yo decididamente seguiré contribuyendo desde esta prisión neogranadina. Tampoco puedo soslayar el acompañamiento irrestricto del presidente Maduro al proceso de paz en la Habana entre gobierno de Santos y Farc.

La crítica y la autocrítica recursos invaluables de los revolucionarios deben estar presentes en nuestra cotidianidad. ´Las metidas de patas´ se pueden rectificar. Para nada, demeritan un proyecto admirado en varios continentes.

¡¡¡Para que Nunca Más se repitan estos desaciertos, los pueblos no lo perdonarían!!!

 

You might also like